Es urgente ayudar a Gerardo Hernández.

Por: Arístides Rondón Velázquez

Ver en calma un crimen es cometerlo, sentenció José Martí, y un crimen monstruoso se comete con Gerardo, uno de los 5 cubanos preso en USA, porque, en rigor, luchaban contra el terrorismo. Contra cualquier terrorismo y no sólo el que dañara a Cuba.
Con gran dolor he conocido que la salud de Gerardo está quebrantada, que lo tienen en una celda de castigo cuya dimensión es de 2 x 1 metro, que la temperatura a que está sometido es de 35 grados Celsius, que ese infierno está ocupado por él y otro detenido, que fue atendido por un médico pero no tiene tratamiento alguno, que allí hay muy poca ventilación…

He medido un espacio igual y comprobado que es sólo un poquito mayor que una cama camera normal. Es allí donde tienen a un Hombre que nunca realizó espionaje, que jamás recabó información confidencial de ninguna instancia de poder del gobierno de Estados Unidos de Norteamérica, en primer término porque a Cuba eso no le interesa, y de esa materia lo que nos interesa es público y notorio.

Gerardo y sus 4 hermanos penetraron los grupos terroristas que han estado agrediéndonos desde el triunfo mismo de la Revolución lo que nos ha costado la vida de 3 478 cubanos y cubanas de todas las edades y ha incapacitado a 2 099.Los 5 eran Agentes del Pueblo Cubano para protegernos de muertes terribles. A todos.
En Gerardo ven la dignidad de este pueblo, nuestra capacidad de resistencia, el civismo, el amor a la Patria, el ejemplo que dimana de nuestro proyecto social. Lo que no han podido hacerle a Fidel se lo hacen a él. Nos castigan a todos los cubanos que apoyamos la Revolución en la persona de Gerardo. Si el presidente Obama quisiera que la injusticia cesara lo habría hecho ya. Claro, si de eliminar las injusticias generadas por su gobierno y los anteriores se trata, no creo que el Presidente tendría tiempo de ir a su Iglesia.
Pido a todos los colegas que tienen espacio en esta trinchera que se pronuncien en torno a las muchas aristas que tiene la detención, enjuiciamiento, violaciones, motivaciones, sanciones etc, de estos 5 cubanos que impidieron, quizás, que uno de mis alumnos, mis familiares, amigos, conocidos, fueran fulminados de manera bestial por un sabotaje que ellos impidieron desde las entrañas del monstruo. O quizás alguien cercano a ti. Vamos a unirnos en lucha por el Héroe enfermo.
Gerardo fue detenido siendo un joven. Ya no lo es, tiene 45 años de los cuales ha vivido 12 en condiciones tan duras que sólo alguien dotado de un poder de resistencia y una ideología como la suya resisten.
Mientras Gerardo Hernández Nordelo esté siendo víctima de esta tortura del gobierno de Barack Obama y privado de encontrarse con sus familiares no puede haber hombre o mujer digno de este continente que pueda mantenerse indiferente.
Es imprescindible que Obama sienta sobre su gobierno nuestra presión, la presión del mundo para sacar de esa mazmorra a Gerardo. Que el Presidente sepa, que en la persona de Gerardo, está cometiendo un gravísimo error político, que el pueblo de Cuba, que no es enemigo del pueblo norteamericano ni de su persona, no implora sino exige el derecho de Gerardo a ser tratado conforme a las más elementales normas del derecho internacional.
Por último un dolor íntimo de cubano: A principios de 1981 fuimos víctimas de una agresión biológica colosal; de repente miles de personas, la mayor parte niños, sufrían fiebres altas, dolores abdominales, musculares, cefalea, astenia, en ocasiones hemorragias. Al ser desconocida esa patología en Cuba, pues no existía ni aquí ni en la región, el tratamiento indicado no era el efectivo, murieron muchas personas hasta que pudo determinarse que se trataba de dengue hemorrágico que no había existido nunca antes en Cuba, reitero. Enfermaron 344 203 personas, fallecieron 158, de ellas 101 niños. Pudieron ser decenas de miles.
Cuba intentó adquirir en USA los medios para vencer la epidemia pero el gobierno de ese país se negó a pesar de la solicitud de organismos internacionales. Debimos adquirir las motomochilas de fumigación, para eliminar el mosquito, en Japón en tanto el malathion se adquirió en Europa a un precio casi 4 veces mayor.
En 1984 Eduardo Arocena de la organización terrorista Omega 7 declaró, con olímpico cinismo, haber introducido gérmenes en Cuba y que el del dengue fue introducido desde Estados Unidos. Conozco casos de niños que a las 6 de la tarde estaban viendo la tele y a las 10 de la noche eran pequeños cadáveres enlutando de por vida a familias enteras. ¿Comprendes el valor del trabajo de Gerardo y los demás? ¿Verdad que nos han hecho falta muchos como ellos a los cubanos? ¡Hay que ayudar a Gerardo ya!

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>