Cuba: Que bajen los números, no la responsabilidad

0 06 25 1 Cuba covid

Este miércoles, La Habana y el país –que en este caso es lo mismo, y no por chovinismo capitalino o algo parecido– amanecieron con un solo caso positivo a la COVID-19, lo que confirma la favorable tendencia a la baja de los últimos días; una muy buena noticia, sin duda, para la provincia que ha concentrado el epicentro y cola de la pandemia.

Autor: Yudy Castro Morales

Este miércoles, La Habana y el país –que en este caso es lo mismo, y no por chovinismo capitalino o algo parecido– amanecieron con un solo caso positivo a la COVID-19, lo que confirma la favorable tendencia a la baja de los últimos días; una muy buena noticia, sin duda, para la provincia que ha concentrado el epicentro y cola de la pandemia.

Pero las estadísticas a favor no pueden empujarnos a conductas en contra, por muy alentadoras que, a primera vista, y hasta a segunda, parezcan.

Sería totalmente insensato, por ejemplo, ceder en la disciplina y la responsabilidad para animarnos, euforia, alegría y hasta baja percepción de riesgo mediante, a una “desescalada” por cuenta propia; porque hoy las cifras podrían ser otras. Ojalá no, pero podrían, pues aún quedan enfermos y un número importante de personas bajo vigilancia epidemiológica.

Es cierto que, a estas alturas, deseosos y hasta desesperados por darles fin a los días de encierro, muchos preferimos poner la vista –y la esperanza– en las proporciones optimistas que significa la relación entre las tantas muestras estudiadas y las mínimas cifras de casos positivos. El dato es, en efecto, sumamente esperanzador; pero nadie debe pasar por alto que aún persisten riesgos, y que cualquier imprudencia, hoy, nos haría retroceder en todo lo ganado.

Los habaneros, decía el primer ministro Manuel Marrero Cruz, en su cuenta oficial de Twitter, “ya están viendo la luz al final del túnel. Nuestro pueblo merece un buen verano. No obstante, siempre mantengamos las medidas de higiene”.

Justo de eso se trata, de no bajar la guardia para lograr, de una vez y por todas, como bien lo definió Marrero, «partirle el gajo al nuevo coronavirus», y hacer que La Habana, por todo lo que significa para la vida económica y social del país, pueda comenzar a transitar, más temprano que tarde, por la primera fase de la recuperación.

Fuente: Granma.cu

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>