NUEVO CANAL DE VENTAS PARA PEQUEÑOS PRODUCTORES

Mercado alternativo

Cooperativas, empresas recuperadas y talleres familiares ofrecerán mercaderías, desde prendas hasta alimentos artesanales, en el Mercado Federal, por ahora en el Mercado Central.

El Ministerio de Desarrollo Social inauguró esta semana el primer Mercado Federal del país. La iniciativa apunta a avanzar en la economía social. La idea es que el Estado brinde a los pequeños productores un canal para distribuir sus productos sin sufrir los abusos de las grandes cadenas de comercialización. Cooperativas, empresas recuperadas y talleres familiares ofrecerán mercaderías, que van desde prendas textiles hasta alimentos artesanales. Funcionarios explican que este tipo de herramientas garantiza igualdad de oportunidades para todos los emprendedores.

La iniciativa de la economía social empezó en los últimos años, con programas como Manos a la Obra. El Estado ofrecía microcréditos a los pequeños productores para que pusieran en marcha un emprendimiento. Además, los fabricantes recibían asistencia técnica y capacitación para llevar adelante esos proyectos. El punto central era recuperar los oficios, tras la descomposición de años de convertibilidad. Con el tiempo, fueron apareciendo nuevas herramientas, como el monotributo social, la marca colectiva y el trabajo para certificar la calidad del proceso productivo.
A partir de esas iniciativas, el universo de productores fue haciéndose cada vez mas grande. “La economía social ya generó 1.300.000 empleos, entre cooperativas y mutualistas, en todo el país y hay más de 600 mil emprendedores”, dijo la ministra de Desa-rrollo Social, Alicia Kirchner. El Estado implementó un programa de ferias permanentes, para permitir atender ese crecimiento. Esto permite que miles de emprendedores encuentren un lugar para realizar su producción. En la actualidad, hay 100 ferias y se espera que al cierre de 2013 alcancen las 140.
El inconveniente con esos puntos de comercialización es que los fabricantes deben estar al frente de las ventas, lo que les resta tiempo para producir. Entonces ahora el ministerio lo complementa con la puesta en marcha de los Mercados Federales. En este caso, el Estado es el que reúne los productos de la economía social para venderlos directamente al gran público. La iniciativa adquiere relevancia si se tiene en cuenta que no habrá excedentes en la etapa de distribución, permitiendo un negocio a precios justos.
“La idea es eliminar la intermediación innecesaria para que el trabajador se lleve la mayor parte de la ganancia. Acá se descuenta impuestos directos y los costos de mantenimiento se dividen entre todos los productores del Mercado. Esto permite que haya precio justo, tanto para el consumidor como para el que produce”, dijo a este diario el subsecretario de Comercialización de la Economía Social, Ariel Sujarchuk. Agregó que “la batalla cultural es que los pequeños productores puedan ofrecer su mercadería en las grandes ciudades del país. Eso no es otra cosa que potenciar la igualdad de oportunidades.”
El primer Mercado Federal se i-nauguró este jueves en el predio del Mercado Central. Alrededor de 200 emprendedores, con 250 productos, abastecerán de forma permanente ese espacio de distribución, donde habrá encargados de hacer la tarea de comercialización. Esta mercadería –cuya producción emplea a 1000 trabajadores– llegará desde 16 provincias. El Ministerio de Desarrollo vienen trabajando para abrir los próximos Mercados Federales en las principales localidades de la provincia de Buenos Aires y del interior del país.
Página/12 dialogó con productores que participan en la iniciativa de economía social y venderán en el Mercado Federal. “Nosotros hacemos juguetes. Empezamos con el plan Manos a la Obra en 2004. Recibimos 2000 pesos para comprar una máquina de cortar y una lijadora”, dijo Esteban Rodríguez, de Juguetes Lio. Agregó que “con el tiempo recibimos nuevos créditos para incorporar maquinaria y comprar materia prima, lo que nos permitió ir creciendo hasta tener clientes en todo el país”.
Algo parecido ocurrió con la cooperativa jujeña MTL La Brava. Empezó en 2005, para transformarse en la primera marca colectiva de Argentina. Ahora es proveedora de carbón vegetal en grandes supermercados del país, con sucursales incluso en Ushuaia. “En estos momentos, estamos tramitando un subsidio del ministerio que nos va a permitir exportar a Chile”, dijo Liliana Ponce, representando a la cooperativa.
“Durante los ‘90 estas políticas no existían. Era un sistema de exclusión. Era el sistema que sacaba a los artesanos de las plazas. El sistema que hablaba del efecto derrame, dando financiamiento a las grandes corporaciones y negando los microcréditos”, cerró Sujarchuk.
Fuente: Página/12

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>