Cuba: Tecnología, guerra híbrida y neo contrarrevolución

01 30 07 03 cuba 2

Existe una bien montada estrategia para desinformar y mentir sobre Cuba, y las “protestas callejeras” son solo una parte del plan. EEUU ha financiado abiertamente programas dirigidos a “apoyar” a “periodistas, blogueros, artistas, músicos” buscando un “cambio de régimen”, una “primavera árabe” en la más grande de las Antillas.

Por Arnaldo Pérez Guerra, Fernando García Bielsa

Existe una desembozada guerra multidimensional contra el pueblo cubano. Que incluye los 60 años de despiadado bloqueo. Las recientes acciones promovidas por el gobierno de EEUU contra Cuba pueden calificarse como parte de la “guerra no convencional”. EEUU y sus agencias crean las condiciones para generar desestabilización, y buscan exacerbar el malestar, las carencias y angustias de la población. Cínicamente promueven una supuesta “ayuda humanitaria”, que no es más que la antesala de una “intervención militar”.

Esta guerra de cuarta generación contra el pueblo de Cuba es hoy una guerra económica, financiera, diplomática, psicológica, mediática, y un largo etcétera. La USAID y la NED -tapaderas de la CIA- han solventado millonarios recursos para la subversión y la propaganda, para lisa y llanamente mentir y financiar a anexionistas, mercenarios y diferentes “disidencias” y sus ONG y plataformas digitales. Existe una bien montada estrategia para desinformar y mentir sobre Cuba, y las “protestas callejeras” son solo una parte del plan. EEUU ha financiado abiertamente programas dirigidos a “apoyar” a “periodistas, blogueros, artistas, músicos” buscando un “cambio de régimen”, una “primavera árabe” en la más grande de las Antillas.

Lo nuevo es que la pandemia de COVID-19 se utilice como pretexto para la “intervención humanitaria”. Donald Trump recrudeció el bloqueo e instaló 243 sanciones adicionales, que Biden -hasta ahora- no ha quitado ni pareciera querer quitar. Cuba con pocos recursos ha hecho maravillas, pero debe importar una importantísima cantidad de productos esenciales, y el endurecimiento del bloqueo más la pandemia han afectado su economía y sus ingresos, sobre todo los del turismo. Por el bloqueo, Cuba ha sufrido pérdidas superiores a los 144 mil millones de dólares.

En 2003 el Departamento de Defensa de EEUU declaró al ciberespacio un “espacio para la ciberguerra”. Este 11 de julio hubo protestas y actos vandálicos en Cuba, digitados por EEUU que ha pretendido durante décadas provocar un estallido social contra la Revolución cubana. Tres semanas antes, 184 países del mundo, con el solo voto en contra de Estados Unidos e Israel, solicitaron en la ONU el fin del bloqueo contra Cuba. El canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla en su discurso ante la ONU señaló: “Estados Unidos emplea cuantiosos recursos, laboratorios sociales y herramientas de alta tecnología en una desenfrenada campaña dirigida a desacreditar a Cuba mediante el uso de la mentira y la manipulación de datos”. Aplicando algoritmos y avanzados recursos de inteligencia artificial intenta instalar en ciertos sectores de población conductas favorables a sus planes subversivos no solo en la isla sino a nivel global.

Ya se sabe que la primera cuenta que usó el hastag SOSCuba en Twitter lo hizo desde España –no en Cuba-, y publicó unos 1.300 tweets, con una automatización de cinco retuits por segundo. Más de 1 500 cuentas de las que participaron en la operación con la etiqueta #SOSCuba fueron creadas entre el 10 y el 11 de julio. El periodista e investigador español Julián Macías Tovar reveló esa trama: sospechosas cuentas nuevas usando el hashtag, robots y falsas informaciones difundidas sin pudor y sin coto. Ya en 2010, la USAID creó para los jóvenes cubanos una aplicación de redes sociales: el ZunZuneo, que no le dio resultados. Empresas y sitios digitales de Florida con financiamiento gubernamental estadunidense utilizan sistemas de big data, inteligencia artificial, robots y cibertropas para inundar las redes sociales con falsedades y bulos tóxicos contra Cuba, que son amplificados en miles y miles de mensajes. Son las operaciones de la ciberguerra.

Conversamos con el analista y escritor Fernando García Bielsa -originario de Cienfuegos-, licenciado en historia por la Universidad de La Habana, y experto en Relaciones Internacionales, sobre todo en las relaciones entre Cuba y EEUU. García Bielsa en su juventud fue miliciano en la lucha contra las bandas contrarrevolucionarias en la Sierra del Escambray y en la movilización contra la invasión mercenaria de Playa Girón.

Hoy retirado, Fernando García Bielsa recuerda que trabajó por más de treinta años en la esfera de relaciones internacionales del Partido Comunista de Cuba y en misiones diplomáticas en Naciones Unidas y en las embajadas de Cuba en EEUU y Chile. Hace unos años ejerció como director de la Editorial cubana “Nuevo Milenio” y de sus sellos de Ciencias Sociales y Científico Técnica. Luego de largas investigaciones, culminó su libro “Estados Unidos en la Encrucijada”, publicado simultáneamente en Argentina y en La Habana.

“La Revolución cubana es la culminación de un largo proceso en la lucha por la independencia, por la soberanía, afincado en el fortalecimiento de nuestra identidad nacional. Ha significado, sin dudas, un acontecimiento histórico fundamental en la América Latina, y en el mundo entero. Los años 60 fueron para nosotros un renacimiento de muchas cosas, y con mucha fuerza en la cultura cubana en general, del patriotismo y el activismo social, así como del espíritu de los cubanos de participación en los asuntos públicos. Había una motivación muy grande y la autoestima y la dignidad de los cubanos se potenció. Como dijera el gran uruguayo Eduardo Galeano: ‘Esta es una revolución que creció en condiciones terribles, en una islita, ahí en la boca del imperio, y que tuvo que romper la estructura de la impotencia forjada por cuatro siglos y medio de vida colonial. ¡Fíjate qué tareíta!’”, señala.

Relaciones entre Cuba y EEUU

Para Fernando García Bielsa, la hostilidad hacia Cuba y el afán de derribar a la Revolución “tiene su base en la noción de que América Latina es su ‘patio trasero’ y su área natural de dominio, según se plantea en la Doctrina Monroe de 1823… Desde fines de siglo XVIII figuras como Jefferson y otros líderes se lamian los labios y se carteaban formulando las conveniencias de trabajar en pro de la anexión de Cuba: ‘una fruta que al madurar -léase al deteriorarse el dominio colonial español- caería por su propio peso en la Unión Norteamericana’”.

“Otorga gran número de votos para el Colegio Electoral, y por el hecho de que los resultados son más reñidos allí que en el resto del país, obtener la victoria en Florida durante los comicios presidenciales es muy codiciado por los políticos de ambos partidos -Demócrata y Republicano-, incluyendo la Presidencia de turno. Eso le propicia gran capacidad de regateo e influencia a los políticos floridanos, incluyendo una elite económica y figuras reaccionarias de origen cubano quienes se abrogan la representatividad de la llamada comunidad cubana, aun cuando las encuestas señalan la existencia de una pluralidad de cubanos residentes en favor de la normalización de relaciones, lo que le facilitaría estrechar sus vínculos familiares”.

“La responsabilidad y el rumbo hacia una relación de convivencia bilateral les corresponden a las autoridades en Washington. La evidencia histórica ha demostrado que el impacto de los sectores cubanoamericanos que promueven la confrontación está determinado, esencialmente, por el espacio y acceso que les confiera o no el gobierno estadounidense atendiendo a sus intereses de política interna y exterior…Estos han actuado en simbiosis y a la vez como instrumentos para las agresiones contra Cuba. Ha sido un accionar permanente para subvertir el orden interno de Cuba mediante políticas dirigidas a lo que denominan como ‘un cambio de régimen’: planes de la CIA para asesinar a nuestros líderes, la fracasada invasión mercenaria por Playa Girón, en Bahía de Cochinos; infiltración y apoyo logístico a bandas terroristas en nuestras montañas, sabotaje en nuestras fábricas y ciudades, ametrallamiento de nuestras costas, guerra sicológica, asesinatos de diplomáticos cubanos, etcétera”.

“Miles de cubanos muertos por acciones contrarrevolucionarias y/o mercenarias auspiciadas desde EEUU, en su inmensa mayoría civiles. Muchos miles más ahogados en el estrecho de la Florida, víctimas de la instrumentación de una política migratoria contra Cuba de carácter criminal y de la violación por ellos de los acuerdos migratorios vigentes entre los dos países… Antes de seguir, digamos que no es posible referir aquí ni siquiera una décima parte del alcance del bloqueo y la relación de todas las facetas y actos agresivos generados por los doce gobiernos que se posicionaron como adversarios o más bien enemigos de la Cuba revolucionaria: Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush padre, Clinton, Bush hijo, Obama y Trump. ¡No han podido doblegarnos! Veremos por donde viene el gobierno de Biden”.

“De un carácter particularmente criminal y documentada por expertos ha sido la ‘guerra biológica’ de la CIA contra Cuba para provocar, desde el inicio de la Revolución, enfermedades en las personas y en la agricultura, que la ciencia médica cubana debió enfrentar a un alto costo: las acciones incluyeron epidemia de Dengue Hemorrágico, que afectó a más de 344 mil cubanos y la muerte a 158, entre ellos 101 niños; virus Newcastle y Fiebre Porcina, que obligó al sacrificio de cientos de miles de aves y de cerdos respectivamente. Asimismo, la Roya de la caña de azúcar, el Moho Azul del tabaco, la Sigatoka Negra del plátano, la Broca del café y el Pulgón Negro del cítrico, entre otras que afectaron también grandes cosechas de papa y arroz. ¿Respondían estas medidas al propósito del bloqueo de ‘generar el hambre’?”.

“A lo largo de seis décadas hemos debido enfrentar también una tremenda campaña mediática reaccionaria orquestada a fin de demonizar a nuestro país a nivel global. Directamente desde territorio estadounidense: trasmisión de cientos de horas diarias de programación subversiva desde estaciones de radio y TV creadas por el gobierno yanqui… Sin contar a Biden, ha habido doce presidentes, tanto demócratas como republicanos, que han auspiciado una política de hostilidad y bloqueo. Cierta distensión se produjo durante el gobierno de James Carter (1977-1980) y hacia el final del segundo mandato de Obama -cuando este vino a Cuba y reconoció que la política de hostilidad de más de cincuenta años había sido un fracaso-. Pero en todas esas administraciones han declarado a Cuba como un enemigo y ‘un peligro para la seguridad nacional’, y siempre hubo una combinación del empleo del garrote y cierta pretensión de ablandarnos o penetrarnos con la ‘zanahoria’… Somos el único país del mundo sobre el que se coarta la libertad de los estadounidenses para viajar y donde los casi dos millones de residentes de origen cubano ven obstruidos sus derechos para comunicarse con sus familiares en la isla”.

“No obstante, no han podido minar las fortalezas de la Revolución ni abrir cabezas de playa en nuestra sociedad, pues esta revolución es la genuina defensora de la nación, mientras que la opción contrarrevolucionaria se adhiere o termina identificándose con lo antipatriótico, con la entrega al enemigo histórico de la nación. El nacionalismo genuino y la defensa de la Patria se albergan en el seno de la Revolución y eso es una gran fortaleza”.

Ciberguerra, Guerra hibrida y multidimensional

-Cuba enfrenta una guerra de cuarta generación, una guerra híbrida, comunicacional, a través de internet y sus redes sociales con ataques constantes, noticias y rumores falsos con el objetivo de minar las fortalezas de la Revolución Cubana y lograr un cambio de régimen…

“La creación de una neo contrarrevolución cubana se remonta a inicios de la década de los 2000. Se plantea por primera vez la idea de darle a la contrarrevolución tradicional, hasta entonces financiada y utilizada en Cuba y que tenía un papel secundario dado su notorio desprestigio, un rostro y un discurso nuevos. Años después, durante su visita a Cuba en marzo de 2016, el entonces presidente Obama reconoció que la política de bloqueo y agresiones había sido un fracaso”.

“Sin embargo, al tiempo que refuerzan el bloqueo y siguen promoviendo el vandalismo y las agresiones, parecen poner sus esperanzas subversivas en esta ‘nueva’ contrarrevolución, en una especie de guerra híbrida, con el uso de las nuevas tecnológicas de la información, la creación y financiamiento de grupos opositores, a supuestos periodistas independientes, webs y blogs, a entidades subversivas conectados con grupos contrarrevolucionarios radicados en el exterior articulados para la desestabilización de la sociedad cubana”.

“Tratan de instrumentarla a través de personas, principalmente jóvenes, que tuvieran vínculos profesionales y sociales con la propia institucionalidad cubana que se pretende derribar, lo cual les pueda propiciar afinidad con sectores de la población cubana que ejercen una importante influencia social al ser generadores de ideología: periodistas, académicos, artistas y otros. Paralelamente a estos se les provee con una gran caja de resonancia mediática, principalmente en América y Europa”.

“Nuestro país acepta el reto en varios planos. En estos últimos años Cuba ha estado entre las naciones de mayor crecimiento tanto en el número de usuarios de Internet, como los millones -dos tercios de la población adulta- que accede a las redes con sus teléfonos móviles. El enemigo se trata de montar en ello. Con total impunidad circula muchísimos rumores e informaciones falsas; los usuarios cubanos de telefonía móvil han sido bombardeados con mensajes de texto procedentes de EEUU. Por su parte los medios de comunicación cubanos se han visto obligados a ganar en inmediatez y se ha dinamizado la agenda pública, entre otros beneficios”.

“Desde el exterior, crean y mantienen proyectos políticos y mediáticos digitales en Cuba, capacitan y ponen a trabajar en sus objetivos a varios blogueros, y concentran buena parte de su trabajo en aquellos cuya ambigüedad podía hacerlos proclives a la aceptación reiterada de invitaciones a eventos en embajadas y en el extranjero, de becas en universidades europeas o estadounidenses, o incluso becas fuera de los canales de intercambios estudiantiles”.

“Paralelamente han trabajado para convertir en figuras mediáticas a un pequeño grupo de personas que respondieran a sus intereses desde los sectores académicos e intelectuales, y otros tentados por la notoriedad. Estos se encargarían de ser ideólogos para la organización de una contrarrevolución ‘de izquierda’ en Cuba -siendo realmente una derecha disfrazada-, pero que inicialmente no actúe abiertamente contra el socialismo o contra la Revolución, ni contra el Estado, ni contra las organizaciones políticas genuinas del país”.

“Se esfuerzan también por atraer a los intelectuales cubanos y a personas afines a causas sociales como la lucha contra el racismo, el feminismo, la igualdad de género, los derechos sexuales, y la protección animal, principalmente, con la intención de generar un estado de opinión en estos sectores contraria al gobierno e impulsar ‘un cambio transicional a una Cuba pluripartidista’…Últimamente, carentes de mejores opciones, y en ausencia de una verdadera base social para sus propósitos, han debido recurrir a utilizar y promover elementos de baja ralea, con actitudes y antecedentes delincuenciales, presentados al auditorio internacional como ‘periodistas independientes o jóvenes artistas’”.

“Desde hace décadas, y con más intensidad desde los años 90 del pasado siglo y hasta la fecha, el Congreso estadounidense ha aprobado unos 400 millones de dólares -administrados por la USAID, el Departamento de Estado, y la NED-, para desconocer y erosionar el sistema político cubano. Toda una red de ONG y grupos a través de los cuales fluye el dinero del gobierno yanqui con programas para subvertir a nuestro país, y se mantiene una brutal campaña en la prensa y las redes digitales para demonizar a nuestro país”.

“Durante el período 2003-2018, la NED -Fundación Nacional para la Democracia- proveyó aproximadamente 12 millones de dólares para proyectos que potenciaran ‘los medios y el libre flujo de información’ hacia, desde, y dentro de Cuba. Programas recurrentes en este ámbito son los implementados desde entidades radicadas en España, Miami, México, la Republica Checa y otras. En 2014, la agencia Associated Press (AP) hizo públicos documentos que probaban las implicaciones de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en el proyecto ZunZuneo -creado en 2009-, con el cual se pretendía estimular una plataforma de mensajería entre los jóvenes cubanos similar a Twitter, pero cuyo verdadero propósito era promover acciones contra el orden interno Cuba”.

“Otra iniciativa de la USAID preveía entregar a diversas empresas subcontratadas 4,3 millones de dólares para montar redes inalámbricas clandestinas en Cuba, como parte del proyecto denominado Conmotion. La finalidad era ofrecerles a supuestos emprendedores tecnológicos cubanos el equipamiento necesario para sus propias redes, y posteriormente enlazar éstas a otras en el exterior, creando una malla de usuarios para desinformarlos y manipularlos, convocándolos a manifestaciones contra el gobierno y la institucionalidad cubana”.

60 años de bloqueo

-¿Cómo ha afectado a Cuba y a su pueblo el boqueo de EEUU?

“Cuba y los cubanos han sufrido mucho por las agresiones, amenazas y ataques desde EEUU. Cuando en mayo de 1959 se aprobó la Ley de Reforma Agraria, la Casa Blanca tomó la decisión de emplear la fuerza para destruir la Revolución. Una formulación oficial dirigida al presidente Eisenhower el 6 de abril de 1960, que sintetiza la intensión del bloqueo, señalaba: “cada medida e instrumentos posibles deben ser empleados con prontitud para debilitar la vida económica de Cuba… Para generar el hambre, la desesperación y el derrocamiento del gobierno”.

“El bloqueo económico, financiero, comercial, con pretensiones totalizadoras contra Cuba y de alcance extraterritorial, es llamado por ellos eufemísticamente un ‘embargo’. Aunque algunas medidas lo antecedieron desde 1960, fue establecido a comienzos de 1962 y han generado pérdidas de entre dos y cuatro mil millones de dólares anuales durante sesenta años. Al margen de las cifras es difícil aquilatar la magnitud y todos los ámbitos en que el bloqueo estadounidense ha ocasionado dificultades y sufrimientos a la población cubana. E incluso, de manera sostenida, ha dificultado o impedido la obtención de medicamentos que se necesitaban y necesitan para salvar vidas”.

“Jurídicamente hablando es un crimen, por injusto, ilegal e inhumano; un conjunto de acciones ilícitas de alcance extraterritorial que pretende rendir por hambre al pueblo cubano. Por su forma son actos que exceden las facultades de un Estado que forma parte de la Comunidad Internacional. Es una permanente saturación de acciones hostiles de todo tipo, equivalente a una guerra, y sin apenas ropaje de derecho”.

“Las sanciones… ¡Una verdadera guerra económico-financiera contra Cuba!, fueron impuestas mediante directivas del Ejecutivo y luego promulgadas por el Congreso. Han estado en funcionamiento en diversos grados durante seis décadas. Este bloqueo es una carga dolorosa para todos y cada uno de los cubanos. Durante casi treinta años, año tras año, con votaciones casi unánimes la Asamblea General de Naciones Unidas ha apoyado resoluciones que emplazan a Estados Unidos por su nombre y que condenan la política del bloqueo. No es solo porque Cuba no tiene acceso al mercado estadounidense. Debe tenerse en cuenta que el asedio nos obliga a comerciar con la mayor desventaja; estamos obligados al uso de costosos préstamos comerciales a corto plazo, no podemos realizar transacciones directamente en dólares estadounidenses. Terceros países no pueden vender sus productos en el mercado estadounidense si contienen insumos cubanos, ni podemos comprar en ningún lugar del mundo un producto en el que más del veinte por ciento de su valor total esté representado por contenidos originarios de los EEUU; un barco que hace escala en nuestras costas debe esperar seis meses antes de poder visitar cualquier puerto de los EEUU; no podemos acceder a la tecnología de los EEUU y, a veces, de ningún otro país desarrollado; han perseguido y tratado de frustrar cuanto negocio Cuba gestiona en el mundo. Funcionarios estadounidenses se dedican a presionar, con amenazas y/o la aplicación de fuertes sanciones, a instituciones y gobiernos de todo el mundo para que se abstengan de relacionarse con nuestro país; están permitiendo que Bacardí y otros roben; han propiciado el robo de nuestras marcas comerciales, por ejemplo, marcas de ron y de tabaco. Asimismo, el gobierno de los EEUU hasta recompensó a elementos terroristas del exilio en Miami con activos cubanos congelados, y un lago etcétera”.

-Obama-Trump-Biden… ¿Puede decirme las diferencias y similitudes entre estos tres presidentes de EEUU y su relación con Cuba?

“No creo debamos centrarnos en la personalidad en sí de cada uno, o de sus antecesores. Por su naturaleza y en un país tan diverso el poder ejecutivo estadounidense no es monolítico. Las posiciones originales del aspirante presidencial sufren considerables modificaciones en el proceso electoral, durante las negociaciones entre facciones y aun luego de asumir la presidencia. Normalmente el poder ejecutivo es heterogéneo como expresión de las diferencias de intereses dentro de la clase dominante y de la consiguiente distribución de cuotas de poder, aunque las formulaciones de los temas más importantes de política internacional se solidifican con un relativo consenso del grueso de la clase dominante”.

“Los presidentes de turno varían el estilo y los énfasis, ellos ponen su sello o marcan el modo como se actúa y según las condiciones o desafíos del momento, pero están condicionados por la elite del poder, al menos por la coalición en la que se apoyan… Es conocido y reiteramos aquí el hecho de que en EEUU el poder real no radica en el poder ejecutivo, lo cual es más claro aún en la conducción de la política exterior. Y ciertamente tampoco en el poder legislativo. Ambos son condicionados y dependientes de los poderes económicos y financieros que constituyen los usufructuarios dominantes del sistema”.

“Concretamente, los objetivos y la acción hacia el exterior de los presidentes de turno y de la elite política les vienen impuestos en grado considerable por unos poderes corporativos y militares que han devenido omnipotentes”.

“De ahí la continuidad que podemos observar ahora en la política exterior, aunque en la coyuntura hacia alguna región se manifieste matices. Debe apuntarse que en medio de las constantes agresiones y del terrorismo con base en Florida, en distintos momentos Cuba y EEUU han mantenido la lógica comunicación a la que la vecindad nos obliga. En algún que otro momento ha habido conversaciones secretas y acuerdos en materias fronterizas, en la esfera de las comunicaciones y la meteorología, la lucha contra el narcotráfico en las aguas del Caribe, regulación de la navegación aérea, etcétera”.

“Todo ello se vio interrumpido luego de asumir Donald Trump la presidencia, quien se alió con la mafia de Miami y llevó el bloqueo y la hostilidad hasta niveles extremos con cientos de nuevas medidas. Pasado casi medio año desde la toma de posesión, el gobierno de Biden ha mantenido inalterable la política de Trump que comprende un sistema de pretextos, disposiciones ejecutivas y la aplicación de más de doscientas medidas coercitivas unilaterales que han provocado un nivel de deterioro profundo de las relaciones. Por lo tanto, respecto a Cuba y en términos prácticos el nuevo gobierno demócrata ha continuado esa política que ellos mismos califican como ‘fallida’”.

“Altos funcionarios de la Administración Biden han declarado sistemáticamente que la política hacia Cuba está en proceso de revisión y que el tema no constituye una prioridad. Al parecer, el gobierno no tiene apuro en modificar el estado actual de los vínculos bilaterales, o estarán rehaciendo cálculos acerca de nuestras dificultades económicas del momento o con sus aspiraciones electorales en Florida”.

“EEUU ha establecido en las pasadas décadas un entramado agresivo. No puede pretender y nunca aceptaremos que para que levanten en su totalidad o por partes tal entramado Cuba ceda a cambio parte de su soberanía. Eso nunca ocurrirá”.

Quien gobierna EEUU

-Biden hace anuncios de retirar sus tropas en Afganistán y Siria, pero parecen más anuncios mediáticos que reales… Ataca a Siria, mantiene la guerra en Yemen, los bloqueos a Cuba, Venezuela, Siria, Irán, Corea del Norte, etcétera. Mantiene las sanciones y el discurso anti China y anti Rusia… ¿Quién gobierna realmente en EEUU? ¿Qué papel juegan hoy en EEUU el Pentágono, el Departamento de Estado, la CIA, el complejo militar-industrial, la USAID, ¿la NED, el lobby sionista, el lobby anticastrista miamense?

“La elite plutocrática, el Complejo Militar Industrial, los poderosos conglomerados del gran capital, dominan las posiciones claves del quehacer político del gobierno federal, mediante el dinero, la corrupción de los políticos de turno, el control de los grandes medios de difusión y de las nuevas tecnologías de la información, de las maquinarias de ambos partidos oligárquicos… La clase dominante capitalista plutocrática es la que está a cargo; es relativamente pequeña en número, pero está tremendamente bien organizada para defender sus intereses. Es la que tiene las riendas del poder y la que se apropia de la mayor parte de los beneficios y, con ello, de paso crea enorme desigualdades”.

“Incluso directamente más del 70% de los individuos que ocupan las principales carteras de gobierno provienen de las filas del sector de negocios y las finanzas; o son miembros de las clases altas y abogados de los grandes bufetes que representan a las corporaciones. Así ocurre también con los principales integrantes del llamado ‘gobierno en las sombras’ que, entrelazado con los anteriores, actúa permanentemente con independencia de los cambios de ‘mandato’ en la Casa Blanca… Son parte de lo que también ha sido denominado ‘Estado profundo’, es decir, estructuras de poder permanentes, no visibles, profundamente arraigadas las cuales, sin constituir un todo coherente, participan con cierta autonomía en la aplicación de las políticas del gobierno de turno y mantienen el control de instituciones esenciales, incluidos los servicios de inteligencia y de seguridad, y buena parte del flujo noticioso de los poderosos multimedia que definen lo correcto y lo incorrecto de las cuestiones en juego. Se definiría también como un poder fáctico de entes burocráticos de gobierno y de empleados públicos cuya estadía en sus cargos escapa a la voluntad presidencial, y quienes en ocasiones son la fuente de interesadas y perturbadoras filtraciones, que a veces responden al interés de ‘poner en su lugar’ o afectar figuras de gobierno e incluso al jefe del ejecutivo”.

“Y mientras la elite de negocios se desenvuelve con toda seguridad a través de las esferas del poder político, las grandes corporaciones fortalecen su dominio sobre la economía. El gobierno federal dispone de no pocos organismos -y cientos de agencias subalternas- que están subordinados al Presidente, pero hay un número similar de entidades y comisiones reguladoras las cuales operan justo al margen de la rama ejecutiva y adoptan decisiones casi judiciales que solo pueden ser apeladas a través del sistema de cortes. Algunas son autorizadas por las legislaturas estaduales o el Congreso, pero operan al margen de las estructuras regulares del gobierno”.

“Este tipo de agencias frecuentemente devienen protectoras de los sectores de negocio a los que supuestamente deben monitorear y reglamentar, le garantizan privilegios monopólicos a grandes compañías -forestales, mineras, de transporte, farmacéuticas, de seguros y bancarias, agro-negocios o de las llamadas industrias de defensa, etcétera-. Esos asuntos apenas son discutidos a la luz pública o durante las campañas electorales; por lo general quedan al margen de los controles ‘democráticos’”.

“Mucha de la formulación de políticas refuerza su naturaleza clientelista en manos de una burocracia federal con vida propia y que está entrelazada con intereses especiales corporativos… El intercambio de cargos entre el sector público y el privado es, asimismo, un fenómeno de gran relevancia como medio de subordinación del aparato estatal a los intereses de la oligarquía financiera. Muchos altos funcionarios y ejecutivos del mundo corporativo regresan a lucrativas posiciones del sector privado con muy útiles conexiones y accesos después de haber servido los intereses de la élite en cargos de gobierno”.

-Hábleme de los mitos de EEUU, la democracia ejemplar, los defensores de la libertad, el sueño americano…

“Relacionado con lo anterior está la cuestión de si EEUU es o no una democracia… Respecto al tema de la pretensión de EEUU de mostrarse como una democracia, puede revisar los links donde aparecen artículos míos sobre ese asunto, sobre el sistema electoral, etcétera, a los que se puede acceder a través de varios sitios de Internet, incluyendo Rebelión.org. https://rebelion.org/autor/fernando-m-garcia-bielsa/ . Ver entre otros: Elecciones: Un camino lleno de trampas y exclusiones discriminatorias, El control del proceso político por dos partidos oligárquicos, y La influencia decisiva del dinero en la política, así como Estados Unidos no es una democracia y nunca lo ha sido. La edición argentina de mi libro se puede adquirir a través de: https://libros.acercandonoscultura.com.ar/libro-117-estados-unidos-en-la…”.

“Apunto, no obstante, que considero al núcleo de la elite oligárquica, las instituciones financieras, los productores de armas y de energía, y las corporaciones trasnacionales, como los que, bastante a menudo, desde detrás de la escena, son los arquitectos que le dan forma a lo esencial de las políticas públicas en un grado mucho más extenso de lo aquilatado por muchos”.

“En el proceso electoral, tanto el dinero como la cobertura de prensa son reflejo o están determinados en buena medida por la élite financiera y los grupos de poder que, por así decir, van dándoles el visto bueno a los candidatos de su preferencia, y muchas veces aportan fondos tanto al candidato demócrata como al republicano… En un grado importante la manipulación y también de las muchas restricciones que se aplican a lo largo del proceso, sobre todo para las minorías y los sectores empobrecidos, proviene de las maquinarias y las burocracias de los partidos demócrata y republicano que tratan de manejar a su modo el proceso en favor de candidatos de su preferencia, generalmente de posiciones moderadas o conservadoras”

“Ayuda a entender el sistema político de EEUU abordarlo en su dualidad, digamos… Por una parte está el sistema político formal, en buena medida simbólico, el que se describe en los libros y se enseña en las escuelas, por así decir; el de aquello de los tres poderes que supuestamente se equilibran, su carácter federal, la periodicidad de los procesos electorales, los conflictos y las promesas en las campañas, la concurrencia a las urnas, las personalidades y las posturas políticas, el papel o desempeño de este o aquel hombre de Estado, del alcalde o de los que actúan como representantes en la legislatura, etcétera”.

“Por otro lado está el sistema político en su parte sustantiva, donde se manifiesta el verdadero ejercicio del poder: los contratos que otorga el gobierno a las corporaciones por decenas de millones de dólares, las exenciones de impuestos, las compensaciones y subsidios, las prebendas en las entregas en arriendo y para la explotación privada de tierras, subsuelos y otras recursos públicos, la corruptela en los pasillos del Congreso y en conjunto el vasto proceso para la conformación y asignación de fondos del presupuesto; el de redactar leyes y regulaciones o pasarlas por alto en favor de los poderosos, y mucho más. De estos recovecos del sistema, su parte sustantiva, apenas se oye hablar o se rinden cuentas. Para ello, a la par con ‘el toma y daca’ y un notable tráfico de influencias, existe una continua cooperación entre las elites empresariales y gubernamentales”.

“Los sectores corporativos más poderosos tienden a predominar en esos rejuegos, o bien se producen acuerdos mutuamente satisfactorios entre las partes, muchas veces a expensas del interés público en la forma de precios o impuestos más altos, desregulaciones ambientales y otras, mientras que las demandas de los desposeídos, si acaso, son escuchadas ocasionalmente”.

“EEUU siempre fue una república con protecciones constitucionales y extra-constitucionales sobre todo para la elite y los poseedores de la riqueza. El sistema político del país coloca el poder en manos de la plutocracia y los banqueros a expensas del resto de la ciudadanía, pero se cubre con una fachada democrática. Para más al respecto, los remito a los artículos arriba mencionados”.

Transición y nuevo liderazgo

-Los medios hegemónicos hablan del fin de la era de los Castro en Cuba. Asumen las nuevas generaciones formadas en la Revolución cargos de responsabilidad, algo que viene sucediendo desde hace décadas pero que los medios hegemónicos han obviado. Cuba exhibe índices sorprendentes y no muy conocidos de la participación de los jóvenes, de las mujeres, en la ciencia, en la política, etcétera. ¿Cómo enfrentará Cuba los nuevos desafíos? La Tarea de ordenamiento, la Lucha contra la Covid-19, las relaciones con EEUU…

“Hace 30 años, mientras se desmoronaba la URSS, los expertos vaticinaban que Cuba no resistiría sin el respaldo de Moscú máxime con el aumento de las presiones y el cerco estadounidenses. Menos aún resistiríamos luego de la desaparición física de Fidel… mucho después que fallaran los más de seiscientos intentos de atentados contra su vida”.

“En el gobierno estadounidense llevan medio siglo hablando de ‘transición’, y esperan llevarnos de vuelta al pasado y restablecer el capitalismo dependiente de nuestra república mediatizada. Nuestra revolución se produjo por esfuerzos propios y apoyo ampliamente mayoritario del pueblo, que vivió desigualdades, pobreza, mucha corrupción y un gobierno dictatorial represivo, en un país donde las principales riquezas estaban en manos estadounidenses. Desde sus comienzos nuestra revolución buscó un camino propio y siguió el precepto de José Carlos Mariátegui de no recurrir al calco ni la copia. Tempranamente se consensuó la opción socialista y se fue haciendo claro que no había nada claramente determinado sobre cómo construir esa nueva sociedad, que como señalara el Che es un camino de búsqueda constante. Y en eso estamos, pues sí queda claro que el capitalismo no es una opción de futuro”.

“Raúl Castro se despide hablando no solo de socialismo, sino de la necesidad de reinventarlo y de estar dispuestos a aplicar correcciones. El presidente Miguel Díaz-Canel, que lo sucede en el cargo, añade que hay que conectar con la sociedad y fortalecer una democracia con el apellido socialista, ‘vinculada a la justicia y la equidad social, al ejercicio pleno de los derechos humanos, a la representación efectiva y la participación de la sociedad en los procesos económicos y sociales en curso… Todo ello en un entorno cada vez más libre de los lastres del burocratismo, del centralismo excesivo y de la ineficiencia’”.

“Ya estamos en la era ‘post-Castro’ tan esperada por los enemigos… y sin los cataclismos anunciados. Camino en el que todavía nos inspira Fidel, con un país que, como él dijera, dependerá de sus hombres de ciencia y de pensamiento… Es palpable ahora al enfrentar la pandemia, al contar con un sistema de atención con médicos de familia en cada barrio de un extremo al otro del país, un sistema de protección e inclusión de las personas incapacitadas, y centros de investigación del más alto nivel, todos impulsados inicialmente por Fidel. Más del diez por ciento de la población, graduados universitarios. Y lo más importante, la unidad política forjada por él se mantiene en todas las estructuras de gobiernos, agrupaciones sociales, cuerpos de seguridad, etcétera”.

“Ello es resultado también de una población forjada en los desafíos y dificultades de estos sesenta años. Que sí que hay nuevas generaciones que se parecen a su tiempo, jóvenes cultos con mayores aspiraciones materiales y profesionales, muchos de ellos hartos de burocratismos e ineficiencias y hasta con ciertas dosis de escepticismos, es verdad. Pero se equivocan los que piensan que esa amplia porción de impacientes, muchos con dosis de apatía ante las tareas sociales, va a permitir o sumarse a los intentos contrarrevolucionarios de unos grupúsculos sin arraigo en el país, solo aupados por la mano subversiva y el dinero de sus padrinos en Washington y Miami. La mayoría de nuestros jóvenes, como la mayor parte de nuestro pueblo son críticos y exigentes, pero son patriotas que respaldan nuestra independencia como nación y a la revolución que garantiza la soberanía y la estabilidad. Son estas nuevas generaciones las que las que con espíritu de entrega y humanismo integran las brigadas de personal médico y otros que prestan cooperación en medio centenar de países”.

“Un reciente artículo de la destacada periodista Rosa Miriam Elizalde señala que ‘la renovación ha venido ocurriendo desde hace años ante los ojos de todo el mundo’, y que ‘la generación que lleva los destinos del país nació después de 1959 y se expresa también en femenino. La edad promedio de sus dirigentes es ahora de 42,5 años. El 54,2% de quienes ocupan responsabilidades son mujeres y el 47,7%, negros y mulatos. Existen 75 primeras secretarias de comités municipales y distritales (42%). (…) Ha cambiado toda la estructura del poder político y gubernamental, pero no el rumbo”.

“Muchas son todavía las dificultades, las escaseces. Se trabaja para eliminar el burocratismo, las trabas y mentalidades que limitan una mayor creatividad”.

“Hay muchas cosas que tenemos que corregir y perfeccionar; esquemas que superar, siempre por reconocimiento propio y por decisión soberana, nunca bajo el dictado de la presión foránea o el chantaje, y siempre sobre la base de defender y robustecer lo logrado, que no es poco”.

“Primero haber sobrevivido frente a las muchas agresiones de enemigo tan poderoso. Junto a ello, el establecimiento de la plena soberanía del país, la alta dignidad y el patriotismo de los cubanos y la unidad del pueblo; la estabilidad, seguridad y tranquilidad de la vida ciudadana; la seguridad social que garantiza que nadie quede abandonado a su suerte; avances notables en derechos laborales y derechos femeninos, como el del aborto, igualdad salarial por igual trabajo entre hombre y mujeres… No me detengo en nuestros incuestionables logros en educación y salud, que antes mencionamos, pero muchos hay en materia de desarrollo de la ciencia y de ramas de tecnologías de punta en varios campos, la creación de un sistema de defensa civil y protección de la población ante desastres, el desarrollo temprano y previsor de una red de embalses, vital para una isla estrecha y sin grandes ríos, etcétera, etcétera”.

“Y no dejo de mencionar, en el plano político, nuestra sociedad civil y la pluralidad de agrupaciones sociales, profesionales y sectoriales, muchas de ellas masivas, en las que nuestra población está organizada, así como nuestro Sistema de Poder Popular que se origina en la base, no partidista, con elecciones, donde el dinero y la manipulación están excluidos. En tales procesos los candidatos son propuestos por los vecinos en asambleas en los barrios y luego electos en votación secreta y con escrutinios abiertos. Ellos integran las asambleas de poder municipal y muchos luego devienen diputados en el Parlamento. No pasamos por alto que es un sistema que requiere perfeccionamientos sobre todo en su capacidad de lograr mayor respuesta institucional a las demandas que los ciudadanos plantean en las asambleas públicas de rendición de cuentas que se efectúan cada cierto tiempo, particularmente las que requieren respaldo material”.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>