Cuba: Trabajar es la mejor forma de honrar al Capitán de la clase obrera

1 MH Cu 4

De Lázaro Peña, Fidel dijo: inútil era rogarle que moderara sus esfuerzos y atendiera su salud. Era lo único en que este militante modesto, dócil y disciplinado, desatendió los ruegos de sus compañeros y las exhortaciones de su Partido
Autor: Abel Reyes Montero
La trompeta mandó Atiendan todos en las angostas calles de la necrópolis de Colón. Este lunes, las manos obreras de Cuba depositaron flores en la tumba de un hombre bueno; a 45 años de su desaparición física, se recordó, en el camposanto capitalino y en toda la Isla, al eterno líder sindical Lázaro Peña González.
Breve y emotiva, la ceremonia no dispuso de mucho tiempo en la mañana de este 11 de marzo. Sería poco loable interrumpir largamente el trabajo de hombres y mujeres que iniciaron la semana llevando un gladiolo a la tumba de Lázaro, quien no supo nunca qué era el descanso. Todos entendieron que trabajar es la mejor forma de honrar al Capitán de la clase obrera. Todos en el cementerio recordaron a Fidel con aquella frase: «no venimos propiamente a enterrar a un muerto, venimos a depositar una semilla».
Luego del procedimiento militar por parte del pelotón de ceremonias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, los hijos del líder colocaron una ofrenda floral ante sus restos; seguidamente, una representación de cada Sindicato de trabajadores del país asistió a la tarja para homenajear la labor infatigable del otrora Secretario General de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).
Lázaro Peña Castellanos y Aila Peña Roche rememoraron al padre y al héroe con una sonrisa entrecortada por la conmoción de la fecha. «La mejor forma de recordarlo es todos los días», dijeron. «Él sigue vivo», añadieron.
La mayor de los hermanos presentes en el peregrinaje declaró a nuestro diario que fue todo un privilegio contar con un papá que, además de ser un hombre en extremo ocupado y comprometido con la causa sindical cubana, se sentaba en el suelo a jugar con ella cuando era niña, y que le mostró siempre los caminos nobles por los que desandar la vida. «Que la gente pueda recordar lo que hizo mi padre, y que sientan y defiendan su obra, es lo que realmente me emociona», afirmó.
Por su parte, Lázaro Peña Castellanos, trabajador del Centro de Investigaciones de Economía Internacional de la Universidad de La Habana, enfatizó en la vigencia del pensamiento de su padre, al establecer un paralelismo entre la tesis que el Capitán de la clase obrera nos legó en el XIII Congreso de la CTC y el papel desempeñado por el movimiento sindical en el proceso de actualización de nuestro modelo económico.
«Los sindicatos tienen muchísima tarea por hacer en favor de seguir perfeccionando el socialismo. Creo que los sindicatos son también escuelas de gestión de comunismo, y a las puertas de este XXI Congreso, es el camino correcto para avanzar en ese orden», dijo.
Fuente: granma.cu

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>