GUIDO SPANO: LOS TRABAJADORES AVANZAN EN LA APERTURA DEL ESTABLECIMIENTO

Los docentes al frente de la cooperativa, que se formó tras el intempestivo cierre del establecimiento, firmaron un contrato con la entidad locataria y garantizaron que las clases continúen en el inmueble de Billinghurst 1355. Cerca del mediodía se presentarán a la Justicia para “pedir que se libere la llave”, según adelantó a Ansol el secretario del emprendimiento educativo, Marcial Costoya.

Los docentes del colegio Guido Spano rubricaron el acuerdo y aseguraron que la escuela seguirá funcionando en el mismo espacio del barrio porteño de Palermo, Ciudad de Buenos Aires.

 

 

 

“Después de firmar el contrato por tres años de comodato gratuito y otros tres de alquiler esperamos que se destrabe el conflicto de la llave para volver a entrar al colegio y empezar el año lectivo”, dijo a Ansol Marcial Costoya, secretario de la cooperativa de trabajo que armaron los docentes para continuar con la gestión del colegio, cuyo inmueble está clausurado después de que una sociedad de capital cerrara las puertas el 31 de diciembre.
Cerca del mediodía, los asociados de la cooperativa presentarán al Juzgado de Instrucción número 1, donde se tramita la causa penal, “un escrito para acompañar el contrato y pedir que se libere la llave”, según adelantó Costoya sobre el pedido para requerir el levantamiento de la medida precautoria que mantiene clausurado el edificio e impide el ingreso de los trabajadores y alumnos.
El colegio, ubicado en Billinghurst 1355, fue declarado Patrimonio Cultural un día después de que docentes y no docentes del Guido Spano conformaran la cooperativa de trabajo a principios de enero.
La salida cooperativa del conflicto tuvo apoyos de las federaciones de cooperativas de trabajo Facta y Fecootra y de cooperativas de enseñanza Feceaba, nucleadas las primeras dos en la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) y las tres en la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar).
En ese sentido, Serena Colombo, integrante de la Federación de Escuelas Cooperativas de Buenos Aires (Feceaba), expresó a esta agencia que “cuantas más escuelas de este tipo haya, es mejor porque este es el modo de gestionar un establecimiento educativo, pero también un diario o una fábrica, y porque además de mantener fuentes laborales permitirá generar espacios genuinos de participación colectiva que, en el caso del proyecto educativo, permitirá que pase algo que no sucede comúnmente y que es que los chicos se apropien de la escuela”.
El modelo de gestión social o cooperativa de la educación sostiene más de 450 establecimientos iniciales, primarios y secundarios en todo el país y fue una respuesta para muchos colegios privados con fines de lucro que, sobre todo después de la crisis general de 2001, se tornaron insostenibles o cuyos dueños decidieron poner punto final al negocio.

Fuente: Ansol

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>