Hasta la victoria siempre

Por:  LA TRIBUNA  de los sin voz

Querida Mercedes:

No sé como será ahora la lucha sin vos. Seguramente será más dura y exigirá más coraje. Ni te imaginas cuanto fuerza nos diste y cuanta fuerza nos seguirás dando. En tren de confidencia te confieso que para muchos de nosotros antes de salir al combate, eras el maíz y el ají que nos hacía falta para alimentarnos.
Capaz que jamás te diste cuenta como desde la Ispika o el vinilo te metías entre nuestras cosas pechando al miedo. Te necesitábamos justo ahí. Ahí estabas dándonos sustento para salir a repartirnos en amor por todos.
Martita, ahora dicen que hoy inexplicablemente no pudiste burlar a la muerte. Mecha, todos aseguran que has muerto. Gladis Osorio, la virtual dictadura mediática te vuelve a matar de repente. Negra, nada es cierto, “tanta veces te mataron, tantas resucitaras”. Nada me preocupa, por que se que solo te estas repartiendo solidariamente en millones de vidas. Siempre estuviste así y seguirás así cantando y reviviendo como la cigarra de la libertad.

“A esta hora exactamente” como dijera Armando te estás repariendo en las viejas paredes del pasaje Brandsen al 2.800. Aunque tu Barrio Jardín, ni nuestro amado Tucumán, ya no sean lo mismo, ahora te estás multiplicando en los azahares que nos seguirán dando fundamento para el cambio.
El banco de la escuela San Martín se mutó y te está esperando para seguir escribiendo letras insurgentes. Chichi y Cacho están serenos, pero ardiendo por dentro. Ellos, también saben que la primer rosa que plantaste con tu mami Ema hoy es un árbol. Un árbol machazo que los nuevos dueños de tu vieja casa conservan para que el rosal nos siga condecorando con sus pétalos blancos.
Negra, ahora desde la radio, el CD, Internet y cuanta tecnología se pueda, con tu canto continuaras sembrando la justa rebeldía para ayudarnos a cambiar todo. De última, sabíamos que este momento llegaría y lo pasaríamos y que solo había que “endurecer el corazón sin perder la ternura jamás” como nos enseñara el Ché.
Estamos acostumbrados desde jóvenes al luto. Pero así como las 30 mil flores que nos faltan siguen viniendo con nosotros, vos con tu voz seguirás estimulándonos para que con la violencia del amor terminemos de una vez por todas con la violencia del atraso.

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>