EL HIJO DE JORGE JULIO LÓPEZ REPUDIÓ LA PROVOCACIÓN DE ETCHECOLATS TRAS SER CONDENADO POR GENOCIDIO

Rubén, el hijo del testigo desaparecido Jorge Julio López, dijo que el convicto Miguel Etchecolatz, el ex jefe de Investigaciones de la Policía Bonaerense, “es un viejo provocador” y pidió que la Justicia intervenga “para que explique qué quiso decir al escribir el nombre de mi padre en un papel” y la palabra «secuestrado» durante la lectura de la sentencia, el viernes, en el juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención conocido como La Cacha en el que resultó condenado a prisión perpetua por «genocidio». En esa instancia, Etchecolatz escribió en un pequeño papel “Jorge Julio López” y «secuestrado» e intentó entregarlo a los jueces.

 

 

 

 

Esa provocación, más una serie de gestos que el represor propinó hacia el público presente, entre quienes se encontraban las Abuelas de Plaza de Mayo, miembros de Hijos y de otras organizaciones de derechos humanos, generó un fuerte revuelo en la sala de audiencias.
“Es un provocador. Lo hace a propósito porque sabe que lo están mirando”, dijo Rubén López en declaraciones formuladas a Télam y agregó que “también la provocaba a Estela haciéndole caras”.
Rubén López estimó que “estaría bueno que los fiscales lo llamen y le pregunten qué quiso hacer porque es un viejo provocador” y opinó que “más allá que nosotros interpongamos alguna acción , la Justicia debería actuar de oficio”.
La imagen del escrito de Etchecolatz fue tomada por el fotógrafo de Infojus, Leo Vaca, quien luego explicó «vi cómo Etchecolatz miraba fijamente a Estela de Carlotto y a otros familiares. Entonces con sus dedos de la mano derecha empezó a tamborilear sobre la rodilla y sacó un papelito».
“En ese momento, observé que estaba escribiendo y cuando hice foco, no pude creer lo que estaba viendo. Después se levantó y se lo quiso entregar a los jueces, pero no lo dejaron. Mostré la foto a otros colegas y a la gente que estaba allí y se mordían los labios de la bronca. Fue un escándalo», detalló.
Del otro lado, se podía leer de nuevo el nombre del desaparecido y la palabra «secuestrar».
Etchecolatz fue uno de los 15 genocidas condenados por el Tribunal Oral Criminal N° 3 a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en el centro clandestino La Cacha. El militar ya había recibido la pena máxima en 2006, y fue el primer condenado en los Juicios por la Verdad.
Durante su proceso, Julio López brindó un testimonio clave. Sin embargo, desapareció el 18 de septiembre de aquel año, cuando se dirigía a la lectura de sentencia.

Fuente: Télam

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>