VENEZUELA: LA OPOSICIÓN IGNORA LA MEDIACIÓN DEL VATICANO

madurovaticano

Luego de que Nicolás Maduro se reuniera fuera de agenda este lunes con el papa Francisco, El Vaticano anunció que participará con una mediación en los diálogos entre el gobierno y la oposición que comenzarán el 30 de octubre en la isla de Margarita. También formarán parte varios ex presidentes y el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper. Mientras, la oposición continúa fogoneando un golpe de Estado.
La noticia de la mesa de diálogo venezolana circuló por dos vías. Por un lado, el alcalde metropolitano de Caracas, Jorge Rodríguez, anunció: “Después de varias reuniones y propuestas exploratorias se cristaliza esta mesa de diálogo. Agradecemos la incorporación del papa Francisco a través de un enviado especial a Caracas”. En paralelo, el emisario vaticano en Venezuela, Emil Paul Tscherrig, sostuvo que este lunes “se ha iniciado el diálogo nacional durante encuentros entre representantes del gobierno y oposición con el propósito de establecer las condiciones para convocar una reunión plenaria en la isla de Margarita el 30 de octubre de 2016″.
Desde El Vaticano, además, afirmaron luego de la reunión entre Maduro y el Papa, que Francisco “ha deseado continuar ofreciendo su contribución a favor de la institucionalidad del país y ayudar a resolver las cuestiones pendientes y a crear mayor confianza entre las partes”. Por su parte, el mandatario venezolano manifestó su deseo de que “la mesa de diálogo con la oposición se consolide y se respete la Constitución” y llamó a todos los venezolanos a dar su apoyo a esa instancia.
La noticia se da a conocer en un contexto de alta tensión política en Venezuela, ya que el pasado domingo la oposición nucleada en la Mesa de Unidad Democrática (MUD) denunció un supuesto autogolpe de Estado que, según su intencionada versión, el chavismo se encuentra llevando a cabo. Con ello argumentaron pedidos de intervención internacional en “defensa de la democracia” que tuvieron su eco este lunes en distintos dirigentes latinoamericanos. Además, sectores de la MUD desconocieron el llamado al diálogo realizado por el gobierno y continuaron arengando, como habían hecho el domingo en la Asamblea Nacional, por una “rebelión popular democrática”.
“Para nosotros es claro que esta invitación del Papa al encuentro y el diálogo es un escenario más de nuestra lucha por la restitución del hilo constitucional y de la democracia en Venezuela, y que simultáneamente seguiremos avanzando en los otros tres escenarios fundamentales: la calle, la Asamblea Nacional y la comunidad internacional”, dijeron desde la MUD en un comunicado.
“Sépalo el papa Francisco, la lucha que estamos dando los venezolanos es contra unos diablos”, comentó el dirigente opositor Henrique Capriles Radonsky tras conocer el anuncio. Y sumó: “Aquí se ha dado un golpe, nosotros tenemos que defender la Constitución y el día miércoles todos los venezolanos vamos a la Toma de Venezuela”.
También Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), que viene insistiendo en la separación de Venezuela del organismo, volvió a la carga este lunes y, ante la supuestas “violaciones contra el derecho democrático”, preguntó en CNN: “Cuando se viola tan sistemáticamente la Constitución, ¿qué base hay para un diálogo?”. “Hay que hacer un llamado al respeto constitucional en Venezuela”, dijo y agregó que “los pasos siguientes dependen de la voluntad de los Estados”, porque “lo que ha sido vulnerado obliga a la acción”.
Otro de los exponentes de la avanzada internacional contra el gobierno de Maduro, el presidente argentino Mauricio Macri, sostuvo que en Venezuela “no se respetan los derechos humanos” y, en una conferencia de prensa conjunta con su par uruguayo, amenazó: “Venezuela, en estos términos, no puede ser parte del Mercosur”.
Por su parte, el boliviano Evo Morales criticó la “conducta intervencionista” de Almagro y “su indigna tarea de marioneta pro imperial”. Al mismo tiempo, expresó que Bolivia “continuará defendiendo al pueblo venezolano con toda la fuerza política y democrática que exige su soberanía y su institucionalidad”.

Qué está pasando en Venezuela: recapitulando
Desde que la oposición ganó la mayoría en la Asamblea Nacional en diciembre de 2015 vienen intentando distintas fórmulas para destituir al presidente electo democráticamente, Nicolás Maduro. Como explican desde la Articulación Continental de los Movimientos Sociales hacia el ALBA, al activar el mecanismo para solicitar un referendo revocatorio en abril (y no en enero que era cuando se cumplía la mitad del periodo constitucional presidencial), “a la derecha no le daba el tiempo de realizar el revocatorio en el año 2016, debido a que los lapsos establecidos en la normativa que regula su activación y convocatoria, establecen un procedimiento que dura más 260 días”.
La oposición había puesto como requisito la intervención del Vaticano en las discusiones que el presidente viene proponiendo, pero, como explican las organizaciones sociales, “todos los intentos de diálogo han fracasado hasta ahora debido a las contradicciones internas” de quienes intentan derrocar a Maduro.
En la primera etapa del proceso de juntada de firmas -necesitaban el 1% del padrón- para aprobar el revocatorio, el Consejo Nacional Electoral (CNE) encontró innumerables irregularidades que incluyeron falsificación de identidad de los votantes, sufragio de personas fallecidas y de menores de edad, entre otras. Por ese motivo, la Justicia ordenó al CNE suspender la segunda etapa. En esto se basa el planteo de un supuesto “golpe de Estado” que la oposición alega lleva adelante el gobierno venezolano.
Declarándose abiertamente en “rebelión”, como consignó Marco Teruggi en este portal, la Asamblea Nacional el domingo emitió un comunicado en el que expresaba que “Maduro dio un golpe de Estado y quebró el orden constitucional”. En su declaración solicitaba “a todos los organismos internacionales la aplicación de sanciones contra Venezuela”, llamaba a “denunciar en la Corte Penal Internacional a las rectoras del CNE y jueces que han suspendido el proceso revocatorio” y definía “destituir a los rectores del CNE y magistrados del Tribunal Supremo de Justicia”. Al mismo tiempo, se plantearon decidir “sobre la supuesta doble nacionalidad del presidente Maduro” y sobre el “abandono de cargo” (el presidente se encontraba en una gira oficial vinculada a debates sobre el precio del petróleo), a fin de destituirlo.
Desde los movimientos sociales se preguntan, intentando desmenuzar los argumentos que promueven el derrocamiento del presidente: “¿Quién dio el Golpe a quién? ¿La derecha cometió fraude en la recolección del 1% de las firmas y el responsable es el gobierno? ¿Busca la derecha justificar una intervención extranjera a gran escala con la excusa de la suspensión del revocatorio y de una supuesta crisis humanitaria?”
Y concluyen: “¿No es acaso un golpe de Estado que el parlamento pretenda desconocer todas las autoridades y las decisiones de los demás Poderes Públicos, además de buscar su destitución por vías no constitucionales?”.

Fuente: Notas

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>