EL REPRESOR QUE RECIBIÓ DOMICILIARIA COMO REGALO DE CUMPLEAÑOS

feito

A Alfredo Omar Feito se lo conocía bajo el alias de “Cacho”. Nació en 1946 en la localidad de Luantorom, provincia de La Pampa. Más tarde sería vecino del porteño Parque Avellaneda y, muchos años después, sería arrestado en San Isidro, al norte de la provincia de Buenos Aires.
Entre tantas mudanzas fue sargento primero de Caballería en el Ejército y miembro del Batallón 601 de Inteligencia desde diciembre de 1976. Antes, durante el año 1975, estuvo destinado al Cuerpo V del Ejército en Bahía Blanca. Ahí también está acusado por delitos de lesa humanidad. Fue dado de baja en 1983 y vivió sin preocupaciones durante casi veinte años. Hasta que la justicia federal le reclamó sus crímenes.
En mayo del 2012 fue condenado a 10 años de prisión en la causa que se conoció como Contraofensiva Montonera y que juzgaba la desaparición de seis personas. Entre sus delitos se cuentan haber formado parte de una asociación ilícita de tipo militar que disponían de armas de guerra y explosivos, privación ilegítima de libertad y el haber torturado y reducido a servidumbre a las personas secuestradas.
Un mes después, en junio del 2012, fue condenado por 116 casos en el segundo tramo judicial de la causa Atlético-Banco-Olimpo. Se probó su participación en secuestros, interrogatorios y en aplicación de tortura. Los testigos recordaron que Feito afirmaba que los miembros del grupo de tareas eran “una máquina aceitada y engrasada, lista para matar”. Fue condenado a 18 años de prisión común y efectiva.

Su participación continental
El torturador Juan Antonio del Cerro recordaba a Feito como “jefe del Grupo Especial 50, que también hacía operaciones en el exterior”. El represor del Cerro, acusado en más de 160 casos de secuestros, tortura y desaparición de personas, murió en 2006 en la cárcel de Devoto. Antes, su declaración permitió conectar a Feito con la base que la dictadura organizó en la ciudad de San Pablo y que fue responsable del seguimiento a los exiliados y el secuestro de más de diez ciudadanos argentinos y brasileros.
Entre ellos se cuenta el periodista y escritor Norberto Habegger, dirigente de Montoneros, que fue secuestrado el 31 de julio de 1978 en Río de Janeiro, cuando llegó desde México para organizar la operación conocida como Contraofensiva.
“Lo que sabemos es que su secuestro se llevó a cabo por tres militares argentinos que actualmente están encarcelados por otro delito. Habrían tenido la ayuda de la represión brasileña para capturarlo”, señaló Andrés Habegger, hijo de Norberto. Entre los señalados está Feito.

Los años prófugos y las sociedades anónimas
Durante cuatro años Feito estuvo prófugo. Lo buscaban tres jueces distintos. Todos por delitos de lesa humanidad. El 18 de septiembre del 2007, cuando salió de su edificio en San Isidro, fue detenido por la Gendarmería Nacional.
El juez Claudio Bonadío había solicitado su captura en el año 2002 a la Policía Federal, fuerza que no aportó ningún dato durante tres años. Tuvo que ser otro juez federal, Ariel Lijo, quien encomendara la tarea de buscarlo a la Gendarmería.
Dos meses después de ser declarado en rebeldía, el nombre de Feito apareció en el Boletín Oficial. Había formado las sociedades anónimas Poitagua y Loncotear junto a la empresaria Mirta Ingés Williner y la abogada Gabriela Isabel Fuster. Y en 2001 armó la Integral Motorcar Service junto con su hijo Juan Martín.
La historia de las sociedades anónimas para administrar los bienes robados a las víctimas del terrorismo de Estado es larga e incluye a altos cargos de la estructura represiva como Emilio Massera y el ex jefe de la SIDE, Otto Paladino.

La domiciliaria como regalo de cumpleaños
escracheEl 26 de mayo del año pasado el Tribunal Oral Federal N° 2 rechazó el pedido de prisión domiciliaria de Feito, sosteniendo que según los informes del Cuerpo Médico Forense el represor recibía tratamiento adecuado en la cárcel y realizaba “controles extramuros en el Hospital Militar Central y Sanatorio de La Trinidad de Palermo” de modo que al momento del examen se encontraba compensado. En el documento se agrega que “de cumplirse los recaudos y recomendaciones sugeridas por los profesionales que lo asisten y precedentemente enumeradas, su permanencia en el establecimiento carcelario no le impediría per se controlar y/o tratar adecuadamente sus dolencias”.
El TOF N° 2 también advertía que no encontraba “razones humanitarias que permitan suponer que el encierro carcelario atentaría contra la salud del interno”. Y negaba el planteo de la defensa sobre la edad de Feito quien entonces tenía 68 años. Ese mismo 2015 la Cámara de Casación confirmó la condena denegándole la prisión domiciliaria.
Pero la situación cambió a partir del 10 de diciembre, cuando Mauricio Macri llegó al gobierno con la alianza Cambiemos. Desde entonces las prisiones domiciliarias a represores se multiplicaron. Hoy, a un año de la asunción, sabemos que 125 represores serán trasladados a la cárcel VIP de Campo de Mayo por decisión del Ejecutivo Nacional.
Feito no tuvo que esperar a fin de año. El 4 de junio cumplió los 70 y el 26 de agosto el mismo TOF Nº 2 (integrado por los jueces Jorge Tassara, Rodrigo Giménez Uriburu y José Antonio Michillini) dio lugar a la prisión domiciliaria.
Mientras disfruta de las comodidades del hogar, el represor está siendo juzgado en el tercer tramo de la causa Atlético-Banco-Olimpo por 350 casos de secuestro, tortura y asesinato. El próximo miércoles 14 de diciembre será escrachado en su casa en el barrio de Floresta por organismos de Derechos Humanos y por su propia comunidad.

Fuente: Notas

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>