CTEP: PIDEN QUE LOS PROGRAMAS SOCIALES NO QUEDEN POR DEBAJO DEL SALARIO MÍNIMO, VITAL Y MÓVIL

cteppiden
2 Flares 2 Flares ×

La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) es una organización gremial independiente de los partidos políticos, representativa de los trabajadores de la economía popular y sus familias. En ese espacio de confluencia conviven, por ejemplo, sectores kirchneristas y de la izquierda popular. Algunos de sus miembros y organizaciones mantienen vínculos con el Papa Francisco, además de ser la organización social de mayor crecimiento en esta etapa. En esta nota, el pronunciamiento de la CTEP frente al nuevo gobierno y el año que termina.
Reproducimos comunicado:

La voluntad del pueblo se expresa en cada lucha por su dignidad
Frente a la asunción de las nuevas autoridades electas en nuestro país la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) manifiesta:
Las estructuras socioeconómicas propias de la globalización capitalista y la insuficiencia de las políticas redistributivas de los Estados excluyen a una porción significativa de la clase trabajadora del mercado formal de empleo, forzándolos a buscar otras formas de trabajo para subsistir. La CTEP es un sindicato impulsado por distintos movimientos populares que agrupa a este heterogéneo universo de trabajadores, buscando la organización comunitaria de la producción popular y la ampliación de nuestros derechos laborales. El carácter fundamentalmente reivindicativo de la CTEP se inserta en la perspectiva más amplia de construir una sociedad sin esclavos ni excluidos dónde la economía esté al servicio de los Pueblos, defender la Madre Tierra y garantizar los derechos sagrados a la tierra, el techo y el trabajo; perspectiva compartida por cientos de organizaciones que confluyen en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares.
Los movimientos populares que impulsamos la CTEP tenemos distintas visiones del proceso político, los resultados electorales, la coyuntura y la naturaleza de la etapa que se abre. Pese a esas diferencias, estamos sólidamente unidos en la defensa las conquistas sociales de estos últimos años y la voluntad de luchar por más derechos. Vamos a cuidar y acrecentar esa unidad poniendo el énfasis en aquellos puntos en los que existe consenso y que afectan en forma directa nuestra vida como trabajadores. Consideramos una tarea impostergable de todas las organizaciones populares, sociales y sindicales a fortalecer los espacios de unidad de los trabajadores y los humildes.
Respetamos la democracia en su sentido más amplio, en las diversas formas que se expresa, por eso creemos que la voluntad del pueblo no se agota en el acto electoral ni se anula automáticamente después del escrutinio para hibernar hasta los próximos comicios. La voluntad del pueblo vive cotidianamente en sus luchas espontaneas y organizadas por tierra, techo y trabajo, justicia, paz y dignidad. Nosotros practicamos la democracia plebeya, la democracia de las calles, las cooperativas, los barrios, los espacios comunitarios. La democracia que desborda los estrechos canales de esa democracia meramente formal que silencia a las grandes mayorías mientras el Capital concentrado ejerce su monstruoso poder de manera cotidiana y sin respetar institución alguna. Creemos que “sin poder popular no hay justicia social” porque sólo el pueblo unido, organizado y movilizado puede frenar la ambición desmedida del Capital.Creemos que cuando todas las voces se escuchan, se fortalece nuestra democracia. Por eso, bajo cualquier gobierno, nuestro compromiso es seguir haciendo que las voces de los postergados por el sistema se siga escuchando, para así ampliar la vida democrática de nuestro país.
Nuestra tarea inmediata es defender las conquistas sociales y políticas públicas que benefician a nuestros compañeros. Derechos consagrados como la Asignación Universal por Hijo y los múltiples programas de apoyo al sector de la economía popular que existen a nivel nacional, provincial y local son un piso innegociable para la CTEP. Perforar ese piso sería abrir las puertas del infierno. Por eso, vamos a redoblar esfuerzos para subir el piso, ampliar los derechos, reducir las desigualdades y garantizar el buen vivir de todos nuestros compañeros luchando por trabajo digno, comunitario y bien remunerado en la economía popular. Exigimos muy especialmente que se reactivan inmediatamente las cuadrillas del Argentina Trabaja asignando los correspondientes “módulos de obra” a las cooperativas y aumentando la remuneración de los compañeros para que no bajo del Mínimo Vital y Móvil.
Asimismo, exigimos el reconocimiento de todas las empresas recuperadas por sus trabajadores y la resolución definitiva del problema de la propiedad de las unidades fabriles y campesinas recuperadas. Es urgente la creación de un fondo de capital de trabajo para los emprendimientos productivos urbanos y rurales, actividades de reciclado y programas de apoyo a todas las ramas de la economía popular. Nos pronunciamos contra cualquier “pacto social” que pretenda clausurar las discusiones sociales y decretar una falsa paz sin justicia, silenciando la lucha de los excluidos. Tal pacto es insostenible si el Estado no garantiza la dignidad, el bienestar y los derechos de todas las familias del pueblo trabajador, estén o no en el mercado formal de trabajo.
Existe sin embargo una tarea urgente. En vísperas de navidad hemos visto alarmantes incrementos de precios en los productos de la canasta alimentaria que afectan especialmente a los trabajadores de la economía popular ya que no gozamos de aguinaldo ni acceso al crédito. Escuchamos que con el nombre de “plan diciembre” se ha ordenado el despliegue de fuerzas de seguridad e inteligencia en los barrios populares para evitar saqueos y desbordes que ninguno de nosotros desea ni promueve. Ese no es el camino. Advertimos que la paz social sólo puede garantizarse con actos de justicia y una adecuada distribución del ingreso que nos permita a todos vivir con dignidad y naturalmente eso implica tener durante estas fiestas un pan dulce para celebrar y un juguete para los niños. Por eso exigimos la inmediata actualización del salario social de nuestros compañeros y un “aguinaldo social” para que ninguna familia pase hambre durante las fiestas.
Además de nuestras tareas inmediatas y urgentes, desde la CTEP también nos manifestamos sobre cuestiones más generales pero de alto impacto para nuestros compañeros y base social. En ese sentido, nos alarman ciertas manifestaciones en lo referente a las políticas macroeconómicas que se expresan, por ejemplo, en la designación como miembros destacados del gabinete nacional de personas asociadas al dogma neoliberal o directamente formadas en la escuela la banca internacional y las corporaciones trasnacionales. En ese sentido, anunciamos nuestra voluntad de resistir cualquier medida de ajuste estructural, privatización, desregulación, flexibilización laboral, apertura indiscriminada de las importaciones, promoción de las “inversiones” especulativas y aquellas que dañen la Madre Tierra para saquear nuestros bienes comunes. Muy particularmente, nos pronunciamos contra cualquier medida monetaria que suponga un saqueo al bolsillo de los trabajadores más humildes y una transferencia regresiva de ingresos. Cualquier de esta medida afectaría en forma inmediata y directa a nuestros compañeros. Nuestra obligación es evitarlas.
También nos manifestamos contra cualquier subordinación indigna de nuestra Patria al Imperio del Capital. La sumisión al neocolnialismo implica el sufrimiento de las mayorías populares y la destrucción del país. Defenderemos los avances alcanzados en la integración de la Patria Grande y enfrentaremos las pretensiones de reeditar el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) o los llamados “tratados de libre comercio” que sólo benefician a las empresas trasnacionales. Tampoco aceptaremos acuerdos ruinosos con los fondos buitre que transfieran a los especuladores financieros recursos que deben usarse para saldar la deuda con nuestro pueblo pobre.
Rechazamos cualquier violación al derecho de nuestros compañeros a trabajar en el espacio público. Advertimos también que cualquier acto de persecución de militantes populares y luchadores sociales, cualquier sea su procedencia política, ideológica u orgánica, nos encontrará unidos en las calles como hasta ahora para defender el derecho a la protesta. No claudicaremos tampoco en la lucha por memoria, verdad y justicia contra los genocidas que destruyeron el tejido organizativo de la clase trabajadora en la argentina y aterrorizaron desde el Estado a un pueblo entero durante la dictadura militar. Queremos paz y justicia.
No queremos el conflicto por el conflicto mismo sino avanzar en la dignificación de las condiciones de vida de nuestros compañeros. Nuestro camino es el del dialogo y buscamos la institucionalización de los canales de negociación del sector que representamos. Por eso luchamos por el reconocimiento de nuestra organización sindical y obra socia, y la apertura de una paritaria popular que permita encausar las justas reivindicaciones de nuestros compañeros en un marco adecuado. Por eso exigimos a las autoridades la apertura urgente de una mesa de discusión para lograr acuerdos programáticos razonables que permitan que los distintos oficios, actividades y unidades productivas de la economía popular se desarrollen en condiciones de dignidad. En particular, exigimos la apertura de discusiones paritarias para las ramas: 1) trabajadores de programas de ingreso social con trabajo 2) trabajadores de infraestructura barrial y construcción cooperativa de viviendas; 3) trabajadores cartoneros, carreros y recicladores; 4) vendedores ambulantes, manteros, feriantes, artesanos y trabajadores del espacio público en general; 5) trabajadores cuidacoches, de estacionamiento medido y limpiavidrios; 6) trabajadores de fábricas y empresas recuperadas; 7) trabajadores de grupos comunitarios de base dedicados a la provisión de servicios culturales, educativos, recreativos, deportivos, de cuidados y alimentación; 8) trabajadores de la agricultura familiar, campesina e indígena; 9) trabajadores costureros y de la indumentaria; 10) trabajadores de emprendimientos productivos comunitarios en general.
– Por una navidad en paz y justicia: Aguinaldo Social para todos los titulares de Asignación Universal por Hijo
– Por un salario social digno: actualización de los programas sociales para que ningún trabajador esté debajo del mínimo vital y móvil
– Apertura de Paritarias Populares: para defender las conquistas sociales y avanzar hacia una sociedad sin esclavos ni excluidos

Fuente: Info Blanco sobre Negro

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>