CONTRA LA RED DE SILENCIO

Por Washington Uranga

El autodenominado grupo Cristianos para el Tercer Milenio (CTM), que viene reclamando acciones de la jerarquía católica en materia de derechos humanos, dio a conocer su adhesión “a la nueva campaña de Abuelas de Plaza de Mayo”, celebra “la convocatoria que efectúan monseñor José María Arancedo, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, y monseñor Jorge Lozano, titular de la Pastoral Social, en respaldo a la perseverante labor de Abuelas de Plaza de Mayo”, y volvió a reclamar a los obispos la apertura de los archivos que puedan obrar en su poder y que contribuyan a clarificar la desaparición de personas.

 

 

En un texto breve, los CTM afirman que “nos gratifica que la jerarquía episcopal asuma públicamente esta demanda de verdad y justicia y coopere en romper la ‘red de silencio y complicidad que ha mantenido amordazada la verdad acerca de los bebés, ahora jóvenes adultos’. Red de silencio y complicidad de la que forman parte ‘vecinos, parientes adoptivos, pediatras, sacerdotes, religiosas’, en un claro reconocimiento de los pecados de miembros de nuestra Iglesia”.
En el breve documento que lleva la firma, entre otros, de Alicia Pierini, Rodolfo Brardinelli, Felipe Solá, Ana Cafiero, Angel Bruno y Hernán Patiño Meyer, los firmantes expresan su beneplácito porque “nuestro Episcopado exhorte ‘a quienes tengan datos sobre el paradero de niños robados, o conozcan lugares de sepultura clandestina, a que se reconozcan moralmente obligados a recurrir a las autoridades pertinentes’, gesto que los fieles esperamos durante décadas”.
Al mismo tiempo celebran “la invitación de Francisco a la presidenta y símbolo de las Abuelas, Estela de Carlotto, y a su nieto Ignacio Guido Montoya Carlotto, como un genuino impulso a la profundización del compromiso de nuestros hermanos en la fe con la memoria, la verdad y la justicia, en búsqueda sincera de la reconciliación y la paz”.
De la misma manera, los CTM ratifican lo señalado en el documento fundacional del grupo, en el que afirman que “si efectivamente, como se dice, se quiere investigar a fondo lo ocurrido y realizar un ‘estudio demorado pero necesario’ (exigimos) la apertura de los archivos de la Conferencia Episcopal –Asamblea Plenaria, Comisión Ejecutiva y Comisión Permanente– a los efectos de que los investigadores puedan acceder y trabajar sobre los mismos”. Todo ello porque “quien sea responsable o cómplice de ese delito continuado y lo siga consumando no puede llamarse cristiano y nuestros pastores deberían ser capaces de pronunciarse sin ambages”.
El texto, que también lleva la firma de Alicia Ladrón de Guevara, Cristina Domeniconi, Beatriz Noceti, Fátima Ruiz López, Luis Miraldi, Rogelio Ponsard, Fernando Portillo, Miguel Angel Ferrara y Juan Manazzoni, pide “a Dios mediante la intercesión de la Virgen de Luján que estos nuevos pasos impulsen a otros pastores a acompañar públicamente a las Abuelas en su búsqueda de verdad, a fin de contribuir con la paz y la fraternidad de nuestro pueblo”.

Fuente: Página|12

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>