Pepe en capurro

Uruguay

La búsqueda de la noticia puede recorrer los más inesperados caminos. Esta vez fue un amigo el que nos avisó que el “Vasco” Miguel Amilivia, jubilado de la Química, vendría por el sindicato del que fuera presidente a trasmitir a su compañeros, las vivencias de su reciente encuentro con el presidente electo. El viejo sindicalista intentaría dejar algo de su experiencia militante a las nuevas generaciones. Nosotros, grabador en mano, nos colamos al camión y participamos de una charla informal, motivada por el gesto de Mujica de llegar a visitar a un viejo luchador que no conocía.

 

 

Por Rolando W. Sasso

En el patio del fondo del local sindical de la calle Capurro, se ubicaron en torno a una mesa, militantes sindicales de Microsules, de Nortesur, de Dirox, de Linde (ex Aga) y otras empresas. Un saludo afectuoso recibió al “Vasco” Amilivia que fue llegando con paso lento. El calor de esa tarde de febrero impuso la cerveza, que desplazó momentáneamente al mate amargo.
En la previa y como estaba presente alguien de los medios, Walter Larrañaga señaló que todo aquello no comprometía al sindicato, que quienes participaban lo hacían en forma individual y como seres pensantes, en tanto que la utilización del local fue algo natural porque todos pertenecen a esa casa. Lo cierto es que rápidamente se instaló allí un clima de confraternidad en el que nos hicieron sentir muy bienque dio paso a las anécdotas, los recuerdos, las enseñanzas y planteos de presente y futuro.

El encuentro

La visita del Pepe “fue un encuentro solidario entre trabajadores”, dijo el “Vasco” Amilivia. “A él lo veo muy sencillo, era compañero de penurias porque los dos estuvimos en el Penal de Libertad y eso genera confianza. Y para los vecinos fue un motivo de alegría, la gente vio que el presidente electo se preocupa por las cosas sencillas, por la gente que como yo anda en la mala por la edad y los problemas de salud”. Hace unos meses el “Vasco” se comunicó con Walter (el más veterano de los actuales dirigentes de la química) para manifestar su preocupación de que “está viejo y la puede quedar en cualquier momento y que antes de irse le gustaría un encuentro con el Pepe Mujica”. Entonces Walter encaró personalmente la gestión que manifestó- no tuvo vinculación con el sindicato. “El 1º de enero, aprovechando que no había prensa fuimos por la chacra sin avisar, nos atendió Lucía y le explicamos nuestra intención de llevar al “Vasco” a ver al Pepe. Más tarde, ese mismo día el Pepe nos llama para concretar, le preguntamos que cuándo podemos ir y dijo “no, si el que está jodido es él, tengo que ir yo a verlo”. A media tarde del 2 de enero, después de repartir unas flores apareció por lo del “Vasco” Amilivia. Y esto lo trasmitimos no desde lo político, sino desde los valores morales del viejo Pepe y de Lucía que no vinieron a buscar votos, ni a proponer ningún proyecto político, ni a recibir aplausos de ninguna multitud.
Vinieron a la casa de un compañero que ni siquiera conocían”.
Lo cierto es que el encuentro con Mujica, significó mucho para el viejo sindicalista y por eso quiso trasmitirlo a sus compañeros del gremio de la química, mezclado con otros recuerdos de lucha.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>