MUERE UN REPRESOR QUE IBA A SER JUZGADO EN LA CAUSA ARSENALES

El día martes 24 de abril murió impune Miguel Alfredo Manuel Paz, quien estaba imputado junto a otras 21 personas en la megacausa por delitos de lesa humanidad cometidos en el Arsenal Miguel de Azcuénaga (II), uno de los mayores centros clandestinos de detención de Tucumán y el NOA. En el mes de febrero, el juez Federal Daniel Bejas hizo lugar al requerimiento de elevación a juicio de esta megacausa.

 

Durante 1976 y 1978, el Arsenal Miguel de Azcuénaga del Ejército, funcionó como Centro Clandestino de Detención (CCD) de cientos de víctimas de la dictadura cívico militar. El mismo, es considerado uno más grandes del NOA ya que cumplía una doble función: allí se ejecutaba y se enterraba clandestinamente a los detenidos desaparecidos. 
Esperando el juicio por 97 víctimas en ese CCD que funcionó en Arsenales el martes pasado murió sin condena Miguel Alfredo Manuel Paz. Este militar era jefe de la fuerza de tareas «Aconquija» y 2° jefe del Regimiento 19 de infantería de Tucumán. Amo y señor de la vida de los habitantes de los pueblos de Santa Lucía y Caspinchango de Monteros y sus alrededores entre 1975 y 1976.
En su declaración indagatoria dijo sobre Santa Lucía: “organizamos campeonatos de futbol en la zona, todo ello para que la población se entretuviera con la ayuda de empresas de la zona (…) en esas reuniones se les daba consejos sobre la familia y que los jóvenes anduvieran por el camino que debían andar (…) nosotros concurríamos a las casas de las personas en Santa Lucia para contenerlas mantenerlas tranquilas e informarles que no íbamos contra la población, que no pongan en peligro a sus hijos que no anden por los senderos ya que una patrulla militar los podía detener. Quiero aclarar que no era exclusiva la búsqueda del guerrillero sino negarle la entrada al pueblo mediante justamente la acción cívica reuniendo a población en el club y visitando casa por casa esas visitas a veces las hacía yo, no derivaba a otro”. También dijo: “las detenciones las hacían los propios grupos de tareas, en el combate se trata de tomar prisioneros, a los fines de poder obtener información”.
Estaba procesado por violación de domicilio, privación ilegítima de la libertad y tormentos, tormentos seguidos de muerte y homicidio calificado en reiteradas oportunidades y además imputado por robo y violación.
Otro punto que distingue a la megacausa Arsenales II de los demás juicios de lesa humanidad, según Pablo Camuña, a cargo de la oficina Tucumán de la unidad fiscal de DDHH, es el tipo de organización del terror estatal que estaba a cargo de dicho CCD. “Si bien la información estaba centralizada por el Destacamento de Inteligencia 142 de Tucumán, hay un claro manejo del Ejército ya que se trata de una dependencia del ejército bajo control directo de la 5ta Brigada de infantería, lo cual no es algo muy usual en todo el país”.
En el juicio por las víctimas de Arsenales se espera comprobar como fue el contacto de este centro clandestino con otros del sur de la provincia como ser Caspinchango, el ex ingenio Nueva Baviera y Santa Lucía, los cuales estaban bajo el control del Regimiento 19 de la Infantería. En esto tenía una tarea central Miguel Alfredo Manuel Paz, quien como a otros genocidas de Tucumán, fallece impune.

Fuente: ContraPunto – Prensa Alternativa

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>