Protagonistas

 

Mayo fue un mes de mucha agitación para nuestro pueblo. Los festejos del Bicentenario coparon las pantallas de tv (de algunos canales, no de todos) y fueron el tema de conversación de miles de argentinos durante varias semanas. Las masas populares llenaron las plazas, las calles y el espacio público, transformando a la celebración del Bicentenario en la movilización más grande en la historia de nuestro país.  

Además, los pueblos originarios dijeron Presente con una larga marcha nacional, con la que buscaron hacerse escuchar y levantar las banderas de sus reivindicaciones históricas. El Bicentenario dio para todo, inclusive para quienes proponían otras maneras de celebrarlo, otras reflexiones en torno a los 200 años de la creación de la Nación.

Pero Mayo también fue un mes de gran importancia para la lucha histórica de quienes continúan peleando por un verdadero reconocimiento de los Derechos Humanos. En Córdoba, Ricardo Fermín Albareda, el compañero del PRT secuestrado, torturado y desaparecido por las fuerzas de la dictadura militar, fue homenajeado por sus compañeros y su familia en el acto de reapertura del Chalet Hidráulica, el centro clandestino donde fue asesinado.

También en Entre Ríos hubo homenajes a Amanda Mayor, ex presa política, docente y militante de Derechos Humanos, que perdió a su hijo en la Masacre de Margarita Belén y, desde entonces, se transformó en una artista ejemplar, que luchó por la justicia y la memoria.

En Cañuelas, por otra parte, los obreros sin patrón de la Cooperativa Frigocarne rinden homenaje al compañero Esteban Reimer, delegado de base de la fábrica Mercedes Benz, secuestrado y asesinado durante la última dictadura militar. El nuevocentro de Enseñanza de Computación que funciona en la planta lleva el nombre de este compañero desaparecido.

Desde La Tribuna de los Sin Voz quisimos recuperar, en estas páginas, los acontecimientos vividos en el marco de la celebración del Bicentenario, destacando el nivel de participación y apropiación de los festejos por parte de un pueblo que se niega a darse por vencido. Pero además, quisimos recuperar otras luchas, otras batallas ganadas, otras movilizaciones activas. La larga lucha de los pueblos originarios, como así también la de los organismos de Derechos Humanos merecen un espacio junto a las demás postales de este Bicentenario. Sabernos unidos y con capacidad de movilización para hacernos oír, para evitar que nos invisibilicen desde el poder, nos hace más fuertes a la hora de enfrentar las luchas que todavía nos quedan por ganar.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>