La izquierda claudicó frente a la revolución bolivariana

 

Por: Amílcar Figueroa Salazar

El escritor y político venezolano Amílcar Figueroa Salazar  definió  a la revolución venezolana como una creación heroica, -parafraseando al peruano José Carlos Mariátegui, porque tiene características propias y no se parece a ningún otro proceso.

 

 

“Creo que el gran aporte del comandante Hugo Chávez es haber liderado un proceso pensado acorde a las características venezolanas”, señaló el escritor.
Figueroa Salazar  tomó un despacho prestado en el enorme edificio del Parque Central, en pleno centro de Caracas, para hablar del proceso venezolano. Con una dilatada trayectoria en la lucha revolucionaria, es uno de los pocos intelectuales que se atrevió a enfrentar la histórica polémica: ¿Reforma o Revolución?
Los cambios que se viven en el país  ameritan ir más allá de la crónica del desarrollo de la revolución bolivariana. Y Figueroa Salazar lo hace desde  el análisis en el contexto latinoamericano y desde las circunstancias en que se desenvuelven.
Es diputado del Parlamento Latinoamericano, (Parlatino),  por Venezuela, Presidente Alterno del mismo, y miembro del Buró Político-Regional Caracas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

¿Cómo superar el capitalismo?

Podemos observar que el capitalismo en Venezuela tuvo un desarrollo muy particular. Hubo una economía petrolera rentista por un siglo que marcó el común de la sociedad, la caracterizó en su estado, en su pensamiento, en su cultura, en sus costumbres. El sistema capitalista se impuso en la sociedad venezolana a la sombra de la economía
minera-petrolera. O sea enfrentar esa situación supuso  un primer reto la superación de ese capitalismo que es la base de los problemas. Cambiar ese capitalismo por un socialismo productivo.

¿Y la clase obrera de Venezuela?

Sin pasar por las fases del capitalismo clásico, la economía petrolera generó una estructura de clases, entre cuyas características resalta que el proletariado fabril ha sido escaso y que el ingreso proveniente de la renta permitió la temprana formación de una especie de aristocracia obrera en las ramas emblemáticas de la economía, factor que ha sido en detrimento de que esta clase se constituya en el sujeto histórico del cambio. En ese sentido, la revolución bolivariana es atípica. Es una revolución donde la clase obrera casi no tuvo incidencia.
La economía petrolera consume muy poca mano de obra, ahora ha crecido bastante el sector petrolero. Desde el obrero menos calificado hasta el ministro  suman 75 mil personas las que trabajan y producen la mayor cantidad de producto interno del país. Eso es lo que genera  la industria petrolera. Pero a la vez el sector petrolero genera un
Estado fuerte e hizo que la gente dejara el campo para concentrarse en las ciudades. Es así que el 85% de la población venezolana ocupa solamente la franja costera quedando despoblado el resto del país. Venezuela no  se vio forzada a generar  manufactura.
Nosotros tenemos una serie de fuerzas sociales interesadas en el cambio, por supuesto que incluye la clase obrera, pero que no es esta solamente y eso es una diferencia sustancial.

¿Cuál es la base del proceso venezolano?

Finalmente siempre se ha dicho que la revolución descansa sobre la alianza cívico militar. Lo cívico incluye sectores muy diversos de las clases empobrecidas, no necesariamente obrera; y en lo militar, siempre hubo una simiente popular en las fuerzas armadas. Varios ejemplos sustentan esta teoría. Los levantamientos de militares de izquierda que hubo en los años 60, los contactos entre los oficiales y el PC, y el origen de las fuerzas armadas venezolanas con la impronta de Simón Bolívar .
Precisamente, el actual proceso se remonta a la historia misma venezolana. Desde Simón Bolívar pasando por las acciones de militares nacionalistas y la guerrilla de los años 60.
En 1957, el Partido Comunista organizó la Comisión Militar para trabajar con los militares nacionalistas y se puede decir que el derrocamiento del  régimen personalista que presidió Marcos Pérez Jiménez  que se produjo el 23 de enero de 1958 se debió a esa alianza cívico-militar que formó el PC.
Pero debemos reconocer que, en un primer momento, la Revolución Bolivariana extrae sus contenidos de la poesía de nuestro pasado: el núcleo central del pensamiento del Libertador Simón Bolívar. Independencia. Soberanía. Redención Social y Unidad Continental constituyó el principio rector de aquellas primeras jornadas.

¿Por qué es necesario un movimiento bolivariano continental?

Porque la lucha por la unidad de América Latina está cruzada por varias dificultades, y una lucha por la unión de los pueblos no se puede dar separada de la lucha por el socialismo.
Esta no es una discusión subalterna, mucho menos si tomamos en cuenta la ola de cambios políticos que se han producido en el continente durante los últimos diez años. Las rutas son distintas, al lado de regímenes tremendamente reaccionarios como los de Colombia y Perú se produce una serie de cambios políticos progresistas: unos se encaminan para la reforma y otros por la revolución. Esto se encuentra dialécticamente relacionado con el grado de desarrollo de la lucha social y la conciencia social en cada uno de nuestros países donde debemos advertir que los triunfos electorales no necesariamente se corresponden con un mayor grado de desarrollo de los movimientos sociales, de la lucha social, de la conciencia social. Brasil es un ejemplo claro. El movimiento obrero, el Movimiento Sin Tierra sufrieron un frenazo ante la expectativa reformista.
Otros problemas, no menos importantes, estarían referidos a que no habrá unidad verdadera de América del Sur con el Plan Colombia ni con el poblamiento de bases militares imperialistas.
¿Cómo construirlo?

La lucha por el socialismo en América Latina tiene otro alcance, es más profunda socialmente, y  pasa por la construcción de un movimiento que vaya más allá de las fronteras nacionales y debe conjugar todos las rebeldías, todas las disidencias, todos los modelos alternativos que se están desarrollando, y deben buscar finalmente una construcción teórica  para propiciar el cambio necesario en el Continente.
Ya lo dijimos antes. Con los recursos naturales, el buen porcentaje energético, y con la mayor reserva de biodiversidad, tenemos una buena combinación, una buena base material donde el proyecto sea sustentable.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>