LA DISPUTA ELECTORAL

Por Raúl Oscar Ruiz Huidobro

Para La tribuna de los Sin Voz Impresa

La crisis capitalista y la bronca se manifiestan y se profundizan en Europa. En Argentina pese a la crisis estructural el kirchnerismo impuso su agenda programática y crece en intención de votos. La oposición ese desdibuja. La centroizquierda y la izquierda reformista son solo una expresión testimonial.

A cinco meses de las elecciones presidenciales en nuestro país, la crisis mundial sigue manifestándose con crudeza. Europa y sobre todo Grecia, Francia y España sufren las consecuencias de los ajustes promovidos por el FMI. Así aumenta el desempleo, se resiente la educación, la salud y la vivienda para los sectores populares se torna una utopía.
A pesar de la crisis estructural del capitalismo y sus consecuencias negativas para nuestros pueblos, las condiciones socio políticas y económicas en nuestra región se manifiestan en sentido contrario que en Europa.
En nuestro país pese a la crisis estructural del capitalismos y sus consecuencias negativas, el kirchnerismo maneja la gestión y la acción política de acuerdo a sus previsibilidades. La economía no le acarrea problemas. Los índices de desempleo se mantienen bajo y sin miras de dispararse. Los puestos de trabajo no genuino y los planes sociales siguen conteniendo. Las paritarias se equiparan con la inflación.
En ese escenario, las elecciones presidenciales de Octubre ya se instalaron entre nosotros favoreciendo al oficialismo. La tendencia electoral y las intenciones de voto no son las mismas que antes de la muerte de Néstor Kirchner y menos aún al revés electoral del kirchnerismo en Octubre del 2009. Hoy favorecen holgadamente a la Presidenta Cristina Fernández.

ROCES EN ESCENA

Se puede estar de acuerdo o no con esta última afirmación, lo que no se puede negar es la realidad. A lo largo y ancho del país y en todos los ámbitos se van tensando las fuerzas. Todo se convulsiona y se relaja velozmente. La dinámica de la puja se manifiesta débil por abajo y se instala en la superestructura sin injerencia de los sectores populares.
El intento de la Presidenta Fernández de alcanzar un pacto social previo a la confrontación electoral de Octubre, no fue cuestionado por los trabajadores y si por las cámaras empresarias y por parte de la burocracia sindical que avanzo con sus propios reclamos sectoriales y políticos.
De esa manera se creó un escenario político inquietante para todos los protagonistas. La presidenta Cristina Fernández tuvo que salir al cruce de la «radicalización» de la CGT barrionuevista, frenó probables ímpetus de cambios de figuritas con la CGT moyanista y calmó a la sectores de la clase media que pueden perfilarse como aliados en los votos para Octubre. 

TENDENCIAS E IMPREVISIBILIDAD

Con previsibilidad los caudillos provinciales u fuerzas opositoras diagramaron un cronograma de elecciones adelantadas que los ponían al reparo de la tracción de votos de la Presidenta Fernández. La imprevisibilidad marcó a fuego a la oposición con los resultados electorales de Catamarca y Chubut.
El Frente Social que gobernaba Catamarca desde hace 20 años buscaba la reelección de del gobernador Brizuela del Morral. La senadora Kirchnerista Lucía Corpacci que figuraba en todas las encuestas como perdedora, con el apoyo de la Presidenta Fernández se quedó con la victoria y la gobernación.
En Chubut, los 25 puntos de diferencia que anunciaba el candidato presidenciable Mario Das Neves a favor de su delfín Martín Buzzi, no existieron a la hora de la contienda electoral.
Las irregularidades encontradas en los comicios dieron paso a una nueva elección suplementaria. 2.000 votos en juego no podían modificar la tendencia y Buzzi ganó al candidato del kirchnerismo por menos de un punto.
El triunfo pírrico, no legitima a Mario Das Neves como candidato presidenciable. Buzzi, debe gobernar  con la cámara de diputados en contra y con la urgencia por lograr acuerdo nacionales para fortalecer la gestión. Con este escenario y con Das Neves herido gravemente como referencia política, puede que pragmatismo peronista mediante, el gobernador electo en Chubut termine acercándose al kirchnerismo.
En las elecciones de Salta y La Rioja las tendencias y encuestas previas se correspondieron con la realidad: Los aliados kirchneristas triunfaron más que holgadamente y hundieron un poco más a la oposición que no logra hacer pié. El salteño Juan Manuel Urtubey se quedó con todo y agradeció el apoyo de Cristina. El riojano Luis Beder Herrera también ganó con mucha diferencia a favor y también retribuyó con apoyo para la presidenta.

CABEZA A CABEZA EN LA CABA

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires, siempre esquiva al peronismo y ahora al kirchnerismo, parecía algo inalcanzable. De acuerdo a los últimos resultados electorales y sobre todo los de Catamarca y Chubut  parece haberse revertido la tendencia.
El 10 de julio se sabrá quién gana y cómo será el ballotage. El PRO se devaluó un poco más – en el 2007 Macri había sacado 45%, en el 2009 Gabriela Michetti perdió el 10% de los votos alcanzando un techo del 35%, Hoy casi todos los encuestadores ubican a Macri por debajo del 35%. -el Frente Para la Victoria achicó los veinte puntos de diferencia en contra que tenía hace cuatro años atrás y emparejó la intención de voto.
En la CABA, Pino Solanas se le acabó el hilo, ahora el barrilete de los sueños colacionó con la realidad. La intención de voto a Pino muestra una tendencia a la baja. Los votantes de la capital son proclives al mal llamado voto útil y ese voto, ya tiene una opción pareja entre Filmus y Macri. Claro que para que todo esto pase también hay que ver que la Presidenta Cristina Fernández, solo en dos años levantó una imagen positiva del 25 al 52%, y eso también traccionará votos en la CABA.

PREDILECCIONES OFICIALISTAS

Otros políticos, por ahora – lejanos a nuestros intereses de clase – enfrentados a la derecha tradicional aliados del kirchnerismo pareciera ser que se llevan puestos y por mucha diferencia de votos a la oposición más que debilitada. Tucumán, San Juan, y Santiago del Estero es  muestra de ello.
En Córdoba, Santa Fe y Mendoza las tendencias de voto indican que el kirchnerismo repuntó. En Córdoba hasta el matrimonio de conveniencia con José Manuel de la Sota se rompió debido a que el cordobes se cortó solo en el armado de las listas. En la demás provincias exceptuando La Pampa y Tierra del Fuego todo indica que no habrá sobresaltos para el oficialismo.

EL JUEGO OPOSITOR

De estar vivos al ver la trama electoral que pretende armar la UCR probablemente hasta Hipólito Yrigoyen y Mosies Levensson romperían el carnet de afiliación. Claro que el oportunismo puesto en la manifestación de alianza con Francisco De Narváez, no es una articulación más, es un hecho político que retrotrae al viejo tronco radical a otros tiempos. Tiempos donde con alianzas por derecha terminaron apoyando a los golpes de la Libertadora, a Onganía y tuvieron participación activa con aportes de cuadros políticos y técnicos a la dictadura Videlista.
A los hombres de Alem, la probable alianza entre la UCR y el Colorado De Narváez en vez de sumar les restó. Ese hecho político llevó a Hermes Binner – máximo referente de la social democracia del centro llamada «socialismo» – a que no estuviera de acuerdo con la alianza con partidos «no progresistas» y diera un portazo a la articulación. Con la alianza Ricardo Alfonsín Hermes Binner rota, con Mario Das Neves y Mauricio Macri bajándose de candidatos presidenciables y una Lilita Carrió que sigue místicamente divagando con denuncias y «sutnamis» la oposición juega para que la Presidenta Cristina Fernández se perfile como ganadora en las elecciones de Octubre.
Un párrafo aparte merece el fascista Eduardo Duhalde. Éste, ni metiendo miedo como vocero de los genocidas presos consigue acuerdos. Prueba de ello, es que después del papelón con Rodriguez Saá en las internas que promovieron aún sin la legalidad establecida, no puede mover el amperímetro y termina alejando a todo aquel que no comulgue con ultraderecha de los Barrionuevos y Momo Benegas.
Por el lado progresista, Hermes Binner es consciente que sin la estructura nacional y la plata de la UCR, él también perdió. Los acuerdos electorales con Proyecto Sur (Pino Solanas), el Frente Cívico (Luis Juez en Córdoba), el GEN (Margarita Stolbizer en Buenos Aires) y la Unidad Popular (Víctor de Gennaro con el frente dividido de la CTA) solo le permitiría ser una candidatura con expresión minoritaria y testimonial, que ni siquiera preocupa al oficialismo.
La izquierda reformista, los «morenistas» que llenos de consignismos y estrategismos y hasta algunos anarquistas posmodernos que plantean el abstencionismo como salida revolucionaria, llenos de purismo, dogmas y recetas lineales y mecánicas, no son opción y solo se  transformaron en una expresión residual que no concita la atención de las masas y ni siquiera de los hombres y mujeres que sobreviven con los planes con que ellos los asisten.

REFLEXION FINAL

En el campo de los que no nos resignamos, ni nos arrepentimos, ni abjuramos de la revolución y la sociedad al servicio de la clase que vive del trabajo, la derrota coyuntural que nos provocó la dictadura y sus consecuencias de atomización, debilidad, desconfianza nos ha debilitado. Pero, la clase dominante también es consciente que estamos llegando a una década de gobierno kirchnerista, donde lenta pero firmemente se va reconstruyendo la identidad y la subjetividad y un reacomodamiento de la relación de fuerzas favorable a nuestros intereses históricos.
Los que sostienen el poder están alertas ante estos y otros hechos, pero también son conscientes que en esta coyuntura carecen de partidos o figuras con alcance nacional que impongan su política. El fortín de la Capital Federal no les garantiza, y hoy ni siquiera les alcanza para imponer electoralmente a la derecha que defiende sus intereses en el gobierno capitalino.
En este escenario, la contraofensiva capitalista estadounidense busca imponer una agenda con el objetivo de imponer una acción programática contraria a la línea de gobierno del kirchnerismo y absolutamente ajena a la liberación nacional y social. He aquí que solo puede haber respuesta posible lograr la acción movilizadora del pueblo como forma de defender lo hasta ahora reconquistado, seguir reclamando nuestros derechos y demandas para terminar definitivamente con las políticas neoliberales en el campo ideológico, cultural y político.
A esta altura de los hechos históricos habría que pensar que al margen de la alternativa electoral o la tibia demanda popular, se encuentra en juego la acumulación de fuerzas para terminar de reconstruir la subjetividad y lograr concretar el proyecto de país independiente y la soberanía nacional que nos merecemos.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>