CUBA APUESTA AL RECICLAJE

La industria del reciclaje en Cuba fue creada para recuperar valores por el Guerrillero Heroico, Comandante Ernesto Che Guevara el 7 de noviembre de 1961. La noble y visionaria idea del Ché se concreta cuando la Revolución aún no ha cumplido su tercer aniversario, lo que acrecenta el mérito de emplear talento y esmero en dar vida y sustento a esta industria, en aras de sustituir importaciones de materias primas imprescindibles para la economía del país.

La Unión de Empresas de Recuperación de Materias Primas es la entidad estatal encargada de la recuperación, el procesamiento y la comercialización de desechos reciclables que se generan tanto en el sector residencial como en el estatal (en las esferas productivas, comerciales y de prestación de servicios). Para cumplir este encargo cuenta con más de 7 mil trabajadores organizados en 25 empresas, con representación en todas las provincias y municipios. Recientemente se han incorporado a la actividad recuperadores de desechos reciclables por cuenta propia, que ascienden hoy a más de 5 mil 700.
Las vías que se utilizan para la recuperación de desechos reciclables en el país son:
Las relaciones contractuales de compra con las entidades estatales, en virtud de la Ley 1288 de 1975, que obliga a todas aquellas personas jurídicas que generan desechos en sus procesos productivos o de prestación de servicios, que no vayan a ser reutilizados por ellos mismos, entregarlos al reciclaje.
Las casas de compras de materias primas a la población, que conforman una red de 312 establecimientos diseminados por todos los municipios del país y que reciben anualmente más de un millón de vendedores. El único requisito que se exige para realizar la venta de desechos es presentar el carnet de identidad. Existe un grupo de productos, cuya recepción se prohíbe por este sistema, como es el caso de: tarugos y laminados nuevos de bronce, cobre y aluminio; tubos de riego por aspersión y sus componentes; piezas de repuesto; rejillas de alcantarillado; cables de cobre telefónico y de fuerza con y sin cubierta; artículos provenientes de los cementerios (cruces, lápidas, tarjas, estatuas); utensilios, partes y piezas de armamentos y equipos militares en desuso; radiadores y condensadores de aluminio industriales; retortas y escorias; virutas y limallas; dross de zinc; chatarra proveniente del desmantelamiento de aviones, barcos y equipos ferroviarios; chumaceras y pedestales; señales de tránsito; tapas de registros hidráulicos; tapas de hidrantes; campanas de iglesias; partes de monumentos; motores y cajas de velocidad de vehículos automotores; piezas procedentes de centrales azucareros; zapatas de frenos de locomotoras y vagones de ferrocarril; patrones de pesas; contrapesos de montacargas; tejas de estera de acero al manganeso; bancas de parques; perfiles y crucetas de las torres eléctricas; y elementos, partes y piezas que conforman la vía del ferrocarril. Esta prohibición tiene el objetivo de evitar el vandalismo contra productos que cumplen una función económica o social.
El Movimiento Pioneril Recuperadores del Futuro, que implica a las nuevas generaciones en la importancia económica y medioambiental de esta actividad.
Los minifestivales de recogida de materias primas a través de los CDR en fechas señaladas y organizados previamente de conjunto con esta organización.
Se reciclan actualmente alrededor de 430 mil toneladas de desechos cada año, de los cuales el 35% proviene del sector estatal, el 64% de las casas de compras a la población y el 1% se aporta por los cederistas y los pioneros.
Dentro de los productos que se reciclan se encuentran más de 300 mil Ton anuales de chatarra ferrosa, cuyo destino son las acerías, para la producción de acero líquido y sus derivados. El precio de esta materia prima en el mercado internacional es de 400 usd/Ton, lo que significa que este suministro sustituye importaciones ascendentes a 120 millones de usd anuales.
También comercializan chatarras no ferrosas como cobre, bronce, acero inoxidable, plomo, aluminio, tanto a industrias nacionales como para la exportación, concepto por el cual se ingresan anualmente más de 50 millones de dólares.
Desechos no metálicos como el papel y el cartón se suministran a las papeleras y otras industrias para la producción de libretas escolares, papel sanitario, bandejas de huevo, tejas para viviendas, entre otros. El costo de una ton de este producto está en el orden de los 200 usd en el mercado internacional. El reciclaje de 37 mil Ton de este producto representa más de 7 millones de dólares de ahorro.
De forma similar ocurre con los envases textiles, imprescindibles para el programa alimentario, los envases de cristal que ascienden anualmente a más de 75 millones de unidades en sus diferentes surtidos.
Aplicando los precios del mercado internacional de los desechos reciclados, la combinación de la sustitución de importaciones y/o la exportación de los mismos, representan más de 200 millones de dólares de ahorro o ingreso a la economía del país, a lo que debe sumarse el favorable efecto medioambiental al disminuir la emisión de desechos contaminantes.
Estos desechos constituyen materias primas para la fabricación de productos con mayor valor agregado, lo que aumenta el beneficio económico anteriormente calculado.
A pesar de los resultados alcanzados, se reconocen las deficiencias e incalculables reservas con las que aún contamos para desarrollar esta actividad y aportar mucho más a la economía, pues llegan aun diariamente a los vertederos materias primas que se podrían aprovechar. Entre ellas se encuentran:
Inexistencia de una Política de Reciclaje y basamento legal desactualizado. Incumplimiento de la Ley 1288 por las entidades estatales.
Inexistencia de estadística confiable de los desechos reciclables que se generan.
Lentos procesos de aprobación de bajas técnicas de equipos en desuso.
Insuficiente número de casas de compras a la población e inestabilidad en su servicio.
El esquema financiero existente no garantiza oportunamente los aseguramientos.
Baja disponibilidad técnica del equipamiento propio para el reciclaje.
Infraestructura no apta para la clasificación en origen, de los desechos reciclables.
Insuficiente logística para enfrentar la dispersión de las fuentes generadoras.
Inexistencia de política de precios acordes a los del mercado internacional, diversidad de normas jurídicas para su fijación y aplicación de precios no estimulantes. No uniformidad de precios de compra de algunos productos para la población y el sector estatal.
La exportación de productos semielaborados sustenta financieramente el reciclaje, lo que desestimula la fabricación de productos terminados con mayor valor agregado.
Insuficiente reciclaje de envases y embalajes.
Falta de interés y prioridad al reciclaje por entidades estatales y por la población en general.
Estos problemas fueron analizados el pasado 22 de diciembre en una reunión del Consejo de Ministros, aprobándose la Política de Reciclaje para la implementación del Lineamiento 235 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución: “Promover la intensificación del reciclaje y el aumento del valor agregado de los productos recuperados, priorizando actividades de mayor impacto económico con menos recursos y su recapitalización, según las posibilidades de la economía.”
¿CÓMO SERÁ EL PROCESO DE IMPLEMENTACIÓN DE LA POLÍTICA DE RECICLAJE APROBADA?
La política aprobada va dirigida a maximizar en la industria nacional la utilización de los desechos reciclables, exportando aquellos que tecnológicamente no sea posible su uso en el país y se sostiene en 6 elementos fundamentales:
1ro- Concentrar la actividad Estatal de Reciclaje en las grandes fuentes generadoras de materias primas y el procesamiento industrial. Implementar nuevos modelos de gestión, para la recuperación a las pequeñas y medianas fuentes generadoras (Arrendamiento de casas de compras y triciclos automotores a recuperadores de materias primas por cuenta propia y creación de Cooperativas de Reciclaje).
Se arrendarán experimentalmente 25 triciclos automotores en La Habana a trabajadores por cuenta propia, los que prestarán el servicio de recogida de desechos reciclables a pequeñas y medianas fuentes estatales generadoras y a la población (servicio puerta a puerta), utilizando precios según oferta demanda.
Asimismo, se arrendarán experimentalmente a partir del III Trimestre de este año 25 locales de distintas provincias que fungen como casas de compras de materias primas a trabajadores por cuenta propia con el objetivo de mejorar el servicio a la población e incrementar el reciclaje.
Ya se encuentran constituidas 2 Cooperativas de Recuperación de Materias Primas (Artemisa y San José de Las Lajas), que se dedicarán a la compra de desechos tanto al sector estatal como a la población a precios oferta/demanda.
2do. Aplicación de un esquema cerrado de financiamiento para la actividad de reciclaje, que permite utilizar 0.32 centavos por cada CUC que se ingrese por concepto de exportaciones. Esto permite contar oportunamente con los recursos financieros para la compra de insumos necesarios para desarrollar esta industria.
3ro. Establecimiento de una política de precios que permita aplicar precios estimulantes para la compra de los desechos reciclables tanto al sector estatal como a la población y equiparar los precios de venta de estas materias primas a los del mercado internacional.
4to. El análisis e implementación de una nueva Ley de Reciclaje que entre otros aspectos establezca la responsabilidad tanto de las personas naturales como jurídicas ante el reciclaje y defina penalizaciones ante incumplimientos de la misma.
5to. Introducción de la importancia del reciclaje en los programas educativos de todos los niveles de enseñanza como vía para incrementar la cultura del reciclaje en las nuevas generaciones, así como la utilización de los medios de difusión masiva para orientar a la población en general sobre este tema.
6to. Definición de la estrategia de desarrollo y un programa inversionista a corto, mediano y largo plazo, que fortalezca la industria del reciclaje.
Hoy se reciclan en el país aproximadamente el 35% del total de desechos que se generan y pueden reutilizarse. La puesta en vigor de la nueva política y las medidas anteriormente descritas van encaminadas a incrementar gradualmente este indicador.
ESTRATEGIA DE DESARROLLO PARA LA ACTIVIDAD DE RECICLAJE
La política de desarrollo tecnológico del reciclaje está dirigida a la introducción de las tecnologías más modernas y limpias que posibilite un incremento sustancial de la recuperación y procesamiento de desechos reciclables, con la reducción de los costos de operación y el mejoramiento sostenido de la calidad de los productos obtenidos y el máximo de valor añadido.
Existe una amplia gama de desechos que se generan en la economía, que con un tratamiento adecuado pueden ser reciclados, bien por la Unión de Empresas de Recuperación de Materias Primas o bien por la entidad de origen como parte de su proceso productivo, lo que posibilita sustituir importaciones, incrementar las exportaciones y contribuye al cuidado del medio ambiente.
Los principios de la concepción de desarrollo en el sector del Reciclaje, se resumen en los siguientes procesos:
Clasificación Selectiva en origen.
Compactación en origen según producto, reducción de volumen de trasportación.
Proyectos de organización de los ciclos de recogida. Grandes y medianas fuentes.
La transportación en equipos especializados de volteo y compactadores con mayores capacidades de carga y un incremento sostenido de la participación del transporte por ferrocarril.
Incremento del procesamiento de los residuos sólidos urbanos (RSU).
Estudios permanentes de la circulación y potenciales de generación de los productos reciclables en el país por territorios, que permitan adecuar las tecnologías y su organización a las tendencias que estos análisis determinen.
Aplicación de nuevas tecnologías que permitan un proceso sostenible de la industrialización del procesamiento.
Los principales procesos que determinan las líneas de desarrollo son:
Clasificación y descontaminación.
Cortes mecánicos, fragmentación, trituración.
Molido y desmenuzado.
Prensado.
Separación, Clasificación Magnética y por espectrometría.
Lavado y secado.
Manipulación e izaje.
Líneas de Desarrollo
Potenciar la introducción tecnologías para la recuperación de productos reciclables que permitan la clasificación a partir del mismo momento en que se generan.
Modernización de las tecnologías mediante inversiones para los productos que hoy se reciclan, incrementado los volúmenes de recuperación que superen los alcanzados, el valor agregado y cumplan con las especificaciones exigidas tanto por la industria nacional como para la exportación. Nos referimos a:
Productos metálicos:
1. Desmantelamiento Industrial y de embarcaciones. Inversiones en ejecución.
2. Modernización, reposición y reparación capital del trasporte especializado. Inversiones propuestas.
3. Modernización, reposición y reparación capital de equipos de izaje y manipulación. Inversiones propuestas.
4. Modernización, reposición y reparación capital de equipos de prensado. En estudio.
5. Introducción de nuevas tecnologías de corte, fragmentación y superación magnética. En Estudio.
6. Completamiento y modernización de la recuperación de plata. Inversiones propuestas.
Productos No metálicos:
1. Modernización y nuevas líneas de procesamiento de plásticos que procesen todo los tipos de este producto que circulan llegando hasta el peletizado. Ejecutadas, propuestas y en estudio.
2. Incrementar las capacidades de recuperación y procesamiento de papel y cartón. Inversiones propuestas.
3. Incrementar las capacidades de recuperación y procesamiento de vidrio. En estudio
4. Incrementar la reutilización y reciclaje de los envases de cristal. Modernización de las tecnologías de lavado, incrementando su recuperación. En estudio.
5. Potenciar e incrementar la reutilización de las botellas y su aceptación por las tecnologías de productores. En estudio.
6. Potenciar y completar el equipamiento especializado para el reciclaje en los polos turísticos y Polos de desarrollo del país. Inversiones en ejecución, actualización de los estudios y nuevos estudios.
Estudiar la incorporación de nuevas tecnologías para los productos que hoy no se reciclan priorizando aquellos de mayor impacto económico y medio ambiental. Nos referimos a:
1. Recuperación y procesamiento de neumáticos fuera de uso (NFU). Inversiones en fase de preparación (según Res. 91).
2. Recuperación y procesamiento de chatarra electrónica. En estudio.
Estudiar para proponer y realizar los estudios de viabilidad de los siguientes productos:
1. Clasificación en origen tanto del sector estatal como de la población.
2. Residuales líquidos y sólidos orgánicos e inorgánicos que provienen de las industrias.
3. Regeneración de residuales gaseosos.
4. Residuales de la construcción, ya iniciados con el desmantelamiento industrial.
5. Madera y aserrín
6. Envases especiales de cartón con recubrimientos metálicos y plásticos.
7. Otros metales.
El Ministerio de Industrias y la Unión de Empresas de Recuperación de Materias Primas tienen la responsabilidad de ordenar la recuperación de materias primas y su procesamiento, pero tenemos que lograr que en el reciclaje intervengan activamente todos los sectores de la sociedad, porque en ellos repercute.
Fuente: Intervención de los directivos principales de la Unión de Empresas de Recuperación de Materias Primas en la Mesa Redonda del 26 de junio de 2013
Fuente: Cuba debate

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>