MANUEL UGARTE: EL PRIMER ANTIIMPERIALISTA DE AMÉRICA

Por Armando de Magdalena

El antiimperialismo en América reconoce una serie de sucesos, de producciones artísticas e intelectuales que lo alumbraron y posibilitaron, junto con el accionar político y militante de cierto número de personas que fueron los que en realidad deben ser considerados los pioneros de esta visión tan fundamental de la historia de América.

 

 

 

 

Martí, Sandino… probablemente sin proponérselo terminaron siendo grandes próceres del antiimperialismo americano y, seguramente, su comprensión del fenómeno de la dominación en sus países (los hechos históricos mismos) son los que los fueron llevando a la comprensión del rol de los EEUU en las desgracias de nuestro continente. Es decir, sin negar las capacidades intelectuales de hombres como Martí, su praxis política, la resolución de su drama nacional en la acción, fue lo que los acercó a la comprensión del rol nefasto de las grandes potencias en relación a nuestros países. En un plano más intelectual debemos ubicar a hombres como Mariátegui y al menos conocido y reconocido Manuel Ugarte. Ambos venidos del socialismo, el peruano en su versión marxista, el argentino en el socialismo. que luego devendría en socialdemocracia.
Es interesante señalar que si bien estas corrientes estaban a principios del siglo XX sumergidas en la lucha social, política y hasta clasista, no es menos cierto que en el caso de estos dos latinoamericanos, es ese borde de lo social (su techo, más precisamente) lo que los hace comprender el fenómeno de la dominación y el imperialismo. Dicho de otro modo, no hay solución de la lucha social en un país dominado sin abordar el tema de la dominación que ese país sufre a manos de las potencias. Por eso me parecía oportuno traer estos nombres hasta el presente… por qué el antiimperialismo (que no necesariamente ha de ser siempre anticapitalista) nace en América de la tradición del anticapitalismo político. Es muy interesante e ilustrativa la anécdota de Ugarte como delegado del Partido Socialista Argentino ante el Congreso de Stuttgart de la Segunda Internacional Socialista (1908), cuando con estupor Ugarte asiste a la justificación del colonialismo por los socialistas europeos. Lenin también se refiere al hecho al que califica de vergonzoso y oportunista y lo cita en sus obras como de autoría de la “comisión de la cuestión nacional” de dicho Congreso y que dice textualmente: «… el Congreso no condena en principio y para siempre cualquier política colonial, que en un régimen socialista puede ejercer una acción civilizadora».
Este es el mérito de hombres como Ugarte, hombres que desde las ideas avanzadas de una superación de la sociedad capitalista vieron la importancia central que tenía el tema nacional y el fenómeno de la dominación en los países periféricos. Esta evolución en su pensamiento lo llevó primero a protagonizar una facción nacional dentro del partido socialista, luego a irse del mismo, a dar conferencias en todas las ciudades imaginadas del mundo, escribir una treintena de libros y a estar incluso muy cerca del peronismo en algún momento. Recomiendo no sólo la evocación, sino también el estudio de uno de los precursores del pensamiento antiimperialista, hoy tan en boga, tan tensionado, tan renombrado y remanido pero que, como todo, merece ser conocido en su derrotero, en su conformación, con las características y máculas que le fueron impresas desde el principio, pero por sobre todo de la primera mano de sus fundadores y no desde el lente muchas veces oportunamente empañado de sus apologetas interesados.

Fuente: Acercándonos

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>