Para decir algo

Por Washington Uranga*

La mayoría de la veintena de obispos que llegaron el martes hasta el edificio de la calle Suipacha arribó a ese sede episcopal con el convencimiento de que «algo hay que decir» frente a la situación política del país. La idea se consolidó en los primeros intercambios del grupo que tiene la máxima representación del Episcopado cuando no está reunida la asamblea plenaria. Pero al mismo tiempo la mayoría de las intervenciones apuntó a generar un texto mesurado, que evitara agregar «más leña al fuego», orientado a propiciar un clima de diálogo y no de crispación.

El cardenal Bergoglio estuvo de acuerdo con la iniciativa y gran parte del texto surgió de un borrador que había elaborado el equipo de colaboradores del presidente de Pastoral Social, Jorge Casaretto. Varios de los obispos que participaron de la reunión creen que se logró el tono adecuado, porque se apela a un mensaje reflexivo, buscando una autocrítica en la que ellos mismos se incluyen. El temor, tal como lo dijeron expresamente algunos de los actores involucrados, estuvo centrado en el tratamiento y en el uso que los medios de comunicación harían de la declaración episcopal en medio de la crispación política reinante y la polarización de las posiciones. En el Gobierno no se sorprendieron: estaban advertidos de la declaración y del tono general de la misma.

El pedido de audiencia a «los tres poderes del Estado» intenta, tal como lo dijo Oesterheld, reforzar el sentido de «institucionalidad» que se proclama en el texto. La forma sigue el estilo que Bergoglio ha marcado durante su presidencia. Desde el Gobierno nadie se anima a garantizar que el pedido de audiencia tendrá una respuesta positiva de parte de la presidenta Cristina Fernández, sobre todo después del disgusto que causó en la Casa Rosada el episodio generado durante la enfermedad de Néstor Kirchner, cuando un sacerdote enviado por Bergoglio intentó suministrarle la unción de los enfermos al ex presidente. «Habrá que esperar», se dijo lacónicamente. Se descuenta que Julio Cobos está abriendo su agenda para la reunión con los obispos aun antes de recibir el pedido formal.

 

*Periodista

Página/12

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>