Venezuela: ¿Agosto termina con otra retirada del gobierno estadounidense?

01 07 09 21 venezuela

Por Santiago Díaz. -

La oposición en la República Bolivariana de Venezuela propone participar del próximo proceso electoral. Parece que hay consenso en toda la oposición. Hasta Voluntad Popular el partido de Juan Guaidó parece estar dispuesto a participar en las elecciones. ¿La nueva derrota militar de EEUU debilitó a la derecha venezolana? ¿La derecha considera que debilitó a los bolivarianos? Perspectivas.

Todo suena raro. La Plataforma Unitaria que convoca a la participación en el proceso electoral es la misma que negaba la salida por la vía electoral y fogoneaba la injusta violencia sistémica. La misma derecha que participó en las guerras de cuarta, quinta, sexta generación y de la variante Híbrida ahora quiere elecciones. “Permítame dudar” decía un amigo marxista leninista que me vive disputando poder todavía.

Los impulsores de la guerra económica, del derrocamiento por medio de la violencia, los que pedían la intervención “humanitaria” de la VI Flota Estadounidense, etc., son los mismos que en paralelo al retiro de EEUU de Afganistán ahora quieren parecer democráticos. Insisto es inaudito. Estos “talibanes” del subdesarrollo, estos “fascistas” del colonialismo lame botas ahora quieren elecciones. Suena inverosímil.

Veamos. Freddy Guevara otro Guaidó, planteó la necesidad de «convivir» con el gobierno. Fíjense sino es anormal. Esto de hecho implica un cambio diametral del discurso y de vía. Hace tan solo cuatro años convocaba a la lucha frontal contra los dictadores. Aseguraba que jamás habría normalidad hasta que «la dictadura no cesara» en Venezuela. Hoy afina el instrumento electoral. Suena inconcebible.

Los partidos de la derecha Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática, ya plantearon que irían unidos a través de la tarjeta de la MUD (Mesa de la Unidad Democrática). Pareciera ser que después del nuevo Vietnam – en la derrota militar, nunca en la pérdida política como con el “Tío Ho” – de Afganistán, Venezuela parecería la segunda retirada en este agosto de derrotas imperialistas. ¿Difícil de entender no?

Hasta hace poco tiempo toda la derecha exigía para participar la renuncia del presidente Maduro, y que ellos fueran convocados a establecer un gobierno interino como en las “primaveras” pregonadas en Irak, Libia y Afganistán. Nicolás Maduro sigue siendo Presidente. Pareciera ser que los Bolivarianos fueron capaces de vencer a las fuerzas de la derecha. ¿Ahora cambian de vía y deciden participar?

Los círculos de fascistas de otrora y del futuro se indignaron. Si hace menos de un año no había condiciones para participar ¿Por qué ahora sí? Salieron a criticar todo. Los que eligieron el exilio son los más molestos. Respuestas para este gran interrogante es clave. Si no pueden dar una respuesta sólida no podrán tener éxito en el cambio de vía.

Otros partidos como La Causa R y Encuentro Ciudadano rompieron con la “unidad” opositora. Siguen firmes en la resistencia y guerra a todo lo que sea o parezca “Revolución Bolivariana”. A pesar de esta movida radical. En lo que hace al retomar la vía electoral la meta principal de los ahora instrumentos opositores electorales es articular la recomposición de fuerzas. Buscan ganar el gobierno en las presidenciales de 2024.

Los dirigentes como como Leopoldo López y Julio Borges, quienes fogonearon la injusta violencia del sistema pidiendo abstención y derrocamiento del gobierno, hoy hacen silencio ante la decisión de sus partidos de participar en el proceso electoral. Esta indiferencia y falta de respuestas claras oscurece este nuevo rumbo electoral. De eso nadie puede dudar.

La derrota de EEUU en Afganistán cambió todo el escenario político. El cambio de método, forma y vía de lucha para intentar tomar el gobierno en Venezuela, sigue siendo sorprendente e inesperado. En tierras bolivarianas el oficialismo actualmente ganó y gobierna 19 de las 23 gobernaciones y 305 de las 335 alcaldías del país. Cambiar esta relación de fuerzas no será fácil. Pero se puede presentar un nuevo mapa político regional que de pie para el 2024.

El principal objetivo de la derecha por lo tanto no es arrasar electoralmente en noviembre. Buscan mejorar la correlación de fuerzas. Hoy se desesperan para que el electorado abstencionista que crearon regrese a la vía electoral. La meta no es noviembre. Fin de año es superar las contradicciones recuperando fuerza electoral en el territorio.

¿Ante la derrota militar estadounidense en Afganistán no hay correlación de fuerzas para seguir el camino de la insurrección? Es probable. Su propósito actual es acelerar las contradicciones retomando el camino electoral. Así, y aún, creyendo que ya minaron, debilitaron y desarticularon la fuerza bolivariana tienen que articular sus propias fuerzas que habían condenado a vivir combatiendo con la injusta violencia del sistema. Hoy presionan, para negociar intentando concretar el escenario para un probable cambio de gobierno en las presidenciales de 2024.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>