LA ESMA Y SU DOBLE

esmapueblo

En la mañana del miércoles el Tribunal Oral Federal N° 5 escuchó a la querella de la Secretaría de Derechos Humanos reconstruir la estructura represiva que sostuvo la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) durante la última dictadura cívico-militar y las responsabilidades individuales de los imputados. Los alegatos continúan y se espera llegar a una sentencia antes de fin de año.

La duplicación
La abogada Lucía Gómez Fernández inició su exposición explicando que la ESMA tuvo una doble inserción orgánica, dado que mientras siguió funcionando como un ámbito de formación de la Armada, desde el mismo 24 de marzo de 1976 también sirvió como Centro Clandestino de Detención (CCD) y Exterminio. Esta duplicación institucional, explicó Gómez Fernández, puede reconocerse con facilidad en Rubén Chamorro quien estaba a cargo del Grupo de Tareas 3.3 y era también el director de la ESMA.
Esta convivencia no fue sólo espacial, dado que los mecánicos formados en la Escuela, nutrían la estructura del CCD. Como dijera el represor Luis María Mendía: “La ESMA estaba en el epicentro de la guerra antisubversiva” y se conformó cómo una base operacional de combate.

Las medallas de Massera
El planteo de la querella volvió a hacer foco en la alta plana del gobierno militar y volvió a demostrar que nadie ignoraba lo que pasaba en la ESMA. Se comprueba en las reiteradas visitas de Leopoldo Galtieri, Armando Lambruschini, Guillermo Suarez Mason.
Incluso Emilio Massera, condecoró en una oportunidad a miembros del Grupo de Tareas en la misma Plaza de Armas de la ESMA. Pero la ironía histórica existe. Fue a partir de ese listado de 81 condecorados por Massera que en el 2009 se pudo acreditar que 28 represores habían actuado en ESMA aunque no habían sido identificados por los sobrevivientes.

La ESMA estaba en todos lados, también en París
La ESMA era el mayor predio de la Armada en Capital Federal. Con sus 17 hectáreas, permitía la duplicidad institucional que explicó la querella y su ubicación, en la zona norte de la ciudad, la proponía como un lugar privilegiado para la “guerra antisubversiva”. El CCD funcionaba en el Casino de Oficiales y en las claves de la Armada estaba identificado como Selenio. Ahí funcionaba un área de finanzas, un área de prensa, una de acción militar, otra de acción psicológica, un laboratorio de fotografía y una oficina de falsificación de documentos.
Pero además el aparato represivo necesitó de otros espacios operativos. En primer lugar, el Hospital Naval, donde la patota llevaba a los heridos en los operativos de secuestro para salvarles la vida y poder interrogarlos. También en el Hospital dieron a luz las detenidas. Después, la patota utilizó una serie de quintas para llevar a los prisioneros. Algunos antes de ser liberados como parte del “proceso de recuperación” y otros que más tarde serían asesinados.
Estas quintas, la mayoría de ella ubicadas en el norte de la provincia de Buenos Aires, eran utilizadas ante la visita de periodistas internacionales o comisiones de inspección. El caso más difundido es el del traslado de los detenidos a una isla del Tigre llamada “El Silencio” en septiembre de 1979, ante la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a la ESMA.
La querella también se refirió a la casa de la calle Zapiola y a la oficina de prensa de Libertad y Santa Fe, donde se obligaba a los detenidos a realizar informes sobre la situación política, gremial y social. El aparato político montado por Massera llegó a incluir un Centro Piloto en París. El proyecto, que inició en 1977, estaba pensado como sede de una Dirección de Prensa para construir una imagen positiva de Argentina en el extranjero.

Las internas de la ESMA
En la ESMA operaron tres patotas. La Unidad de Tareas 3.1 con objetivos carácter defensivos, de control poblacional, patrullaje y servicio de calle, la Unidad de Tareas 3.2 destinada a operaciones de la denominada “lucha contra la subversión” y el Servicio de Inteligencia Naval (SIN). La interna que se reconstruye a partir de los testimonios era entre las dos primeras y el SIN. Tenía raíz política y estaba centrada en la figura de Massera. Estas tensiones permitieron que en el caso del asesinato del periodista Rodolfo Walsh, el agente del SIN, Pablo Eduardo García Velasco lograra la absolución. El fallo del tribunal decía que “no habiéndose acreditado con el grado de certeza necesaria que haya intervenido…”.
Y es cierto que esa interna está probada por los testimonios de los sobrevivientes y por momentos podrían dar la impresión de estructuras superpuestas que se disputaban méritos en “la guerra antisubversiva”. Sin embargo su absoluta colaboración está más que probada para la querella.
En el caso de la sobreviviente Lila Pastoriza, por ejemplo, declaró que si bien era detenida del SIN fue víctima de toda la estructura represiva montada en la ESMA, donde cada uno intervino desde su lugar operacional. Otra sobreviviente declaró que su cuerpo pertenecía al SIM pero estaba en la casa del Grupo de Tareas 3.3. Y está acreditado que para realizar los secuestros se utilizaba la misma organización operacional y después la misma estructura para alojar a los detenidos.
La querella afirmó que, si bien el SIN era de la histórica estructura de la Armada y el GT era una creación nueva de Massera, se complementaban. De otra forma no sería explicable que usaran los mismos edificios, participaran unos y otros de torturas, planificaran juntos las operaciones, secuestros y asesinatos De esta forma, dijo Lucía Gómez Fernández, no se puede deducir que no hayan trabajado en conjunto y no hayan colaborado.

El doble
En todos los argumentos desarrollados por la querella de la Secretaría de Derechos Humanos se ve que la estrategia principal de la represión era operar en un espacio duplicado. El CCD dentro de la ESMA, los anexos operacionales, la doble vida de los represores, lo que realmente pasaba en el país y su imagen en el exterior. Incluso la interna entre el SIN y el GT 3.3 puede leerse en esta misma dirección. Y, como solía decir Jorge “El tigre” Acosta a los detenidos: ser dueños de la vida y de la muerte.

Fuente: Notas

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>