EL PRIMER PASO HACIA LA VERDAD

Se dictó sentencia en el juicio por el doble femicidio de las jóvenes francesas Cassandre Bouvier y Houria Moumni asesinadas en Salta en 2011. De los cinco imputados, solo uno fue condenado como autor. Los peritos franceses que aportaron a la causa sostienen que no pudo haber actuado solo por lo que los participes podrían seguir libres.

Cassandre Bouvier y Houria Moumni, dos jóvenes francesas de 23 y 29 años respectivamente que se encontraban de viaje por la Argentina, fueron violadas y asesinadas por la violencia machista en julio de 2011 en la Quebrada de San Lorenzo, Salta. Luego de revictimizaciones y corrida de rumores que no aportaron a la investigación, intentos de desvíos, declaraciones públicas de justificación de las violencias y publicación de sus últimas fotografías con vida, la búsqueda implacable de justicia de parte de sus familiares, finalmente alcanzó la condena en el caso conocido como el “crimen de las turistas francesas”, latiguillo que los medios masivos encontraron para visibilizar la historia de vidas arrancadas producto de una de las formas más extremas de violencia hacia las mujeres, el femicidio.

Casi tres años después y con sabor a poco, el Tribunal de la Sala 2 de la Capital de esa provincia -conformado por los jueces Ángel Amadeo Longarte, Héctor Pucheta y Bernardo Ruiz-, condenó a tres de los cinco imputados –uno como autor del asesinato y dos por encubrimiento-, en un juicio que se desarrolló con normalidad pero que no pudo obviar las denuncias de apremios ilegales por parte de la policía contra los sospechosos en la etapa de instrucción.
Gustavo Lasi fue encontrado culpable de robo calificado, violación y doble homicidio en perjuicio de Cassandre y Huria, por lo que fue condenado a 30 años de prisión. Lasi, había confesado que estuvo en la escena del crimen y que atacó sexualmente a una de las jóvenes, fue hallado rastro de ADN en sus cuerpos, es el propietario del rifle con el que fueron asesinadas y también reconoció haber robado el bolso donde estaban su cámara fotográfica y celulares. Tanto el fiscal, Félix Elías, como las querellas, los abogados Nicolás Durrieu y Nicolás Ortiz, en representación de los padres de Houria Moumni, junto con la madre y la hermana de Cassandre Bouvier por una lado; como la del padre de Cassandre a cargo del abogado Federico Rodríguez Spuch, exigieron  la prisión perpetua para quien fuera finalmente condenado.
Tanto Omar Ramos como Antonio Sandoval fueron condenados a dos años de prisión de cumplimiento condicional como autores penalmente responsables del delito de encubrimiento calificado y fueron absueltos Daniel Vilte Laxi y Santos Vera, “por no ser autores de los delitos investigados” y quienes quedaron inmediatamente en libertad tras haber pasado dos años y seis meses en prisión.
El padre de una de las jóvenes asesinadas, Jean Michel Bouvier, y quien tuvo un rol activo de contralor del accionar de las y los integrantes del poder judicial salteño a lo largo de estos casi tres años, había declarado antes de la condena, refiriéndose a la estrategia de querella -que fue exigir la prisión perpetua para Gustavo Lasi ya que consideraba que era el único imputado sobre el que recaían pruebas de culpabilidad para condenarlo y la absolución para el resto de los imputados-, “prefiero un culpable libre a un inocente condenado”.

Las pericias aportadas desde Francia
El perito de parte Bernad Marc, declaró durante el juicio aportando datos claves de los cuerpos de Cassandre y Houria. En primer lugar, confirmó que la fecha de la muerte de las jóvenes es el 15 de julio de 2011; en segundo demostró que Cassandre  fue abusada sexualmente por la misma persona, encontrando muestras compatibles con el condenado Gustavo Lasi y tercero y fundamental, que en ninguno de los dos cuerpos había marcas de defensa, que las jóvenes presentaban hematomas bajo la piel lo que sugiere que podrían haber sido sostenidas de los brazos, avalando la teoría de que una sola persona no pudo haber cometido la violación y el asesinato de ambas.

Doble femicidio
La violación seguida de asesinato de Casandre y Houria se enmarca en el delito de femicidio aunque la condena efectuada por el Tribunal salteño no pudo ser tipificada bajo ese delito ya que la ley fue sancionada un año después. En noviembre de 2012, la Cámara baja del Congreso de la Nación aprobó por unanimidad el Proyecto y convirtió en Ley el delito de “Femicidio”. Si bien no fue incorporado como autónomo dentro del Código Penal, esto fue en general bien recibido por las organizaciones que luchan por los derechos de las mujeres y los colectivos de diversidad, ya que logra visibilizar la problemática y contar con una herramienta más al momento de capacitar, visibilizar, denunciar y reclamar sanciones contra la violencia de género dentro de los ámbitos judiciales y de cara a la sociedad toda.
De hecho, el avance legislativo fue tenido en cuenta por el padre de una de las ciudadanas francesas, Jean Michel Bouvier, quien manifestó en una carta enviada a la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, su “satisfacción” e indicó que esperaba que Francia adopte “los mismo pasos” para la lucha contra la violencia de género. 
La ley, que es la 26.971, castiga los crímenes considerados de género, lo que incluye tanto a mujeres como a personas trans con la pena de reclusión perpetua, mayor que la condena por homicidio, fijada entre 8 y 25 años, pero mantiene el mismo criterio que en los casos en que el homicidio tiene el agravante de tratarse del cónyuge. La norma que incorpora el artículo 80 bis, define al femicidio como «un crimen hacia una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género» e incluye como causales «placer, codicia, odio racial, religioso, de género o a la orientación sexual, identidad de género o su expresión».
Los fundamentos de la condena serán leídos el próximo lunes y el Tribunal también resolvió hacer lugar, por unanimidad, al planteo de inconstitucionalidad de la prisión perpetua planteado por la defensa de Gustavo Lasi, prevista para el delito de homicidio criminis causa. Mientras, la sensación amarga de que la búsqueda de culpables no se termina con esta condena sino que es, el primero de los pasos hacia la verdad.

Fuente: Marcha

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>