Cuba: Una familia en la que la Revolución vive eterna e intensamente

0 2 11 1 Cuba Almejeida

En la familia Ameijeiras Delgado se puede vivir intensamente el compromiso con la Revolución y sentirla en lo más hondo de sus ideales

Autor: Oscar Sánchez Serra

El Comandante Efigenio Ameijeiras, al centro, con los combatientes de la retaguardia de su columna en la Sierra Maestra. Foto: Archivo de Granma

En la familia Ameijeiras Delgado se puede vivir intensamente el compromiso con la Revolución y sentirla en lo más hondo de sus ideales. Once hijos le nacieron al matrimonio de Manuel y María de los Ángeles, pero solo siete pudieron salvarse en aquella época en la que la vida era casi un milagro, máxime cuando una prole como esa venía al mundo en el territorio de Chaparra, actual provincia de Las Tunas.

Por los avatares que pasó su madre, que había quedado sola con sus retoños, pues Manuel se fue a España, donde nació y murió durante la Guerra Civil, y por el sufrimiento de otras como ella en la educación y cuidado de sus hijos, los Ameijeiras Delgado decidieron combatir los males de una sociedad que oprimía al pueblo de Cuba y se volcaron hacia el sagrado deber de luchar por un mundo mejor.

Juan Manuel se unió a los preparativos de los jóvenes que emprenderían el asalto a la historia frente a los muros del Cuartel Moncada y allí ofrendó su vida. Gustavo y Ángel, al decir de la heroína Haydée Santamaría, llevaron el alegato de defensa de Fidel tras el juicio del Moncada hasta la parte oriental del país. Lo hicieron en un auto alquilado y sin dinero para la gasolina, pero se las ingeniaron, a golpe de coraje y astucia, hasta llegar a esa parte de la geografía cubana, donde miles de jóvenes pudieron leer el histórico y trascendental documento, devenido en el programa de la Revolución.

Ángel, a quien conocemos como Machaco, llegó a ser el jefe de acción y sabotaje del Movimiento 26 de Julio en la capital. Sobre su valor, relató su hermano Efigenio: «Después del fracaso de la Huelga del 9 de abril, le mandé un mensaje pidiéndole que viniera para la Sierra. Le hice saber que aquí se libraría la batalla final en condiciones favorables para nuestras armas. Me contestó que la ciudad también era un importante frente de lucha, que ya habían caído muchos compañeros y que para ellos no había Sierra ni exilio, que lucharían hasta el final, porque ese era su deber, igual que lo habían hecho los que cayeron».

Cuando el Comandante en Jefe supo de la muerte de Ángel, en desigual combate el 8 de noviembre de 1958, emitió la siguiente orden: «Se asciende al grado de comandante al capitán de milicias Ángel Ameijeiras, que cayó combatiendo heroicamente frente a los esbirros de la dictadura. En homenaje a su ejemplar conducta de revolucionario, a su incansable espíritu de lucha, su valor sin límites y el heroísmo con que se batió con las fuerzas mercenarias del tirano, sin importarle el número de enemigos, prefiriendo morir antes que deponer las armas, el Ejército Rebelde le concede el grado de comandante, que es el más alto de nuestra jerarquía militar».

Gustavo no corrió mejor suerte, la policía lo detuvo en Santiago de Cuba y después de torturarlo hasta la muerte, echó sus restos al mar el 21 de mayo de 1957.

De esa estirpe es el general de división Efigenio Ameijeiras Delgado, quien, bajo las órdenes del entonces Comandante Raúl Castro Ruz, dirigió la columna que llevó el nombre de su hermano Juan, en el Segundo Frente Oriental Frank País. Fue quien asumió el mando para tomar el cuartel de Imías, donde derrochó coraje e inteligencia militar ante una tropa enemiga que lo superaba varias veces en número y pertrechos bélicos. Aquella victoria de gran importancia política y militar lo vio entrar triunfante con la Revolución en Guantánamo el 1ro. de enero de 1959, al frente de su columna con el nombre de su hermano, y por la definitiva independencia de Cuba.

Foto Archivo de Geranma: El Comandante Efigenio Ameijeiras, al centro, con los combatientes de la retaguardia de su columna en la Sierra Maestra. 

Fuente: Granma.cu

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>