FRIGOCARNE SIN PATRÓN RECIBIÓ A REPRESENTANTES DE LA FEDERACIÓN UNIVERSITARIA DE LA PLATA

jornadafulp

El miércoles 23 de noviembre, los obreros sin patrón de Frigocarne recibieron en las instalaciones del frigorífico recuperado a estudiantes delegados de la FULP. Mate y asado de por medio, estudiantes y obreros autogestionados compartieron impresiones y reflexiones respecto a la unidad obrero-estudiantil y a los desafíos pendientes que presenta la autogestión obrera y la lucha de los estudiantes.
La jornada comenzó alrededor de las 11 de la mañana, cuando representantes de la Cooperativa de Trabajo Frigocarne Sin Patrón recibieron en la sala de reunión a cuatro miembros de la FULP. Allí, y a pedido de los estudiantes, el Vasco Huidobro realizó un repaso histórico del proceso que dio lugar a la recuperación del medio de producción, enmarcándolo en una historización más extensa del surgimiento de las recuperadas como nuevo actor social. Durante el relato, el referente de Frigocarne señaló las diferencias que distinguen el proceso de la cooperativa del recorrido de otras empresas recuperadas de nuestro país.
“Nosotros no venimos de la misma historia que las demás recuperadas, porque la recuperación del frigorífico no se dio como una salida de emergencia ante la pérdida del trabajo, sino como una herramienta política más de una lucha más amplia”, señaló el Vasco. El origen de la lucha de los obreros sin patrón de Frigocarne se remonta a una agrupación política, El Toro, que ya había participado de la toma y recuperación de otras plantas.
Como contaron los obreros autogestionados, la lucha en los ’90 era por el bolsón de comida para garantizar la supervivencia de cada compañero, pero también por el trabajo genuino.

“Nos unió el amor, pero también el espanto”
Avanzando en la historia de la cooperativa, el Vasco le fue contando a los estudiantes las dificultades que debió enfrentar la familia obrera de Frigocarne durante la toma de la planta, después de la tercera quiebra fraudulenta presentada por la patronal.
Ante la escucha atenta de los estudiantes, los referentes de la cooperativa relataron la experiencia de la toma, de la huerta que construyeron entre todos para mantenerse unidos y ocupados, de la alegría y emoción de la primera jaula que faenaron como obreros sin patrón. Además, repasaron las articulaciones que construyeron en el plano institucional para garantizar las herramientas necesarias para formarse en la autogestión y aprender a llevar adelante la producción en el frigorífico.
Además, repasaron los obstáculos que deben sortear como cooperativa de trabajo en la industria de la producción de carne, donde son etiquetados como “subversivos” y perseguidos bajo la acusación (sin argumentos válidos) de que son “competencia desleal” para los frigoríficos tradicionales. “Dentro del mercado de la carne nos comportamos como uno más, peleamos con las reglas del juego del capitalismo porque es la única forma de sobrevivir en una industria tan difícil”, señalaron.
Preparándose para las batallas diarias que deben dar en el mercado de la carne, en Frigocarne Sin Patrón los miembros del sector de Administración se formaron para poder ocupar todos los puestos, para que la ausencia de un compañero no pusiera en jaque a la gestión de la planta. El Vasco explicó la dificultad de formar cuadros administrativos, “es una tarea que lleva muchos años y que es muy importante para que no te estafen”.
En el plano de las relaciones de trabajo, tan de moda hoy en el mundo del trabajo capitalista, los asociados explicaron que en la cooperativa se trabaja con la figura del obrero líder, quien a diferencia del tradicional capataz, dirige la producción teniendo en cuenta las condiciones sociales (y muchas veces personales) de cada compañero. Además, en lugar de un encargado de “recursos humanos”, la cooperativa cuenta con un compañero que se ocupa de las “relaciones sociales y laborales”, desde una perspectiva que ve en el obrero a un compañero y no a un mero recurso para la producción.

jornada-fulp2Comprender y transformar, sin idealizar
Un elemento que señalaron varias veces los obreros autogestionados es la dificultad que aparece desde la academia y desde quienes teorizan sobre las recuperadas, para no caer en una idealización de la clase obrera que impida una comprensión profunda de estos procesos. Como señalaron el Vasco Huidobro y Miguel Saavedra, hay una dificultad muy grande en construir acuerdos al interior de las empresas recuperadas porque no hay conciencia de clase, no hay una comprensión certera de lo que significa conformar una cooperativa de trabajo, autogestionar un medio de producción.
Respecto a este tema, señalaron que un elemento que, desde su punto de vista, distingue a Frigocarne de otras experiencias similares es que existe una preocupación por parte del Consejo de Administración de incentivar la militancia, de fortalecer las conciencias para que ningún obrero sin patrón pueda ser fácilmente comprado por la patronal.
Pese a esto, como señalaba Miguel, “no todos los compañeros tienen conciencia de clase, la tenemos que ir construyendo día a día, así como también hay que construir la idea de que la salida es colectiva, porque muchos todavía siguen creyendo que es individual”. Ya son tres generaciones las que conforman la cooperativa y eso implica que, por ejemplo, los asociados más jóvenes (en muchos casos hijos de obreros de Frigocarne) nunca trabajaron bajo patrón, no saben cómo es tener que responder a una patronal. Para ir sorteando estas dificultades, explica el Vasco, buscan sostener asambleas permanentes donde puedan darse las discusiones necesarias para que todos sean partícipes de las decisiones; “llegamos a tener dos asambleas por semana”, cuenta.
Con los años, los obreros sin patrón de Frigocarne han logrado importantes cambios en la conciencia colectiva de quienes conforman la cooperativa. Por ejemplo, cuenta Miguel, al principio hubo que pelear mucho para que se aceptaran mujeres en la planta, los compañeros no querían presencias femeninas en la cadena de producción, y hoy, después de mucho debate, hay compañeras trabajando codo a codo en la faena.
Hay también una lucha diaria por incluir a compañeros que fueron descartados por el cruel mercado laboral capitalista, “tenemos compañeros del patronato de liberados, discapacitados, adultos mayores, gente que no conseguiría trabajo en ningún otro lado”, señalan.

Unidad obrero-estudiantil: los desafíos
Después de los mates llegó el momento de almorzar y los estudiantes fueron agasajados con un asado preparado por los obreros sin patrón. La charla continuó, esta vez centrada en los desafíos que presenta la unidad del movimiento obrero organizado con la lucha estudiantil.
“La levadura son ustedes, tenemos que ver cómo crece el pan”, disparó el Vasco. “Para nosotros no hay que idealizar a la clase obrera, pero la clase obrera autogestionada tiene que ser protagonista en la construcción teórica sobre este proceso histórico que estamos viviendo”. Obreros y estudiantes coincidieron en la necesidad de producir conocimientos que puedan dar cuenta del fenómeno único en el mundo de la emergencia de empresas recuperadas en todo el país, y coincidieron también en la necesidad de que estos conocimientos sean producidos colectivamente, sin dejar afuera a sus protagonistas.
“Nosotros queremos venir a aprender, no a definir desde la academia qué son las fábricas recuperadas”, explicó Cintia, de la FULP, y siguió: “el desafío también es ver cómo a partir de lo que se construyó hasta acá podemos aportar desde el movimiento estudiantil”. Los estudiantes señalaron además como uno de sus objetivos poder mostrar la experiencia de Frigocarne Sin Patrón en la universidad, generando espacios de discusión donde los estudiantes puedan compartir reflexiones con la familia obrera.
Luego del recorrido por la planta, donde pudieron conocer los distintos espacios de la cadena de producción, los estudiantes se mostraron muy sorprendidos por la magnitud de Frigocarne, “nos esperábamos algo mucho más chico”. Además, se mostraron sorprendidos con el nivel de organización y mantenimiento de la planta, ya que encontraron todo impecable apenas una par de horas después de finalizada la producción.
Hacia el final de la jornada, obreros y estudiantes acordaron seguir trabajando en conjunto para profundizar el estudio de este nuevo actor social que representa la clase que vive del trabajo autogestionado.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>