«NOS QUIEREN PONER UNA MORDAZA PARA EVITAR QUE SIGAMOS PROTESTANDO»

leymordaza

“La Ley Mordaza es, supuestamente, una ley de seguridad ciudadana que en teoría tendría que estar destinada a controlar cualquier aspecto de la seguridad ciudadana, pero en realidad es una ley que está diseñada específicamente para atacar los derechos y las libertades de las personas, especialmente de las que salen a la calle y se manifiestan contra todas las cosas que están sucediendo en el Estado desde hace 3 ó 4 años”, comenzó a explicar el comunicador de Kaos en la red: “de alguna manera es el reflejo de un régimen que se está quebrando; cuando un régimen deja de tener la hegemonía por el consenso necesita hacer uso de la coerción para seguir manteniendo lo que hasta ese momento poca gente cuestionaba o no había una mayoría social para seguir cuestionando” y detalló que la coyuntura refleja “una protesta en las calles, una vertiente electoral de gente que está diciendo que ya basta, que no quiere seguir aguantando con las cosas que están pasando” y que ante esto “te sacan una ley de este tipo que va dirigida directamente a atacar los derechos y las libertades, y como dice la palabra, a ponerle una mordaza y evitar que sigamos protestando”.
“Ha habido varias movilizaciones durante estos últimos meses que han estado protestando contra la puesta en marcha de esta ley”, detalló Pedro Antonio Honrubia Hurtado. “La ley se aprobó hace varios meses, pero se fijó la fecha de entrada de puesta en vigor en el pasado 1 de julio”, y a partir de ahí “la reacción no ha sido tan mayoritaria como nos hubiera gustado, pero sí ha habido respuesta sobre todo de los movimientos sociales y de los colectivos que están más directamente afectados por estas leyes”. El periodista dijo que la ley en sí no es ninguna novedad, que “en realidad es una renovación de una ley de 1992 que fue aprobada por un gobierno del PSOE” y explicó: “el PSOE, partido supuestamente de la izquierda, en 1992 aprobó una ley que en 1992 se llamó ´ley de patada en la puerta´, que entre otras cosas permitía a la policía cuando tenía sospecha de que en una casa estaban vendiendo droga o habiendo algún comportamiento ilícito, dar una patada en la puerta y entrar sin ningún tipo de autorización judicial; esa parte de la ley en concreto fue suspendida por el tribunal constitucional pero el resto de la ley siguió en marcha”. Contó que “en esa ley ya se recogía el principio de poner multa en manifestaciones, y otorgarle una serie de derechos a la policía para juzgar cuando una persona está cometiendo una infracción y poner en marcha un proceso administrativo que sanciona a los manifestantes” y continuó “también tenemos el ejemplo del Euskal Herria que es un territorio donde históricamente se han estado aplicando leyes represivas muy fuertes, leyes de cesión, destinadas directamente a controlar el movimiento político que protestaba contra el orden establecido y por la lucha de los derechos del pueblo vasco”.
“Esta nueva ley es una adaptación a las nuevas formas de protesta y a los nuevos tiempos de aquella otra ley”, recalcó el periodista de Kaos en la red: “desde el 15-M en adelante, la gente se ha reunido en asamblea en las calles, se ha movilizado para parar el desahucio, ha hecho protesta frente al congreso, ha ocupado bancos denunciando la expropiación de las casas, etcétera, y esta ley a cada uno de esos comportamientos de alguna forma viene a ponerle un límite; además esta ley va a acompañada de un paquete de otras dos leyes que son una reforma del código penal y una cosa extraña que se ha llamado ´pacto antiyihadista´, y son una continuación de un tipo de derecho penal y administrativo que ya se venía aplicando anteriormente, pero que ahora se endurecen sus sanciones y además se adapta a nuevas formas de protesta que no estaban recogidas en el cuerpo jurídico del Estado español hasta este momento”.
Para Pedro Antonio Honrubia Hurtado “el problema fundamental es que es todo muy ambiguo”. Además, “la ley de seguridad ciudadana, al ser una ley de proceso administrativo, te dejan prácticamente sin derecho a la defensa efectiva porque el que tiene la última es el policía; es decir, si un policía cree que estás incumpliendo alguno de los preceptos que se recogen en esta ley basta con su testimonio para que la sanción se lleve adelante” dijo y detalló que “luego hay una serie de recursos, que dos de ellos son administrativos que dependen directamente del gobierno, de la misma institución que te está sancionando a través de la policía, que siempre te los deniega, y luego finalmente tiene un proceso contencioso administrativo donde ahí hay una serie de garantías que pueden permitir que esa sanción se revoque”. También dijo que “no todo el mundo llega al final del proceso, y además esos procesos suelen durar entre uno y dos años y la persona vive con la incertidumbre de qué va a pasar, sobre todo en la situación en la que nos encontramos, donde hay un 33% de la población trabajadora que cobra menos de 640 euros que es el salario mínimo, entonces cuando te ponen una multa de las que se recogen aquí que van de 100 a 600 en el caso de las leves, y las más normales entre 600 y 30.000, imagínense en la situación en la que queda la persona afectada”. El periodista concluyó que “al final son leyes que van destinadas a ser abiertamente ambiguas para crear un clima de miedo en el cual al final te están diciendo que si tu sales a protestar en cualquier momento por cualquier situación que se escape un poco del control de lo que pasa allí, te pueden acabar poniendo una multa de entre 600 y 30.000 euros”.
“La mayoría de personas que nos movilizamos, que estamos en las calles y que protestamos tenemos multas o procesos abiertos, sólo que ahora se endurece un poco más”, ejemplificó Honrubia Hurtado, “aquí se usa mucho lo que se llama ´listas negras´, la policía maneja una serie de listas, que en teoría son ilegales, donde tienen registradas activistas sociales, personas que están movilizadas en la calle, etcétera; entonces, cuando hay algún tipo de problema en los que la policía cree que tiene que intervenir, directamente ni siquiera te identifican en el acto, sino que con esas listas negras y a través de videos e imágenes que ellos tienen te terminan identificando por asociación, y luego te llega la multa a tu casa”.

España mira a Grecia, ¿volver al futuro?
El periodista de Kaos en la red Pedro Antonio Honrubia Hurtado se refirió también a la situación en Grecia, asegurando que “se está viviendo con mucha ilusión y con grandes expectativas”, aunque aclaró que “una cosa es el sentimiento de las personas que estamos más involucradas en las luchas sociales y que tenemos un poco más de conocimiento de lo que está ocurriendo realmente en Grecia, y otra es la información que dan los medios, que están diciendo que todo es un desastre, que prácticamente todo lo que está pasando es culpa de Syriza y del gobierno de Alexis Tsipras y que poco menos que con el llamado corralito, que en realidad no es lo mismo que pasó en argentina en 2001 pero que ellos quieren equipararlo con ello, hay una situación de caos y el país está al borde del abismo”.
“Nosotros lo vemos con ilusión porque pensamos que por fin un gobierno se atreve a decirle no a la troika y a no ceder al chantaje mafioso que están intentando hacer contra ese pueblo, y a su vez estamos muy metidos de lleno en intentar desmontar esta campaña de manipulación de los medios y dar otra visión de las cosas que están pasando”, dijo el comunicador también sobre Grecia: “primero señalar a los culpables de haber llegado a esta situación, que son los gobiernos anteriores falseando las cuentas con la complicidad de Goldman Sachs con Mario Draghi, y sobre todo que la gente sea consciente de que lo que está haciendo el gobierno es tratar de dar una salida política a una situación que es principalmente de una voluntad política del resto de los grupos de imponer una agenda de medidas que ya se han demostrado que fracasaron en todos los países del mundo donde se han aplicado hasta ahora, y principalmente en el caso de Grecia donde la situación de crisis humanitaria que han generado es brutal”. Concluyó que “entonces ante un ataque político hay que dar una respuesta política, y aquí se pretende presentar todo como algo técnico, como una cuestión meramente formal y económica relacionada con pago o no pago de la deuda y nosotros tratamos de incidir en que es un hecho político y que como tal tenemos que apoyar al gobierno griego en la defensa de la soberanía de su pueblo”.

Fuente: RNMA

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>