“ES IMPOSIBLE MEDIR EL PARO SI LOS TRABAJADORES NO PUEDEN TRASLADARSE”

Por Martin Piqué

Capitanich recononoció el derecho a huelga pero cuestionó los piquetes que complicarán incluso a los que no adhieran a la medida. El gobierno sabe que el paro de hoy tendrá un visible efecto en las calles y las fábricas, y en la actividad cotidiana de los argentinos. La decisión de los gremios de transporte, con la excepción de buena parte de los metrodelegados, de plegarse a la protesta, impedirá que muchas personas –entre ellas, militantes del kirchnerismo y funcionarios oficiales que no apoyan la medida de fuerza– puedan llegar a sus trabajos. “Es imposible medir el apoyo al paro si el resto de los trabajadores que quieren trabajar no pueden trasladarse”, advirtió ayer el jefe de gabinete, Jorge Capitanich, en su habitual contacto con la prensa.

 

Las palabras del chaqueño confirmaron que la estrategia de la Casa Rosada ante el paro consiste en reconocer el derecho constitucional a la huelga, subrayado por la propia presidenta en el lanzamiento del Encuentro Federal de la Palabra, y simultáneamente poner el acento en los piquetes y cortes de ruta que ejecutarán grupos de Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa y la izquierda.
“Todos tienen derecho a hacer huelga y está muy bien”, había dicho Cristina Fernández, desde Tecnópolis, el martes por la noche. Ayer, en otro capítulo de su puja diaria por la agenda pública, Capitanich diferenció la legitimidad de una convocatoria al paro, de la utilización de piquetes por pequeños grupos para impedir el ingreso y la llegada a los lugares de trabajo de quienes no adhieren a la medida. “Los piquetes no tienen nada que ver con el derecho a la huelga”, cuestionó. Los funcionarios comentaban –sin sorpresa, eso sí– que el cronograma de cortes y bloqueos de calles por parte de los organizadores del paro despertó, en los últimos días, un inédito entusiasmo en los medios de comunicación que habitualmente repudian ese tipo de acción directa.
“Los medios opositores, como TN, utilizan sus infografías, con la localización de los piquetes, para meter miedo. Van a generar un importante ausentismo pero eso no implica necesariamente adhesión”, evaluó en diálogo con Tiempo un funcionario con despacho en el primer piso de Balcarce 50. Una de las secretarias de ese funcionario, que reside en el kilómetro 30 de La Matanza y es una kirchnerista convencida, ya anticipó su ausencia para el día de hoy. Su caso resume el de muchos.
El paro volverá a poner en escena la sintonía discursiva que en los últimos años mantienen ciertos dirigentes sindicales y los medios de comunicación opositores, promotores de un antikirchnerismo extremo. “Yo tengo clarito que para ciertos medios voy a morir negrito y de ojos marrones, no me voy a creer que me conviertan en un rubio alto y de ojos celestes”, ironizó ayer el secretario general de SMATA, Ricardo Pignanelli, en obvia alusión a Hugo Moyano. Pignanelli, como todos los gremios industriales, no adhirió a la medida de fuerza.
Como en toda medida de alcance nacional, el paro tendrá una lectura política y efectos en ese sentido. Más allá de alguna voz surgida del núcleo más convencido del kirchnerismo que cuestionó “el carácter político”, en el Ejecutivo desdramatizan ese aspecto. “Los paros son políticos, siempre tienen un objetivo político”, reconocieron a este diario desde la Casa Rosada. En el oficialismo aseguran que la visibilidad de la medida, junto a la cobertura que amplificará su impacto, no alterará la evolución de las paritarias. “Se va a ir resolviendo. Ayer (por el martes) cerraron los bancarios y el comercio, ese es un dato muy importante”, vaticinaron, con prudente confianza.

Fuente: Tiempo Argentino

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>