Venezuela: El relevo del liderazgo opositor en Venezuela

0 07 17 2 venezuela

por Jesús A. Rondón

El marco de su campaña electoral Trump, ya comenzó a descalificar a uno de sus delfines consentidos, diciendo que Juan Guaidó “está perdiendo algo de poder”. No nos extrañe que vengan otras voces, con quejas similares. Payaso que no hace reír, es payaso relevado. Ya uno de los tramoyeros de este circo, como lo es Bolton, caído en aparente desgracia; revelaba en sus memorias, lo que ocurría en la habitación, con énfasis en el errático actuar sobre el asunto venezolano. Aclarando que las memorias de un personaje como Bolton, son siempre dudosas.

Dicho esto, lo más razonable es pensar, que desde hace rato en los calderos de la política estadounidense se está preparando el relevo del liderazgo opositor en Venezuela. Recordemos que antes de la sorpresiva aparición de Juan Guaido, estuvimos observando un largo rato a la oposición venezolana con un liderazgo devaluado, pues aquí se quema a quien hay que quemar, hasta el último minuto. De tal manera que la frase de Trump: “algo va a ocurrir en Venezuela y estamos muy involucrados”, puede que tenga que ver con esto.

En política el cálculo lo es todo, pues precede a la acción, que es la que moldea el campo donde se dirimen los intereses contrapuestos. Gracias a un buen cálculo, asistimos a un avance político del chavismo en Venezuela. Gracias a un cálculo limitado o reducido, el gobierno de los Estados Unidos y sus subordinados están como están, a pesar de contar con “inteligencia” de primer orden. Ahora bien, los gringos siguen firmes en sus propósitos y tienen paciencia imperial, que va más allá del tiempo humano.

Lo que nos lleva a interrogarnos ¿Cómo se está hilando este nuevo liderazgo? ¿Será portavoz de una nueva dirección? Pocos estarán dispuestos a contribuir a una respuesta ahora, ya que parte de la receta es la discreción, aunque muchos de los preparativos se estén dando frente a nuestros ojos. El diseño de este liderazgo y una eventual nueva dirección es ajeno al interés nacional, pero se construye en nuestro territorio, en un proceso que requiere una sincronización forzada o no, a lo interno y lo externo de la oposición.

En esta sincronización hay muchos convocados, incluso a quienes, desde el chavismo, sueñan con un papel relevante en una eventual transición y que durante años han coqueteado en secreto, pero han visto a muchos salir en el momento equivocado. También convoca a los ignorados y los ambiciosos en la oposición a la revolución bolivariana, que tienen una bocanada de oxígeno con el nombramiento de juntas directivas “ad hoc” de los principales partidos opositores por parte del Tribunal Supremo de Justicia.

En esta etapa es temerario y especulativo publicar nombres, sin embargo, no lo es afirmar que los factores que hoy se asumen moderados y críticos al liderazgo actual de la oposición, puedan jugar un papel importante en esta nueva configuración. Esta opción busca en el escenario actual, capitalizar la apertura del chavismo al escenario electoral y es descabellado pensar que actúen a espaldas de Washington. Los moderados entienden que cualquier transformación por la vía pacífica pasa por reconocer al chavismo como una fuerza vigente, que forma parte de cualquier acuerdo futuro. ¿Hay gente en el norte pensando lo mismo?

Para los que todavía dudan de lo “involucrado” que están los estadounidenses y sus aliados, les comento que recientemente leía una síntesis de un libro titulado «La CIA en España», escrito por Alfredo Grimaldos, en el cual se recogen diversos testimonios de que dan cuenta, de cómo la Agencia Central de Inteligencia y los servicios de inteligencia alemanes construyeron un liderazgo en el Partido Socialista Obrero Español, para que este encabezara la transición luego de la muerte de Franco, en detrimento del Partido Comunista Español, que había logrado gran ascendencia y poder organizativo en el país; y de esta manera asegurar que el Estado Español estuviese alineado a los intereses de occidente.

Mientras leía la extensa síntesis del libro publicada en el portal Politika, fue inevitable dejar de pensar en nuestro país (y claro que en otros), en lo que ocurre ahora y lo que ocurrió. La narración de los acontecimientos ocurridos en el Reino de España en esta época, no difiere mucho de lo ocurrido a finales de la década de los cincuenta en Venezuela, cuando los dos partidos políticos: Acción Democrática y Copei; aislaron al Partido Comunista de Venezuela y suscribieron un pacto en Nueva York, que luego se popularizó como el pacto de “Punto Fijo” y determino el funcionamiento del sistema política por cuatro décadas. ¿Se repetirá parte de la historia? Tendremos que esperar para verlo…

Por lo pronto termino pensando que los calderos imperiales no han cesado de preparar agresiones a Venezuela, ahora que su último experimento salió pasmado, están manos a la obra para su próximo esperpento.

Jesús A. Rondón

Sociólogo

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>