JORGE TRIACA, MINISTRO DE TRABAJO: UN HEREDERO DEL SINDICALISMO DE «LA PIZZA Y EL CHAMPAGNE»

triacajorge

Por Mario Hernandez
Su padre, Jorge Triaca, fue el símbolo más obsceno del sindicalismo amarillo. Durante la dictadura, encabezó la Comisión de Gestión y Trabajo para dialogar con el gobierno militar, cuando declaró en el Juicio a las Juntas, negó conocer “casos de trabajadores desaparecidos”.
Fue el primer Ministro de Trabajo de Menem. Desde allí fue parte fundamental del proceso de privatizaciones, que dejó en pocos meses 570.000 trabajadores estatales en la calle. Acorde con los tiempos del sindicalismo empresario, era propietario de un haras y costosos caballos de carrera. Hasta llegó a gerenciar el restaurant del aristocrático Hipódromo de San Isidro. En 1992 se convirtió en el primer dirigente sindical en ser aceptado por el súper exclusivo Jockey Club Argentino, el mismo que las masas peronistas identificaron con la revolución fusiladora de 1955.
Don Jorge nunca ocultó a qué clase aspiraba a servir. Lo aclaró un día en una entrevista televisiva: «el verso de la marcha peronista que dice ’combatiendo al capital’ es sólo una licencia poética».
Pero volvamos a Jorgito, quien como Mauricio estudió en el Colegio Cardenal Newman y se graduó en la Universidad de San Andrés como Licenciado en Ciencias Económicas, para más tarde realizar un posgrado sobre “Regulación de Mercados”. Sus antecedentes le permitieron ingresar como consultor en el programa “Reforma de la Administración Pública” entre 1996-1998, que se ocupaba de las privatizaciones y desguace del Estado.
De 2005 a 2009 fue Director Ejecutivo de la Fundación PensAR, el think thank de donde surgieron muchos de los cuadros del PRO, formado por los gerentes de empresa que hoy componen el gabinete de Cambiemos.
Jorgito Triaca, con estos antecedentes personales y políticos que poco hablan de los derechos de los trabajadores, se convertirá a partir del 10 de diciembre en el próximo Ministro de Trabajo. Le ganó la pulseada al funcionario cordobés, Jorge Lawson, ex gerente de Arcor, cuestionado por los gremios.
Tras la primera vuelta electoral, el entonces diputado macrista Jorge Triaca (hijo), inició una serie de charlas reservadas con sindicalistas para darles un mensaje: “Quédense tranquilos. Si gana el balotaje, Mauricio no avanzará sobre ningún gremio”.
Con ese guiño por parte del presidente electo, los “gordos” se reunieron el miércoles en la sede de UPCN. El encuentro fue convocado con el inicial propósito de rearmar los grupos más influyentes de la CGT que se comprometieron con la campaña de Daniel Scioli, si bien durante los días previos al balotaje -luego del resultado decepcionante de la primera vuelta- se corrieron de escena y dejaron todo el protagonismo a Antonio Caló. Los «gordos» e «independientes» también avisaron que la aparente voracidad de cargos de Moyano puede ser un escollo insalvable para una futura unidad sindical.
Al camionero le adjudican haber intentado, desde que arrancó la semana, negociaciones con Macri y sus colaboradores para ubicar a dirigentes y técnicos de su entorno en espacios clave para sus intereses como Transporte y la Superintendencia de Servicios de Salud, ligada al reparto de fondos para las obras sociales.
El lunes, Lingeri de Obras Sanitarias, el «independiente» que mejor relación tiene con Moyano, lo llamó por teléfono para avisarle del disgusto de los dos sectores. La evocación los lleva al arranque de la gestión presidencial de Kirchner, cuando el camionero ubicó al frente de la entonces Secretaría de Transporte a un técnico de su confianza, Guillermo López -de cuyo retorno al área comenzó a hablarse en los últimos días- y a sus abogados al frente de la Administración de Programas Especiales de la Superintendencia de Salud.
El camionero también se sumará a una fuerte campaña para reestructurar el PJ. Las primeras señales de esa jugada política surgieron de un asado compartido entre Sergio Massa y 35 dirigentes de la CGT Azul y Blanco, presididos por Luis Barrionuevo. Allí, el tigrense advirtió que no quiere un cogobierno con Macri y que la consigna es “ayudar, siempre que no haya ajuste”.
Hay muchos perdedores sindicales que tratarán de reacomodarse ante Macri y una futura CGT en la que Moyano volvería a tener peso. Entre ellos, Antonio Caló, quien dijo a Clarín: “Felicito a Macri y le deseo que haga una buena gestión porque si él tiene éxito, tendremos éxitos todos los argentinos”, destacando que la CGT kirchnerista y el sindicato metalúrgico “están dispuestos a conversar con el Presidente electo”. El titular de la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores, Gerónimo «Momo» Venegas, señaló que «la unificación de la Confederación General del Trabajo (CGT) merece un gran debate».
«Hay un compromiso de la mayoría de todos los gremios de convocar a un plenario nacional, de hacer la unidad. La CGT tiene que ser una institución con propuestas, donde se discuta el destino del país», sostuvo el líder sindical.
En diálogo con «Levantado de diez», programa que conduce Mauro Federico por Radio10, Venegas opinó que la discusión debería considerar «una CGT que tenga tres secretarios generales que se pongan de acuerdo en un Consejo Directivo para llevar adelante una política acorde a las necesidades del país».
En otro orden, «Momo» Venegas celebró el fallo de la Corte Suprema de Justicia que declara inválida la medida que derivó en el traspaso del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (RENATRE) al Ministerio de Trabajo.
En su decisión la Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucionales los artículos 106 y 107 de la ley 26.727, que le quitó hace varios años al sindicato de los trabajadores rurales y empleadores la administración directa del seguro por desempleo.

Fuente: Rebelión

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>