Paneles que reflejan historia y construyen memoria

Muestra gráfica itinerante “Banco Nación dice Presente” en Entre Ríos

Es un trabajo de seis años de investigación, llevado a cabo por la Comisión del personal del Banco de la Nación Argentina por la Memoria, la Verdad y la Justicia, grupo formado en el 2003, con un claro objetivo: “devolver a la sociedad con nombres y apellidos a los compañeros que bajo la figura del ´desaparecido´, la dictadura intentó condenar al olvido”. La muestra gráfica itinerante “Banco Nación Dice Presente”, quedó inaugurada este lunes 3 de mayo en la sede de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), y se podrá visitar hasta el jueves 13 de este mes.

Por Paola Angelino

 

En la presentación, que recrea la historia y la memoria de 27 trabajadores del Banco de la Nación Argentina detenidos-desaparecidos durante la última dictadura cívico militar. “Es un orgullo estar acá, estoy contento porque el Banco Nación es el ejemplo que deberían asumir todas aquellas entidades que pasaron por lo mismo”, afrimó el Gerente zonal de la entidad crediticia, presente en la inauguración.
Por su parte, Graciela Navarro, Mónica Calderón e Ignacio Fornet (sobrino de uno de los empleados desaparecidos), explicaron el espíritu de la muestra.
“Que esté el gerente zonal acá es para nosotros, una presencia muy importante”, destacó Graciela Navarro, una de las iniciadoras de la Comisión por la Memoria, “desde el ´83, con el advenimiento de la democracia, veníamos presentando notas, porque en todos los aniversarios del banco, se entregan medallas, para los empleados con 25 y 40 años de servicio. En las notas se pedía que incluyeran en este reconocimiento a los compañeros desaparecidos, por considerar que no lo hicieron por voluntad propia, sino porque otra persona o el Estado había decidido por ellos”.
Luego comentó que recién en el 2003, “cuando estaba de presidente Felisa Michelli”, la petición fue tomada en cuenta pero con la condición de que “saliera de parte del personal del banco”. Entonces, “se dió una situación en la que tuvimos que dejar de lado nuestras diferencias, ideológicas y gremiales y ponernos a trabajar en conjunto”, agregó Navarro.
Desde entonces, se unieron y avanzaron y todos los años ofrecen una medalla a los familiares de estos 27 desaparecidos empleados de la entidad. “Es un acto simbólico pero con una embargadura insitucional. Porque siempre éramos los militantes los que asistían a los homenajes, pero que el directorio esté presente refleja que los Derechos Humanos son parte de una política de Estado”, manifestó la trabajadora bancaria.

La muestra

27 desaparecidos. Cada panel refleja una vida. Además del nombre y la foto, detalla la identidad política del militante, su historia personal, una descripción de un familiar y su historia dentro del Banco Nación.
“No eran chicos engañados ni inocentes, eran jóvenes que tenían sueños, querían una patria más libre y por eso el Estado los persiguió y los desapareció”, afirmó Navarro. “Pero la memoria por la memoria misma tampoco sirve, hay que llegar a la verdad para que haya justicia”, reflexionó.

La investigación

Comenzaron por la identificación de los empleados de la entidad que fueron víctimas del terrorismo de Estado, en todo el país, “para que las máximas autoridades políticas del Banco Nación, los reconocieran institucionalmente como tales”.
Lo hiceron por medio del rescate de legajos, reconstrucción de hechos, a través de la apertura de las actas de directorio de aquellos años, cruce de información con archivos de organismos oficiales como CONADEP, sindicatos y archivos documentales aportados por los familiares. En todos los casos, la familia guardó los telegramas de intimidación del Banco y luego de comunicaicón de la cesantía por “abandono de tareas” o por “razones de seguridad”.
Una vez recopilados los datos e indivudualizados estos 27 compañeros, comenzaron a pensar que tipo de memoria querrían, pensaron si sólo sería “un relato más” o en cambio, que “a través de la exposición de hechos desconocidos públicamente dentro del banco”, se intentara “la construcción colectiva y plural de una memoria que nos sirviera para el crecimiento en conjunto”, como sociedad. Esa fue la que eligieron.
Se consiguió además, que los legajos de los desaparecidos “no digan” que habían abandonado su puesto de trabajo, sino que habían sido “víctimas de una desaparición forzada” y también que los hijos o sobrinos de estos empleados, ingresen al banco como personal, algunos de los cuáles participan hoy activamente en la Comisión por la Memoria.

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>