EN DEFENSA DE NUESTROS CAÍDOS NINGÚN GENOCIDA SUELTO

genoc
0 Flares 0 Flares ×

El poder que maneja ideológicamente el gobierno, está llevando adelante una brutal avanzada mediática, eclesiástica, política, jurídica de derecha. Dos hechos lo dicen todo. Uno, la sanción del Decreto 721/2016 que terminó con el “control civil” sobre las Fuerzas Armadas. Dos, el abominable fallo de la Corte Suprema de “Justicia” de beneficiar con el 2×1 a los genocidas condenados por delitos de Lesa humanidad. Ir contra ellos es una de las tareas fundamentales de la etapa.
Dicho así, no es nada más que una brutal acción política de derecha contra los intereses populares que todavía el grueso de nuestro pueblo no lo entiende. Pero desde Quebracho tal vez podamos hacernos entender con nuestros compañeros del pueblo. ¿A ver si es posibles comunicar eso?
Para ello, nos iremos un poquito más tras en el tiempo. El bloque de poder siempre compacto y anti obrero y antipopular, necesitaba cambiar el modelo de acumulación. Sólo con represión podía lograrlo. Así lo hizo. Los sectores revolucionarios y los hombres y mujeres más claros del pueblo, también representaban un peligro real a las aspiraciones de cambio de modelo económico. Por eso nos reprimieron salvajemente entonces. Nos persiguieron, encarcelaron, torturaron y nos condenaron legalmente.
Después incrementaron la represión. Nuestros hijos, hermanos, mujeres, madres, padres, durante años se despertaban a veces con el ruido de las frenadas, las puertas que se rompían. Gritos aterradores preguntando por cualquiera de nosotros, y ordenando que nadie prenda la luz. Las linterna buscaban el rostro y el único ojo frío de un arma larga te golpeaba la sien. Los manoseos a nuestra niñitas y adolescentes eran frecuentes.
Bajaban compañeros de los colectivos, autos o te llevaban de las “pinzas” en cualquier esquina. En el tren entre estación y estación apagaban la luz del vagón. El ruido de los “borceguís” martillaban la cabeza y las linternas buscando el rostro marcado eran como punteros laser. En la siguiente bajaban a uno o más compas y se volvía a prender la luz…
Así, nos secuestraron, nos recluyeron ilegalmente en campos de concentración. Allí no existían los nombres ni apellidos. El ser humano era un número. Allí, aplicaron torturas ni siquiera jamás inimaginables, clasificaban y torturaban de acuerdo al nivel de compromiso y grado. Experimentaron todo con hombre o mujer. Regresa el dolor de solo recordarlo.
Fusilaron a muchos por Disposición Final. Otros se fueron en la picana o en otras torturas. A algunos los rociaron con nafta vivos y le prendieron fuego. El asado le llamaban. Otros los colgaban de los helicópteros y les quebraban los huesos en las copas de los árboles de los montes tucumanos y después los tiraban desde el aire en pueblitos chicos para garantizar el terror. En la ex ESMA reinventaron el vuelo de la muerte y tiraban compañeros en las costas uruguayas.
No conformes con ello, secuestraron hasta los indiferentes para garantizar el terror. Secuestraron a las madres que se organizaron para buscar a nuestros compañeros, sus hijos. Secuestraron monjas, curas, profesionales, trabajadores, pero por sobre todo secuestraron niños para que no nos reprodujéramos. Ni fotos dejaron se quisieron robar hasta la memoria.
En un complejo escenario donde lucha de las Madres de Plaza de Mayo, espacios aislados de resistencia revolucionaria y por errores estratégicos de la dictadura cívico militar más sangrienta y genocida, después de la derrota de la Guerra de las Islas Malvinas, logramos arrancarles una democracia condicionada en 1983. Grandes movilizaciones de los organismos de Derechos Humanos la juventud y regresos del exilio y salida a la superficie de revolucionarios que habían sobrevivido en nuestro país, se arrancó un primer juicio que no pudo ser castigo definitivo a los genocidas. En 1986 tuvimos que luchar contra los carapintadas y Raúl Alfonsín concedió en 1986 la Ley de Punto Final y en 1987 la Ley de Obediencia Debida. En 1990 el menemismo benefició a los genocidas con el Indulto.
A partir del año 2003 se modificó la correlación de fuerzas y el kircherismo logró impulsar en Agosto de este año una ley de anulación del punto Final y la Obediencia debida. En el 2007 comenzaron a formularse los juicios de Lesa Humanidad.
En esa coyuntura se pudo imputar a 2354 genocidas permanecientes a las Ferzas de seguridad con 526 causas efectivas. Se pudo condenar por crímenes de Lesa Humanidad a 662 genocidas con las condenas máximas o mejor dicho con prisión perpetua. Hay 60 absueltos y 57 prófugos.
Desde que asumió el gobierno de la Ceocracia Macrista no hay más Estado en disputa. El poder se apropió del Estado y la derecha detenta todo. Ahora hasta podemos decir que nos gobiernan los hijos de la dictadura. Los nietos de la Revolución Libertadora. Los bisnietos de la década infame. Los tataranietos de la de los asesinos de la Patagonía, La Forestas y los talleres Vasena y los choznos de la campaña del Desierto y del primer genocidio de los afrodescendientes.
Tal vez por todo esto, podemos decir que el enemigo tiene un bloque compacto que maneja los hilos de todo. Por eso no sólo aplica una injusta violencia de atraso en todos los planos, sino que también desde el 2016 viene pergeñando el ataque a leyes constitucionales y sobre todo favoreciendo a las Fuerzas Armadas contrarrevolucionarias para ponerla al servicio de la estrategia del imperio.
En este escenario, se puede sostener que todo lo que está pasando en la argentina del 2017 tiene que ver con todo y sus partes. Dicho más sencillo, a lo que aquí se refiere contra la política que ataca los Derechos Humanos, o las metas y objetivos del Decreto721/2016 que terminó con el “control civil” sobre los militares y el anticonstitucional fallo de la Corte Suprema de “Justicia” de beneficiar con el 2×1 a los genocidas condenados por delitos de Lesa humanidad, es parte de la estrategia del imperio.
Por último, El fin de la “guerra fría” no fue el fin de las guerras sino, al contrario, su multiplicación, bajo voraces ofensivas imperiales norteamericanas de guerras de baja intensidad y nuevas guerras de Cuarta, Quinta y sexta generación. Mientras Estados Unidos de América (EUA) se reivindica la responsabilidad de policía del mundo, genera guerras sin fin, focos de conflictos que se multiplican y una injusta violencia interna contra nuestros países indoamericanos y caribeños.
Es en este siglo XXI el escenario por la lucha por una nueva hegemonía mundial, compartida, democrática, de negociaciones para solución de los conflictos, de una economía basada en las necesidades del pueblo y los trabajadores y no del capital especulativo.
Razón por la cual, en esta coyuntura también debemos luchar por recordar y mantener viva la llama y las banderas que nos dejaron nuestros compañeros caídos y dejar absolutamente claro que No nos arrepentimos de haber luchado con todas las vías y formas de lucha posible en el pasado. Además hay que mantener bien en alto las banderas que NO olvidamos. No perdonamos. Que estamos en contra de la impunidad a los genocidas y que el 2×1 No debe pasar y que quede claro que JAMÄS nos reconciliaremos con el enemigo.
TODOS A LA MARCHA A PLAZA DE MAYO CONTRA LA IMPUNIDAD DE LOS GENOCIDAS Y POR LA LIBERTAD DE MILAGROS Y TODO PRESO POLÍTICO.
MIERCOLES 10 A LAS 16,30 AV BELGRANO Y 9 DE JULIO.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>