Cuba: Los pueblos serán los que juzgarán a quienes le niegan la salud

0 cuba med 2

Entre quienes veían partir a los médicos cubanos desde el aeropuerto de Santa Cruz, en Bolivia –no importa que fuesen policías, militares o «nuevas autoridades»– había a quienes se le retorcía la conciencia por saber que se les estaba escapando la esperanza.

Autor: Elson Concepción Pérez

Estoy seguro de que entre quienes veían partir a los médicos cubanos desde el aeropuerto de Santa Cruz, en Bolivia –no importa que fuesen policías, militares o «nuevas autoridades»– había a quienes se le retorcía la conciencia por saber que se les estaba escapando la esperanza».

Es muy difícil que entre una población boliviana de algo más de 11 millones de habitantes, alguna familia esté exenta de haber recibido algún tipo de atención de estos profesionales, o al menos el saludo de quienes, además de medicina, son portadores de valores éticos e integridad moral, tan necesarios para ejercer una profesión como esa.

Que algunos o algunos usurpadores del poder en aquella nación andina, haya leído el guion escrito desde la embajada de Estados Unidos para tratar de descalificar a nuestros galenos, no es nuevo. Una copia similar fue entregada en Brasil al asumir la presidencia Jair Bolsonaro, y se constatan intentos similares en Ecuador.

Los que han tenido que partir de la Bolivia que hicieron suya, donde compartieron con familias que los asumieron como hijos o hermanos, que aprendieron palabras de dialectos indígenas, sienten el honor del deber cumplido y también el dolor por quienes ahora quedan abandonados a la suerte del más rapaz neoliberalismo.

Recuerdo muy bien cuando médicos, enfermeras, técnicos de la salud y otros colaboradores se vieron obligados a salir del Brasil que tanto los ha necesitado y sigue necesitándolos.

Cómo olvidar aquellas familias brasileñas de las más pobres, que enteradas de que los médicos cubanos fueron obligados a cancelar su programa de colaboración, acudieron a sus despedidas, llorando, lamentando lo sucedido, y entregando recuerdos, por humilde que fueran, pero con el valor humano que solo se conoce cuando se practica.

¿Qué ha sucedido en Brasil luego del regreso a la Patria de los colaboradores cubanos? Es triste, no debía ser, pero los testimonios que se conocen, reflejan que en muchos lugares nunca más ha ido un médico a atender a pacientes enfermos.

Niños abandonados a su destino, ancianos totalmente desatendidos, distancias geográficas que únicamente eran recorridas por quienes sienten suyo cualquier dolor de otro ser humano, aunque esté en los lugares más apartados.

Lo que ocurre en la Bolivia querida es similar a lo de Brasil. Comunidades indígenas ahora se verán desprovistas de la atención sanitaria, cuando por años recibieron en su seno al más grande de los tesoros: la solidaridad.

También los cubanos que regresan vienen con su carga de dolor y, de ser posible, tratarán por cualquier medio de comunicarse con las familias que los acogieron como hijos. O para recetarles por cualquier vía, el medicamento necesario para que se preserve su salud.

Es triste, repito, pero resulta inconcebible que haya seres humanos que opten por el mal, el terror, el egoísmo, antes que admitir la solidaridad como prenda principal de la vida.

Ahora, en la hermana Bolivia se ha instalado ese flagelo, quienes optan por desproteger a sus conciudadanos, y además, ordenan o admiten que sean masacrados por las autoridades militares que hicieron silencio cómplice cuando se escondieron en sus cuarteles para dar paso libre a la traición, al golpe de Estado.

Más temprano que tarde serán esos pueblos abandonados, a los que se les mutila su derecho a la salud, quienes juzgarán a quienes se lo niegan.

Será el pueblo boliviano el encargado de hacer prevalecer el bien ante el mal. Es ese pueblo que ahora queda sin atención médica, las familias pobres, los indígenas, campesinos, obreros, que durante años tuvieron como seguro de salud la atención solidaria de quienes viajaron de Cuba, país donde, además, se han formado a cientos de médicos bolivianos y decenas de miles de todo el mundo.

Estoy seguro de que la esperanza se volverá a refundar en Bolivia.

Foto: Dunia Álvarez Palacios

Fuente: granma.cu

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>