«CUIDAR LO LOGRADO SIN OLVIDAR LO QUE HACE FALTA»

Martin Navarro es parte de la Mesa de Economía del Movimiento Evita creada en el 2012. Hablamos con él sobre la situación actual de los trabajadores de la Economía Popular, sus principales desafíos y obstáculos. El dirigente opina sobre el rol del Estado y la responsabilidad de los actores sociales en la construcción de una nueva Economía.

Una de las dificultades a la hora de administrar un emprendimiento productivo popular es la comercialización. ¿Crees que es el mayor obstáculo?

Martin Navarro (M.N): La comercialización es importante pero hay que pensar primero el abastecimiento, cómo se desarrolla el emprendimiento. Tenés que hacerte de los insumos, desarrollar el producto y después venderlo.

 

 

En la Economía Popular (EP)  los eslabones están  disociados, cuesta tener stock para tu desarrollo y cuando vendes mucho no tenés plata para abastecerte de insumos. Surgen problemas en la cadena para poder desarrollar el producto.
La EP está al margen, muchas veces sus trabajadores  están en negro y la que está en blanco a veces ni el Estado las reconoce o las toma como proveedores. Entonces hay inconsistencias que hay que saldar, porque por un lado el Estado me reconoce como actor social pero no como actor económico.                                 Hay que definir la EP, no podemos seguir viéndola como ajena a la economía, sino como otra posibilidad como un sector de la economía que pone otras variables en juego, con otro ritmo. Hay que buscar una vía para que la cooperativa tenga los mismos derechos de desarrollarse que cualquier otra empresa. El Estado debe verla como otro actor de la economía.
¿Cómo hace una empresa?  Saca un préstamo, desarrolla su  capital a través de la deuda, si eso funciona ordenadamente, crece y genera reservas.  Sin el espaldarazo del crédito, es muy difícil fortalecer el ciclo virtuoso de la producción.  Es complicado cuando no tenés la espalda necesaria para tomar decisiones estratégicas.

¿La economía popular puede autoabastecerse?
M.N.:
Si, claro que la EP se puede autoabastecer, pero no como estamos  ahora,  para eso hay que generar escalas,  volumen.
Por ejemplo: Queremos abrir 100 mercados argentinos.  Para ser competitivo, en el sentido de que puedas ser un proveedor de servicios e insumos, vos tenes que llenar una góndola y al quinto día no podes, eso significa que van a comprale a otro porque los productos tienen que estar en la góndola y es posible que no te vuelvan a pedir. Eso tiene que ver con darle una vuelta a de tuerca a la EP de manera sana.  Porque pasa a ser una industria, con otra lógica, pero   tiene que funcionar  y para que funcione tiene que haber trabajo, orden, capacitación. Somos capaces pero se necesita orden de trabajo y objetivos claros.

¿Cómo influyen las normativas vigentes y la burocracia  en el desarrollo de las cooperativas?
M.N.:
Para mí las normativas están bien si es para ordenar el trabajo, lo que no está bien es que dejes a esos trabajadores a la “buena de Dios”.  Las cosas que suman para darle calidad al trabajo están bien,  si es pura burocracia porque hay que completarlo de esa manera, no.
Ahora tener los costos ordenados en una economía te ordena. Lo que hay que saber es que hay un sector que no tiene las mismas condiciones que una empresa privada para desarrollar esa burocracia. Ahí tiene que haber un Estado para capacitar a esos compañeros, proveer una solución tener un esquema para ser facilitadores para esos compañeros. En esta economía hay que aprender cuales son los artilugios, la burocracia,  como desarmarla y que es lo que sirve.

¿Cuál serían las vías de solución?
M.N.:
Esto se soluciona con un Estado que promueva otra economía, hay un falso pre-concepto que dice que la economía real no está subsidiada cuando está super subsidiada, Techint, las petroleras, los bancos, todos tienen algún arreglo que hacen que su negocio sea y virtuoso. 
Entonces, ¿Por qué la Economía popular no? ¿Por qué no hacer que ese negocio sea virtuoso y funcione? Lo interesante de estos diez años es que esas cosas se visibilizaron. Pero también es importante ver que  no están resueltas del todo, porque cuesta mucho  culturalmente la mirada hacia la EP.
Se sigue viendo a la EP como una economía marginal y en realidad es otra economía, que se desarrolla con otras variables. Necesita recursos, apoyo, volumen, escala y hacer que  funcione, de la misma manera que se subsidia a las grandes empresas.  Es una definición pensar que las políticas para la economía social hoy están dentro del Ministerio de Desarrollo Social. Las deficiencias de la economía popular  no son un problema social son  un problema económico.

¿Cómo transcurrir este momento de disputa con los sectores concentrados de la economía?
M.N.:
Está claro que esta economía tal cual la desarrollan los grupos económicos  tienen la mayoría de los instrumentos a su alcance, fuerzan a que hagas una devaluación, presionan Estados, secan las plazas de dólares, elevan costos que están monopolizados. Eso te fuerza a que los que están afuera no la “pueden ver” y los que están incluidos tienen que estar peleándola.
Es un capitalismo salvaje. Hay que resistir para que esto no retroceda y tomar envión para definir las cuestiones que estuvimos hablando. Los compañeros que están cercanos a la economía popular y cercano al proyecto nacional tienen que saber que es un momento de resistencia, poner la barrera de contención porque sino las ponemos no vamos a volver a discutir más.
El capitalismo hace que seas un consumidor más que un ciudadano.  Es exitoso el que consume. Los que están afuera quieren estar ahí adentro, porque te venden que el éxito es estar ahí adentro, es por eso que hay que ir hacia una economía más sana. Nosotros para ir hacia otra economía tenemos que ser  ciudadanos antes que consumidores.  Estas crisis sirven no para confrontar entre nosotros sino para confrontar con estas ideas de que el éxito y el desarrollo económico se hacen de la manera que plantea el capitalismo.

Los medios de comunicación y los sectores concentrados de la Economia culpan al Gobierno por la inflación. ¿Cómo se combate contra esa premisa?
M.N.:
El enemigo es un hábil, por un lado genera la inflación pero te hace creer que el culpable es otro, cuando analizas la cadena de responsabilidades encontrar que en parte es el Gobierno pero que hay actores que tienen que dar explicaciones de por qué tienen esos valores de mercado. El capitalismo no tiene un partido político, pero culturalmente la clase media es la mayor militante del capitalismo, trabajamos en esas empresas, crecemos siendo consumidores, nos educan estas empresas, entonces cuando alguien toca una empresa parece estar hablando de nosotros mismos. Esa es la victoria del capitalismo sobre la política  y el desarrollo de la anti política hace que aun cuando nos roban descaradamente veamos un solo culpable.
El Estado no tiene todavía la suficiente fuerza para cambiar la matriz de la economía.  Debemos generar una burguesía nacional, sino siempre vamos a estar atados a la  empresa extranjera,  a la concentración de la economía, entonces, cualquier desarrollo que se quiera impulsar contra los mercados concentrados, no se puede llevar a la acción concreta.
Es nuestra responsabilidad de hacerle ver a la sociedad de que hay sectores de la economía que extorsionan a la sociedad. Tenemos que lograr una sociedad de acuerdos, pero con alguien inescrupuloso, que especula es muy difícil que la economía funcione bien. Eso va a existir siempre, lo que tenemos que lograr es unir fuerzas para no nos golpeen.
Entonces, como son encantadoras de serpientes hay que conocer las herramientas con las que ellos funcionan. Los sectores concentrados no apuntan a fracaso económico, apuntan a que fracaso cultural, porque el peso de la derrota es peor. Por eso hay que cuidar mucho lo logrado sin olvidar lo que hace falta.  El colectivo es mucho más importante que los intereses y los errores coyunturales.

Fuente: Portal de la Economía Popular y Solidaria

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>