LATIFUNDISTAS BRASILEROS Y LA POLICÍA DESALOJAN A PEQUEÑOS PRODUCTORES

Por Martín Sereno desde Cerro Morenita, Lanusse, Colonia Wanda, Misiones

Las familias de Cerro Morenita denunciaron cortes de alambrado, amenazas con disparos de arma de fuego e intimidaciones de los inversores brasileros acompañados por el comisario de Wanda para que desalojen los lotes fiscales.

El 1 de mayo del 2013 el gobernador de la provincia anunció en su discurso en la legislatura la “reforma agraria”  que tanto necesita misiones, fue tan sólo un anuncio pues en lo que va del 2014 se presentaron muchos más conflictos y ni siquiera se cumplimentaron los compromisos asumidos con las familias involucradas en el conflicto que forzó el anuncio (Puente Alto y La Colorada).

A principios de abril las más de 200 familias de Puerto Argentino 1 y 2 (San Pedro) denunciaron amenazas e intimidaciones de funcionarios municipales (incluido el intendente local) y de particulares acompañados por efectivos policiales para que desalojen sus chacras, método que se vio replicado en Delicia-Mado, en Nueva Libertad y ahora en Colonia Wanda, los problemas de tenencia y propiedad de la tierra en nuestra provincia se multiplican y las soluciones no aparecen.

Hasta el día de hoy no se ha concretado la expropiación de las 600 hectáreas que por ley sancionó el año pasado la cámara legislativa provincial para entregarles a P.I.P (pequeños productores independientes de Piraí).
Semanas atrás se llevó a cabo en la UNAM un seminario de la lucha por la tierra co organizado con la subsecretaria de agricultura familiar a la cual no asistió ningún funcionario provincial del área de tierras, eso es por lo menos, llamativo. En el mismo, el rector de la Universidad expresó: “hay que desarrollar políticas nacionales, provinciales y locales muy serias para acompañar proyectos de agricultura familiar sustentables que sostengan y potencien la función social de la tierra.”

Cerro Morenita: Primer Episodio
Lo acontecido en Cerro Morenita, municipio de Colonia Wanda es, según las denuncias de las familias rurales, una situación extremadamente grave pues  la actitud prepotente y amenazante con que terratenientes brasileros utilizada para atemorizar a las familias y despojarlos de sus tierras ha sido avalada por el jefe de la comisaría local y otros efectivos policiales.
Lorenzo Amantino de Melo trabaja como peón en una de las chacras, haciendo además de cuidador de la misma, tiene 56 años de edad y es conocido en la zona por su capacidad de trabajo y su responsabilidad: “yo estaba el lunes tranquilo haciendo mis tareas cuando empezó un griterío fuerte y unos disparos, muchos disparos, yo salí corriendo para la zona de monte a refugiarme porque se escuchaba que venían para la casa, de lejos pude observar que eran un brasilero que se hace llamar Ademir, acompañado de policías de la comisaría de Wanda, quienes ingresaron al predio, cortaron el alambre perimetral en varios sectores y eran los que efectuaban los disparos de fuego, llegaron hasta la casa, que yo había dejado cerrada y reventando una ventana ingresaron a la misma y se robaron lo que había adentro, herramientas y hasta una docena de huevos” rememoró ante PRIMERA EDICION la escalofriante situación.
Francisco Lambrecht es el poseedor del lote en cuestión y enterado de la situación ante un llamado de Lorenzo se dirigió a la comisaría de Wanda para efectuar la denuncia correspondiente, pero sorprendentemente, según afirmó, tuvo que tolerar las siguientes palabras: “no le vamos a tomar la denuncia y retírese porque si no va a quedar detenido”, así fue recibido por las autoridades locales.
“Estoy avergonzado” expresó Lambrecht, “por nuestras autoridades, nos persiguen, nos amenazan con disparos y trabajan como empleados de terratenientes brasileros, a mi empleado lo corrieron a tiros y cortaron todo el alambrado del rumbo de mi chacra, se robaron herramientas y otros enseres luego de forzar la entrada a la casa. Cuando fui a hacer la denuncia no me la tomaron, claro como la van a tomar si ellos mismos están involucrados.”
Lorena Correa es la vecina inmediata de Lambrecht y ella figura como testigo en la denuncia efectuada por Lambrecht y de Melo ante la fiscalía 3 de Iguazú, en diálogo con este matutino expresó: “era un lunes, recuerdo porque ese día había quedado sólo mi hijo mayor cuidando los animales, se le había escapado una vaca y cuando estaba en procura de ella escuchó y pudo ver a lo lejos un grupo de gente, entre ellos algunos uniformados, que iban a los gritos y a los tiros contra la chacra de Lambrecht, mi hijo se asustó y se vino corriendo, llegó a casa pálido y no hablaba, luego después de un rato largo recién recuperó el habla y nos contó lo que pasaba. Ahora no quiere ir más a la chacra.”
“Esto no es la primera vez que pasa, nosotros también hace un tiempo sufrimos presiones, llevamos 14 años viviendo acá, y hace dos años, también vinieron unos brasileros y nos amenazaban para que nos vayamos, acá llegan y se hacen dueños, desgraciadamente con la complicidad de las autoridades. Ya no podemos estar tranquilos, vienen en patota y armados, no existe la ley acá.”

Segundo episodio: complicidad policial total
Los vecinos de la zona han perdido toda la confianza en las autoridades locales, manifiestan que los efectivos de la comisaría local acompañan a los brasileros y que el intendente Frowein está al tanto de todo y no resuelve la situación.
Al sábado siguiente, nuevamente cuando Lambrecht no se encontraba y estaba sólo de Melo en la chacra, llegó el denominado “Ademir” acompañado de un grupo de gente, policías y nuevamente lo encararon: “eran como las 5 de la tarde, llegó el comisario (Gallardo), policías, el brasilero y un grupo de peones, se acercaron hasta mí y me dijeron que tenía que salir y dejar la chacra a lo que respondí que la chacra no era mía, que trabajaba por mi salario y que eso deberían resolverlo con mi patrón, el comisario me respondió “ustedes tienen que salir, esta tierra es del brasilero así que váyanse de acá” y el brasilero agregó “hasta ahora vine por las buenas, vine con paciencia pero yo puedo contratar gente y hacer demoler todo, así que aprovechen y váyanse por las buenas”, el comisario intervino nuevamente para acotar “hasta quemarles la casa”. Yo quedé aterrorizado, primero el episodio de los tiros y cortaron todo el alambre, y ahora recibir una amenaza del brasilero y de la policía juntos, yo no tengo de que vivir, pero creo que voy a abandonar mi trabajo porque prefiero conservar la vida y perder el trabajo y no al revés.”
Consultado Lambrecht: “este segundo episodio nos hace sospechar de que existe algún incentivo económico muy fuerte para que venga el mismo comisario a amenazar a mi peón, estos terrenos son fiscales, el brasilero no es propietario pero se maneja con tal impunidad que puede llegar hasta mi casa y decir, con la complicidad del comisario,  que si no nos vamos por las buenas nos van a sacar por las malas, nosotros vivimos de la tierra y de acá no nos vamos a ir. Esto es muy serio, que la propia autoridad policial te amenace ya es demasiado, nosotros hicimos en fiscalía la correspondiente denuncia porque a nivel local está todo corrompido” y para finalizar agregó “hago responsables a las autoridades policiales de cualquier cosa que nos suceda a mí, a mi familia o a mi secretario, porque todavía seguimos recibiendo amenazas.”
La denuncia se encuentra radicada en la fiscalía de instrucción nº3  con fecha 28 de abril del año 2014.

Fuente: Agencia Paco Urondo

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>