TUCUMANOS

Por Carlos del Frade*

Sabemos que se enseña educación sexual. Pero no está calificada en las libretas. Queremos que sea una materia más, que se estudie y que realmente se aprenda. Para que todos los chicos del país conozcan sus cuerpos y los respeten – dijo Sara Luz Leguizamón, una tucumana de 11 años, en la sesión en la que sesenta chicas y chicos de todo el país que simularon ser diputados nacionales en la ciudad que declaró la independencia el 9 de julio de 1816.

 

 

 

El año que viene, el 24 de setiembre de 2012, San Miguel festejará el bicentenario de la batalla que produjo el “sepulcro de la tiranía”, de acuerdo a las distintas definiciones de la historia oficial. Cuando el general Belgrano desobedeció la orden de Rivadavia y presentó batalla gracias al decidido apoyo de la población. En 1976, otra tiranía, convertía a Tucumán en la multiplicación de los sepulcros. Y el responsable de aquello, Antonio Domingo Bussi, llegó a ser gobernador por el voto popular. Fue el que convirtió a las escuelas de Famaillá en los primeros centros clandestinos de detención en febrero de 1975 como manso y obediente títere de los dueños de los ingenios azucareros.
Por eso, a dos siglos de aquella victoria, sería bueno preguntarse qué fue de las banderas belgranianas de igualdad social, respeto por los pueblos originarios, democratización de la tierra y educación para todos.
-El problema mayor que tiene hoy Tucumán es el permanente drenaje de trabajadores jóvenes. Porque la estructura social está basado en tres cultivos: soja, limón y azúcar. Entonces no hay estabilidad y crecen las migraciones. El gobierno provincial, después del censo, se encontró con cien mil habitantes menos de los que esperaba. Además de los 20 mil productores que había a principios de los años sesenta, ahora hay solamente seis mil y eso se explica por la concentración de tierras en pocas manos – dice el profesor de Historia Social, Luis Bonano, a este cronista.
Aquellos doscientos años sirvieron para que las viejas oligarquías se reciclaran y que el precio de esos privilegios sea pagado por los descendientes de los primeros pobladores de esta región.
“El asesinato de Javier Chocobar tiene implicancias más allá de lo policial. Es el primer caso de víctima fatal dentro de una escalada de conflictividad que encabezan los terratenientes contra las comunidades indígenas de Tucumán. Con el gobierno y la justicia de su lado, avanzan en desalojos y causas judiciales contra sus referentes. El 12 de octubre de 2009 fue asesinado Chocobar (68 años) producto de un ataque armado por Darío Amín, Luis Gómez y Eduardo Valdivieso -dos ex policías vinculados al comando ilegal Atila del Malevo Ferreyra- en El Chorro, Trancas. Por un “error”, los tres esperan libres el juicio que se sustanciará el año que viene. “Su único propósito era acabar con la vida de los indígenas que se interpusieran en el dominio de dichas tierras”, concluyó el Fiscal de Instrucción”, dice en una brillante síntesis el muy buen periódico “Contrapunto”, de la capital tucumana.
La precarización laboral no solamente afecta a gran parte de la muchachada tucumana sino también a los profesionales de la salud que durante este año lograron reunir a 15 mil trabajadores para reclamar salarios y condiciones laborales dignas. “Es una pelea que viene desde hace mucho y que debemos protagonizar por nosotros, pero también por nuestros viejos y, especialmente, por nuestros hijos”, dice Salvador Agliano, actual secretario general de la CTA tucumana.
A dos siglos de aquella fenomenal movilización popular liderada por Belgrano, el pueblo tucumano sigue luchando por hacerle un lugarcito concreto a la palabra dignidad y construir una sociedad donde el destino no sea la migración permanente.

 

* Para Agencia Pelota de Trapo

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>