ESCUELAS DE GESTIÓN SOCIAL EXIGEN MAYOR RECONOCIMIENTO Y APOYO FINANCIERO DEL ESTADO

Las experiencias autogestionadas brindan formación bajo los principios cooperativos a más de 15 mil alumnos en toda la provincia de Buenos Aires. Los docentes cobran porcentajes menores a los barajados en la disputa a nivel nacional y los ex alumnos vuelven para dar servicio a la comunidad educativa. Sin embargo, actualmente más de 10 escuelas atraviesan una situación financiera crítica y pueden desaparecer.

 

 

 

 

 

“Somos invisibles para el Estado. Si bien funcionamos perfectamente, los presupuestos para este tipo de escuelas no existen. Somos las que más sufrimos el problema presupuestario. Hoy exigimos reconocimiento y que nos pongan en paridad con el resto del sistema educativo”, afirmó a Ansol  Daniel Torrilla Robles, sindico de la cooperativa de enseñanza Barón Pierre de Coubertin de 25 de Mayo, en la provincia de Buenos Aires.
Mientras en el escenario nacional el ciclo lectivo 2012 sigue en conflicto en varias provincias  debido a la falta de acuerdo salarial,  existen  75 proyectos educativos de gestión social  dentro de la Federación de Cooperativas de Enseñanza de la Provincia de Buenos Aires (Feceaba) que intentan subsistir sin respaldo financiero del Estado y con salarios más bajos que el resto de los docentes.
En la misma línea, Torrilla Robles insistió: “No tenemos interlocutores y no tenemos defensa. Lamentablemente, estamos en el medio y muy desprotegidos. Además, dentro del universo del cooperativismo, el sector educacional es el más vulnerable”.
“El compromiso de los docentes cooperativos es maravilloso. A veces retiran sólo el  50 por ciento de su retiro y siguen trabajando. No hacen paros y siguen luchando para mantener vivo este ideal de educación cooperativa y mutual”,  sostuvo en diálogo con Ansol el presidente de Cooperativa de Enseñanza Olavarría, Juan Pablo Arouxet.
El anhelo de la gratuidad y el rol del EstadoPara que el servicio  educativo que brindan en varias localidades de la provincia de Buenos Aires pueda ser gratuito –evaluaron desde Feceaba- es necesaria una inversión estatal de, aproximadamente, un millón de pesos por mes. Actualmente,  reciben asistencia del gobierno provincial que es insuficiente para sostener los establecimientos, y ya son alrededor de 12 los colegios económicamente complicados para afrontar el ciclo lectivo 2012 en territorio bonaerense.
“Las escuelas de gestión social somos las que más sufrimos el problema presupuestario. Para dar una idea, son muy pocas las escuelas cooperativas o de gestión social que tienen el 100 por ciento de subvención estatal. En general, es el 40 o el 60 por ciento. En Mar del Plata dos escuelas están a punto de cerrar porque no tienen el dinero ni el reconocimiento de la dirección de escuelas. En Moreno, hay  tres o cuatro en la misma situación”, relató Torrilla Robles.
Por su parte,  el presidente de Feceaba y titular también de Barón Pierre de Cubertin, José María Barbero, puntualizó: “Si el Estado provincial nos paga el 100 por ciento del salario docente, las escuelas de gestión social pasarían a ser gratuitas. Eso es lo que estamos pidiendo desde Feceaba, y se lo estamos pidiendo al gobierno provincial”.
Para sostenerse económicamente, las escuelas que impulsan el sistema de gestión social deben cobrar cuotas que van de 100 a 300 pesos, inferiores de las requeridas por el sector con fines de lucro.
En el escuelas confesionales –Católicas, Evangélicas, Musulmanas, Israelitas- , que además de cobrar una cuota, reciben el 100 por ciento de subvención. “Desde Feceaba también queremos recibir el 100 por ciento, pero ofreciendo gratuidad”,  desafió Barbero.


La responsabilidad de decidir desde temprana edad

A la hora de marcar las diferencias con otras formas de gestión dentro del sistema educativo,  Barbero valoró la toma de decisiones colectivas y la formación desde temprana edad  en el mundo cooperativo. “Las decisiones importantes las toman los trabajadores. Y no puede estar aislado de lo que uno le refleja en el aula diaria a los chicos. Si uno tiene esta forma de entender el cooperativismo, los chicos indefectiblemente también van visualizándolo de la misma manera”.
En la autogestión, los docentes no son considerados como empleados y los alumnos toman decisiones desde los primeros años de escolaridad con asambleas para resolver, por ejemplo, los colores que se utilizarán en las paredes y la limpieza de los sanitarios, generando el cuidado posterior de lo que limpian y arreglan.
“En el clima en una escuela cooperativa es distinto a otras. Los chicos se forman desde su origen en participar, para comunicarse, dialogar y formar parte de la sociedad. En la educación de gestión social fue fundamental para que el chico que estaba en situación de riesgo retomara un lugar de posición en la comunidad. Se lo reconoce, deja de ser invisible y pasa a ser un sujeto”, relató Arouxet.
Y agregó: “También tenemos un ateneo donde los chicos juegan y comparten en los recreos hay música, no hay timbre. Estamos dándole forma a una biblioteca popular cooperativa y  desde la escuela los chicos trabajan en los barrios con actividad solidarias”.


La inclusión en lugares en riesgo social

Muchas de las escuelas que se administran mediante la gestión social tuvieron sus orígenes en empresas privadas que fueron recuperadas por sus trabajadores y hoy dan servicio educativo abierto a la comunidad. El conurbano bonaerense es uno de los lugares con más establecimientos bajo ésta modalidad: Lomas de Zamora, Berazategui, Moreno, Merlo, y también ciudades como La Plata, Olavarría, Mar del Plata y Batán son algunos distritos que cuentan con una propuesta educativa basada en la autogestión.

 

Fuente: Ansol

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>