Argentina: En un día de derrotas inesperadas rescatamos otra historia. Raúl “Boli” Lescano presente.

DSCN1129

Por Oscar Ruiz de Huidobro. -

Mientras el terrorismo mediático y los medios oficiales nos marcan la cancha como votamos. Pero, nada dicen, como, porque, para que votamos. Recorremos la huella de como el “Boli” llegó a la siembra hace 5 años y 3 días. El histórico combatiente del Partido Revolucionario de los Trabajadores, dirección política del Ejército Revolucionario del Pueblo sigue aquí llenando vacíos.

Claro que ver la espiga del “Boli” punza toda hasta el costado izquierdo del recuerdo. Duele la ausencia física de él y de compañeres que hoy no están tampoco aquí. En medio de una participación alta en pandemia para unas primarias, pero con más de un millón de personas que se abstuvieron y con muchos votos a la ultraderecha, escribimos para multiplicar en nuestra memoria la militancia por la libertad y la felicidad de todes de los combatientes como Lescano. Elles, iluminan los saberes y que haceres diarios de la lucha por una vida mejor para todes.

En pleno acto electoral pandémico que jamás habíamos transitado, los pies desnudos del “Boli” taconean la esperanza entre tanto silencio y vacío ante los problemas estructurales de nuestro pueblo. Por eso, vamos tras su huella que habla. Este breve boceto histórico busca desnudar algunos hechos principales en la vida de nuestro querido compañero de militancia. Aquí se trata de ver como de una forma u otra, su huella es una traza más que nos ayuda a encontrar como reconstruir la identidad y la subjetividad de clase para buscar la segunda y definitiva independencia.

Hijo de una “Madre Coraje”

Vamos al principio de todo. El “Boli” es la obra que más endulzó y llenó de colores la vida de María. María, fue una más de esas madres coraje que se parieron en la lucha desde niña. A elle no la parimos nosotros. María se elevó a la vida como una española, que con 14 años se tuvo que escapar sola de la guerra española. Como pudo tomó un barco y llegó a Argentina luchando por alcanzar la paz que era de ella y que el sistema se la arrebataba injustamente.

El coraje de María terminó de madurar su fruta cuando entrego otra fruta a la vida. En ese 20 de febrero de 1950, María prolongó parte de su sangre en Raúl Isidro Lescano en la provincia de Santa Fe. Todo fue duro, pero muy puro. La tenacidad, valor, entrega y coraje de María todo lo podía. Nada la hizo retroceder y crio a Raúl con lo mejor que pudo. El chango, de potrero en potrero, creció con una pelota y un barrilete en los pies.

Como todos los de nuestra clase conoció más los colmillos del hambre que las mariposas en la panza. Sin embargo, creció con la alegría de los trompos, figuritas, y las bandadas de pájaros buscando la miel de la esperanza. Fue a la escuela primaria donde se destacó estudiando y pateando todo lo que tenía forma o se la imaginaba como pelota de trapo. Fue al colegio secundario. Ahí pegó el salto lógico de todos. Tuvo sus primeros pantalones largos, con unos cortos debajo como tatuados en la piel, que siempre despejaban incógnitas con una pelota cerca.

“Pasto Seco” lo cooptó para el PRT.

En el secundario santafecino como en cualquier secundario del país, entró a participar en las primeras manifestaciones por la muerte del estudiante Santiago Pampillon en Córdoba. A él, le paso lo mismo que a todas y todos que poco a poco se transformarían en los militantes de aquella época. El instinto como parte del cóctel de la vida lo llevó por el camino de la movilización por la injusta muerte de un hermano de clase. De hecho, a puro instinto nació y creció el odio de clase.

En ese brote, se mezcló la alegría de la estudiantina y la minifalda. Las discusiones políticas y de la vida fluían en todos los escenarios. La jarra de sangría, el porrón, el vino, se confundían con el primer beso, la primera pintada o el estreno de la lucha revolucionaria. Todo tenía que ver con la necesidad de insertar en las condiciones generales de la existencia colectiva sojuzgada por la injusta violencia del sistema, una cultura liberadora. En ese plano, no se podía progresar sin ruptura ni conflictos. Así el “Boli” compartió el sentimiento colectivo de nuestra generación.

En ese contexto, el Boli” con Lionel Mac Donald se disputaron cuanta pelota pudieron. Hasta que una tarde después de un partido y porrón de por medio, “Pasto Seco” lo termino de convencer y lo sumó al Partido Revolucionario de los Trabajadores. Después participaron en la fundación del Ejército Revolucionario del Pueblo. Muchas y muchas militantes lo vieron disputar los cueros, combas, disputas de merengues y sabaleros alrededor del Parque Independencia.

Primera caída como prisionero de la dictadura lanussista.

Bajo la dictadura militar de Lanusse, fue perseguido y preso político por primera vez. Permaneció prisionero en el penal de máxima seguridad de Rawson. Allí donde se libró una de las fugas históricas por parte del PRT-ERP, FAR con la participación del comité de presos de Montoneros. El “Boli” sufrió la “Masacre de Trelew”. Salió en libertad tras el “Devotazo” y la posterior firma del recién asumido gobierno de Héctor Cámpora.

El “Boli” siguió luchando y fue destinado a Tucumán a la Compañía de Monte “Ramón Rosa Jiménez”. Siempre cerca de “Pasto Seco”. Quién a esa altura de los hechos le había expropiado el nombre de “Raúl” que usaba como nombre de guerra. Lo nombró “Ramón”. Así, mientras el 10 de agosto de 1974, los compañeros de la Compañía Decididos de Córdoba tomaron el cuartel de Villa María cumpliendo todos los objetivos políticos y militares. “Raúl”, “Santiago”, el “Boli” y otros compañeros de la Compañía de Monte intentaron copar el Regimiento 17 de Infantería Aerotransportada en Catamarca.

El “Boli” cae preso bajo el gobierno de “Isabel” Martínez de Perón.

Allí, nuevamente y está vez bajo el gobierno de derecha de Isabel Martínez de Perón y las “3A” de López Rega, el “Boli” era detenido en la retirada, torturado y encarcelado. Después del golpe, fue uno de los presos políticos de la dictadura que más tardaron en liberar. Salió después de una Huelga de Hambre que lo fortaleció en conciencia, pero le destrozó más el cuerpo.

También en esa coyuntura, el “Boli” con el “Viejo” Castro y otros compañeres en libertad, participaron desde la prisión en la corriente leninista en una nueva lucha de clases por no permitir que el PRT cayera en el reformismo o la liquidación. Con la formación del PRT-V Congreso, se aportó por la unidad con los sectores de Almicar Santucho (VI Congreso del PRT) y de Enrique Gorriaran Merlo ligado a la Revolución Nicaraguense.

Así desde 1982, él y otros compañeros y compañeras, en coordinación con los exiliados internos en eterna clandestinidad no solo luchaban por lograr los caminos de la unidad, sino que trabajaban en el frente de Derechos Humanos, y el “Boli” aportaba en prensa y propaganda. El “Alfonsinismo” demoró la salida en libertad de los presos políticos. Recién en junio de 1984, tras una larga huelga de hambre llevada adelante los compañeres arrancaron su libertad.

El “Boli” en libertad militando en el “Quinto” y otras experiencias.

Ya en la calle, el “Boli” se integró a trabajar en el Diario Popular. Internamente en el “Quinto” diagramaba la Revista “Sin Concesiones”, primer órgano de difusión del grupo. Pasó el tiempo, como no se logró la unidad. El PRT VI Congreso siguió con su línea. Gorriaran y demás compas, fundaron el proto Movimiento Todos por la Patria (MTP). El PRT V Congreso reemplazó el “Sin Concesiones” por el “El Combatiente”.

Aún sin unidad, el PRT V Congreso siguió articulando y coordinando con el sector de Gorriaran. Se intercambiaba experiencia política, sindical, territorial, de medios de comunicación y viajes de intercambios a Nicaragua. El “Boli” siguió trabajando en el Diario Popular y en prensa y propaganda interna, era parte del Comité de Redacción del “Comba” y participaba en la articulación de conjunto de la Revista “Nuestros Barrios”. Posteriormente trabaja en el periódico “Entre todos”, órgano de difusión del Movimiento Todos por la Patria (MTP).

Al regreso de las tierras del Sandinismo el “Boli” sigue militando en el “Quinto”. En el 86 se rompen relaciones políticas con el MTP y el “Boli” se va de “Entre Todos”. En 1988 la agudización de la lucha de clases fragmenta al PRT-V Congreso. Raúl milita un tiempo en la Tendencia Antimperialista Revolucionaria (TAR) y después, con el “Pelao” Batalle, y otros cumpas forman la Agrupación Popular 9 de Julio. Trabaja en distintas experiencias sindicales con metalúrgicos de la Matanza, canillitas y cerveceros de Quilmes, agrupación El Toro de la carne, y docentes de Florencio Varela.

En 1996, con viejos compas que venían de la experiencia de los setenta del PRT-ERP y de los Montoneros y nuevos militantes de la década del 80 y principios de los 90, el “Boli” será parte de la fundación del Movimiento Patriótico Revolucionario Quebracho, convirtiéndose en miembro de la Mesa Política Nacional y Secretario Político de la organización.

Jueces “procesistas” otra vez lo ponen en prisión en pleno kirchnerismo.

Como siempre pone todo. A partir del 2007 se le abrió una causa por realizar un escrache al local del gobernador neuquino Jorge Sobisch, en repudio al asesinato del docente Fuentealba, causa por la que fue juzgado y condenado. Junto a Fernando Esteche, fueron encarcelados en el Penal de Máxima Seguridad de Marcos Paz y luego trasladados a Ezeiza, permaneciendo seis meses en prisión -como condena anticipada- hasta que lograron la libertad mediante una extensa huelga de hambre de 43 días.

Regresa un tiempo a la clandestinidad y poco antes de ser secuestrado y legalizado como preso en gobierno Kirchnerista, testificó como sobreviviente en el juicio de la “Masacre de Capilla del Rosario” donde fusilaron a 14 compañeros del PRT-ERP en Catamarca. Su testimonio como preso político de ese mismo operativo militar de agosto de 1974, fue determinante para lograr la condena en primera instancia a los acusados.

Por la causa armada del escrache a Sobisch va a juicio oral y es condenado a 3 años y 6 meses de prisión. Condena confirmada, pese a las distintas instancias de apelación presentadas, incluida la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Con esa condena se transformó en un preso político del kirchnerismo y estuvo detenido 1 año y medio. En ese transcurso, apenas fue encarcelado, sufrió un ACV. Los milicos lo tiraron en el hospital de Ezeiza.

Se tuvo que juntar militantes y un sector de la autodefensa de masas para mostrar que no se lo iba a dejar morir. Con lucha y con firmeza se pudo trasladarlo a una Clínica de Ensenada. Allí, se lo recuperó y el “Boli” recibió la solidaridad del pueblo y hasta el Intendente Mario Secco se solidarizó con él. El ACV le generó serias complicaciones y le provocó el mayor de los desgastes a su cuerpo militante. También fue operado de la próstata hasta que se consiguió la “prisión domiciliaria”.

Pasamos fin de año juntos y después fuimos a ver a los primeros cumpas en Santa Fe.

Militamos desde 1970 juntos. Participamos en distintas experiencias en distintos frentes. Tanta en su zona de influencia, como en otros escenarios del país. Cuando saliste de la cárcel en 1984 nos volvimos a juntar y no nos separamos más en la militancia junto a nuestro pueblo. Fortificamos el frente de Derechos Humanos, el frente sindical, el desarrollo de la Prensa y Propaganda y de las plantas recuperadas de la carne.

Juntos transcurrimos la lucha por salir de Ezeiza y del ACV. Como ambos habíamos fugado del Accidente Cerebro Vascular y me acompañaste en el segundo infarto, y en algunas actividades de la lucha en el frente de recuperación de los medios de producción. El último 31 de diciembre me pediste estar conmigo en la guardia de Frigocarne Sin Patrón. Querías estar junto a tu clase. Allí fuimos. Pasamos el último brindis de un fin de año por la Revolución y el Socialismo. Hablamos con un compa que creíamos muerto en Brasil y fuimos felices.

Después me pediste arreglar cómo viajar a Santa Fe a ver los compañeros que sobrevivieron. Arreglamos con el “Tuerto” junte indicaciones médicas y remedios y allí fuimos. Todo un fin de semana con los compas. Reunión, asado, reencuentro con los primeros cumpas del PRT y el “Pato” hermano de “Pasto Seco”. Un día en la casa de “María”. Fuiste feliz, eso vale.

El juicio al Operativo Independencia

La noche del 8 de setiembre en la cita telefónica que nos mostraba vivos todos los días me transmitiste tu experiencia en juicios. Sabías que estaba en Tucumán para declarar contra el Operativo Independencia. Hablamos más de dos horas. Cerca de las 23 horas nos preguntábamos si tomamos las pastillas de rigor y nos fuimos a dormir a 1.300 kilómetros de distancia. El 9 tempranito, repasaba todo frente a los Tribunales Federales. Sonó el teléfono. Atendí. El compa solo dijo: “Tienes que volver. Murió el Boli”. De ahí nada fue igual. Mire Twitter a las 8.43 Fernando certificaba que te habías sembrado.

Entre al juicio sin poder articular todo lo que habíamos acordado. No pude hilvanar la trama planificada. No pude fundamentar porque cayeron Juan, Mary, Pasto Seco, Manolo, Ling, el negro Carlos y todos y todas los y las demás. No pude cimentar, basar porque habíamos respondido a la injusta violencia del sistema con la justa violencia del amor por el otro como especie. Tu siembra caló hasta mi voz. Declare con monosílabos.

Entre sin entrar. No me podía sacar de la cabeza como Ara había tenido que ir a cerrarte los ojos. Toda mi cabeza estaba en esa casa donde ustedes fueron felices. Pensaba en la soledad de tu siembra y en ella, que esos momentos llevaba la peor parte. Las prolongaciones de tu sangre estaban cerca. Araceli tenía que demostrarle a Candela y a Simón que tu siembra era parte de lo que habías elegido. Claro, que, aunque no era como querías ser espiga, igual ibas a ser alimento para los panes del futuro revolucionario. Entonces nada era igual.

Como iba a ser igual si emprendiste el viaje a esa cita envenenada y no había podido hacer nada por vos. Todo era nada o peor que la nada. Con los asesinos al frente me acordaba que parte de ese grupo te había dado máquina cuando te apresaron después del intento de copamiento del cuartel en Catamarca. Pero ni así reaccioné. No estaba ahí, estaba donde quisiste emprender tu última fuga de la cárcel de piel y hueso abrazando el piso donde habías sido feliz y donde conspiraste y conspiramos mucho tiempo.

Como algo va a ser igual así. Salí de los Tribunales Ordinarios Federales y me fui a buscar un avión para estar junto a vos. Tenía que estar a tu lado. Bancar a los compas y a Araceli, Candela y Simón. Tenía que estar homenajeándote. Lo hicimos con compas de “Quebracho”. Discursos con Fernando, Vaca Narvaja, el “Negro” Martino, compañeros del PRT-ERP, de la Compañía de Monte “Ramón Rosa Jiménez, y de otras organizaciones. Tenía que estar cuando te hicieras cenizas para continuar en algún sitio germinando, floreciendo y siendo espiga que nos alimente para seguir luchando.

¡Hace 5 años cayó un revolucionario! ¡Viva la Revolución!

¡Compañero Raúl “Boli” Lescano HLVS! ¡AVOMPLA!

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>