RADIO TORTUGA: UN PASO TAN AUDAZ

radiotortuga

Un country le hubiera robado impunemente un río a los vecinos y las fumigaciones asesinas continuarían en Alta Gracia. Si no pasó es porque un medio se comprometió con esas luchas. La adjudicación de la licencia a Radio Tortuga y un avance en la batalla cultural.
Es raro en estos tiempos pero sí, a veces el Boletín Oficial trae muy buenas noticias. Una de ellas ocurrió esta semana cuando la resolución 8243 – E/2016 adjudicó a la Cooperativa de Trabajo Fábrica de Ideas, organización que gestiona Radio Tortuga, diariotortuga.com y Casa Caparazón, “una licencia para la instalación, funcionamiento y explotación de un servicio de comunicación audiovisual por modulación de frecuencia, en la frecuencia 92.9 MHz, canal 225, con categoría E, en la localidad de Alta Gracia, provincia de Córdoba”.
Los “tortugos”, que desde la primera hora nos acompañaron y apuntalaron en este camino cooperativo que iniciamos hace ya seis años, son el ejemplo de una nueva generación de comunicadores que decidió formarse y comprometerse política y socialmente a través de sus propios medios de comunicación.
En Alta Gracia, y en casi todo el país o el mundo, hay medios de comunicación que responden a los poderosos de turno. Pero en Alta Gracia, y no en todo el mundo, hay jóvenes que desafían esta realidad. Si el “sentido común” de esa ciudad cordobesa en el corazón del Valle de Paravachasca no es el mismo que hace ocho años, mucho tiene que ver Fábrica de Ideas, la cooperativa que desde su nacimiento entendió que la comunicación popular tiene que competir con los medios comerciales. Esa es la batalla cultural. Y por eso este colectivo, con profesionalismo, creatividad y poniendo mucho el cuerpo, rápidamente se transformó en eso que faltaba en Alta Gracia: la voz de vecinas, vecinos y organizaciones sociales en letras de molde, en el éter, en la agenda pública.
La voz de los que sí que tienen voz pero que otros prefieren obviar. Y así, en las páginas de Papel Tortuga, en la web y en los micrófonos de Radio Tortuga se habló sobre temas que, de no existir ese medio, no hubieran sido noticia.

Ejemplos sobran
Hoy, la licencia otorgada por Enacom “nos pone en un terreno mucho más firme en cuanto a lo legal, y ya no nos pueden amenazar más con confiscarnos los equipos”, explica Fabricio Gómez, miembro de la cooperativa que, como el resto de sus compañeros, tiene bien claro que, más allá de este importante triunfo en lo legal, la legitimidad la tuvieron desde el principio. Eso les dolía a sus enemigos. “Los medios del poder concentrado que en los primeros años nos trataron de radio pirata, radio ilegal y nos hicieron una campaña en contra, pero por suerte la población siempre nos apoyó”.
Y claro, no es difícil imaginar la reacción de gobernantes y empresarios ante un medio de comunicación que abre los micrófonos, por ejemplo, a los vecinos del barrio Parque San Juan, que se encuentra muy cerca del límite urbano y luchaban en contra de las fumigaciones. “Se organizaron, y nosotros no solo aportamos la radio sino también el cuerpo a esa lucha que logró que la municipalidad dictamine una ordenanza que no permite la fumigación a menos de 1500 metros del ejido urbano”, recuerda con orgullo Fabricio. Se le nota en la voz. Fabricio está contento. Como el resto de sus compañeras y compañeros. Como Diego Heredia, el presidente de la cooperativa. No tanto por formar parte de “la primera organización social que consiguió la licencia en la zona y hasta ahora la única radio”, sino porque esta conquista es lograda por un medio que “no adhiere al concepto de la comunicación como mercancía, sino más bien a la comunicación como un derecho, y que busca garantizar la pluralidad de voces”.
Nacida en 2008 al calor de las discusiones y debates en torno a Ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales, Radio Tortuga estuvo unos meses sin salir al aire por miedo a perder los equipos ante amenazas que se repetían. Por estas horas, sus integrantes recuerdan esos días negros. Como también esos otros de lucha junto al colectivo Todos por nuestros arroyos, “en contra de la apropiación del arroyo Los Paredones por parte del country Potrerillo de Larreta. Allí, donde hace poco estuvo Macri, en diciembre de 2012, alegando motivos de seguridad, se alambró el arroyo impidiendo el paso de los vecinos que antes caminaban por la rivera. Allí también estuvimos con la radio, algo que permitió garantizar la repercusión de esa lucha, que aún hoy se mantiene”.

Fuente: Revista Cítrica

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>