DOS REPRESORES CONDENADOS HACE 20 DÍAS SE FUGARON DEL HOSPITAL MILITAR

Los represores sanjuaninos Antonio Olivera y Gustavo De Marchi, condenados hace 20 días en el marco del primer juicio por delitos de lesa humanidad en esa provincia durante la última dictadura, escaparon el jueves a la noche del Hospital Militar de Buenos Aires.

Así lo confirmaron fuentes policiales, quienes detallaron que Olivera y De Marchi se encontraban presos en el Penal de Chimbas, aunque habían pedido ser trasladados al Complejo Penitenciario Federal Nº2 para realizarse estudios médicos en el Hospital Militar de la Capital Federal.

 

 

 

Una vez que llegaron al lugar, escaparon en medio de una situación que es investigada por personal penitenciario y de la Policía.
Olivera recibió una condena a cadena perpetua, mientras que De Marchi fue condenado a 25 años de prisión, al cabo del primer juicio por delitos de lesa humanidad realizado en San Juan.
Junto a estos dos represores, también fueron sentenciados otros cinco: Osvaldo Martel y Julio Nieto, a cadena perpetua; Francisco Del Torchio y Daniel Gómez, a 25 años de prisión; y Víctor Lazo, a 10 años de cárcel.
Ordenan pase a disponibilidad de agentes del SPF por fuga en el Hospital Militar
Las autoridades del Servicio Penitenciario Federal ordenaron el pase a disponibilidad de los responsables de la división traslados y seguridad y se presentarán a la justicia penal para que se investigue la fuga del Hospital Militar Central de dos condenados por delitos de lesa humanidad, en San Juan.
Los detenidos Gustavo Ramón De Marchi y Jorge Antonio Olivera habían sido trasladados por orden del Juzgado Federal Nº 2 de San Juan al centro sanitario “Cir My Dr. Cosme Argerich”, en la Ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de ser atendidos médicos especialistas de psiquiatría, kinesiología y dermatología.
Por la gravedad del hecho, el director nacional del Servicio Penitenciario Federal ya ordenó el pase a disponibilidad de oficiales y agentes penitenciarios responsables de la división traslados y seguridad.
Asimismo, ordenó un sumario administrativo a efectos de suspender al personal penitenciario involucrado en el incidente y solicitará a la justicia penal una profunda investigación integral, desde el momento mismo en que se decidió el traslado en San Juan, hasta el alojamiento y permanencia en el Hospital Militar Central de la Ciudad de Buenos Aires.
Olivera recibió una condena a cadena perpetua, mientras que De Marchi fue condenado a 25 años de prisión, al cabo del primer juicio por delitos de lesa humanidad realizado en San Juan.

Fuente: Diario de Plaza de Mayo

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>