EL ESPECTÁCULO DE LA DECADENCIA EDITORIAL/MUNICIPAL

Por Daniel Badenes

La Feria del Libro Ciudad de La Plata 2014 es la segunda edición de una burla oficial al mundo editorial. Ubicada en el casco central del Pasaje Dardo Rocha, la Feria tiene unos cincuenta stands (aunque la secretaría de Cultura sostiene que son más de 100) en los que se pueden conseguir:

- Chocolates

- Filtros para el agua

- Ositos de peluche

- Muñequitos de fútbol

- La revista Violetta.

Sólo faltan un par de cosas… como las editoriales y las revistas de la ciudad.

La editorial/librería De la Campana es una ausente de la Feria del Libro. Tampoco están los libros de La Talita Dorada. Tampoco Pixel, ni Club Hem, ni Malisia. Tampoco está Al Margen, ni La Grieta, ni las ediciones de la Universidad local. O las distintas revistas que se editan en la ciudad, como La Pulseada, Otro Viento, Mascaró, Estructura Mental a las Estrellas, Renacer, Las patas en la fuente, Atrapamuros y otras. Ninguna está presente en esta Feria de pacotilla, donde tampoco son demasiadas las editoriales convocadas: más bien se trata de librerías (que no son de La Plata, claro) y algunos stands formados con lo que sobró del tradicional shopping del libro que se realiza en La Rural.
El único sello platense es JB: un negocio atendido por su propio dueño, Javier Bibiloni, que se ofrece como “un descanso de los escritores”. Escritores que pagan por ser editados. -Pida su presupuesto aquí.
JB es uno de los pocos platenses en la Feria: los otros son el programa radial “Cuentos en el aire” y la Academia Filosófica de La Plata, esa que en su local de calle 6 exhibe, junto a su constancia de inscripción a AFIP, un enorme cartel que anuncia: “Aquí se aprende a vivir”.
¡Ah! A la entrada de la feria, en un rinconcito junto a la Revista 2016,  la editorial municipal La Comuna ocupa un escritorio con ejemplares de seis ediciones buscadas en el depósito.
Venida a menos, La Comuna pasó más de cuatro años sin director, desde que Gabriel Báñez se quitó la vida en julio de 2009. Recién ahora tiene uno designado, que en estos días cumple tareas atendiendo el stand en la Feria: es Alejandro Soto, hasta ahora coordinador del festival municipal Arte Joven, sin experiencia conocida en el campo de la escritura y la edición de libros. La única edición reciente que La Comuna exhibe en su stand es Narrativa VI: data de 2013, aunque ese dato no figura en ninguna parte del libro, que tampoco tiene los datos de catalogación básicos (ISBN), un estándar muy sencillo que se respeta mundialmente y en Argentina es obligatorio hace nada más que 44 años.
Hasta el año pasado, Bañez seguía figurando como director de la editorial en webs oficiales. Ahora La Comuna tiene un responsable, pero sigue sin tener presupuesto propio y ocupando un lugar marginal en la web de la Secretaría de Cultura, donde su link lleva a un blog que ya no existe.
Bienvenidos a La Plata, la ciudad del libro ninguneado. Compartí!

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>