CONSTRUIR PARA DESPUÉS DESTRUIR

insauro

El gobierno porteño invirtió 14 millones de pesos para refacciones en el Centro Educativo Isauro Arancibia. Esta semana harán la inauguración de un edificio que finalmente será demolido para que el Metrobus pase por la Avenida Paseo Colón.
Los lugares cuentan la historia. Parecen simples espacios geográficos, pero no lo son. El tiempo los modifica, pero lo sustancial permanece imposible de borrar, aunque se intente tapar las huellas. Ocurre en Paseo Colón y Cochabamba. Donde la historia se repite. La lucha por la inclusión de los expulsados de siempre choca contra los intereses de los emprendimientos económicos. Y como una paradoja del destino, del tiempo, de la distancia, y vaya a saber uno de cuántas cosas más, el Centro Educativo Isauro Arancibia, el primer centro educativo de nivel primario para adultos y adolescentes en situación de calle de la Ciudad de Buenos Aires, se encuentra justo ahí, frente al ex Centro clandestino de detención El Atlético. Los hilos de la historia son muchos; a veces son harapos, otras no parecen concordar, y en algunas oportunidades se tejen para formar una tela fuerte. Casi misteriosamente.
Luchar, construir, destruir y volver a luchar. El ciclo se repite en el mismo espacio geográfico. En distintos tiempos. La lucha y la construcción de la educación popular, otra vez borrada allí mismo. El gobierno de la Ciudad quiere tirar abajo el Arancibia. Pero el predio parece protegido. La escuela tiene la ley a su favor: a 50 metros a la redonda de un monumento histórico, como lo es El Atlético, no puede haber movimientos de tierra ni ruidos molestos.
Quizá no sea casualidad que el Arancibia esté ahí. Su lucha es larga y sus mudanzas son varias, hasta llegar a la sede de Paseo Colón, la que parecía definitiva. Abrió en 1998 como resultado de un trabajo en red con organizaciones sociales; comenzaron a concurrir chicos que vivían en la estación de trenes de Constitución. A principios de 2006, debido a la elevada matrícula y la falta de espacio, el centro se mudó a la Cooperativa El Molino. Actualmente en Paseo Colón recibe más de 300 estudiantes, que además de asistir a clases, aprenden oficios, participan de talleres y pueden dejar a sus hijos en el jardín de infantes que funciona allí mismo.
Catorce millones de pesos se invirtieron para remodelar el espacio y que el Arancibia pueda funcionar mejor, allí donde está, y no en otro lado. Este viernes se hará la inauguración de esa obra. Sin embargo, para octubre de este año, el Gobierno de la Ciudad tiene planeado demoler todo, para iniciar las obras del Metrobus. El Arancibia quiere resistir. Después de tantos años, tiene un lugar en las condiciones que necesitaba.
Este viernes 9 de septiembre a las 13 se inaugurará la obra, para que quede bien en claro que hay algo construido, y que lo quieren destruir. “Vamos a hacer una gran fiesta. Vamos a celebrar que tenemos una escuela preciosa. Vamos a agotar todas las instancias legales, vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para evitar esto. Que busquen una solución para que no perjudique a la sociedad. No estamos en contra del Metrobus, pero queremos permanecer en nuestro edificio. Y no estamos solos, son al menos 36 las organizaciones del barrio que nos respaldan”, dijo a Revista Cítrica Susana Reyes, una mujer que estuvo detenida en el Centro Clandestino de Detención El Vesubio, que fundó el Centro Educativo Isauro Arancibia, y que hoy es su coordinadora.
“Si pudieron resolver los conflictos que se les presentaron en Juan B. Justo y en el Metrobus de 9 de Julio, donde no tiraron abajo el edificio de Desarrollo Social ni la Embajada de Francia, lo tienen que hacer acá. Que lo resuelvan, no van a destruir la escuela”, afirmó Susana, comparando una situación similar pero en la que los afectados contaban con mucho más poder que una escuela para pibes en situación de calle.
El valor de este espacio no son los 14 millones invertidos por el Gobierno de la Ciudad ni los millones que se necesitarán para que el Metrobus no afecte a la escuela, sino todo lo que se desprende de la palabra sobreviviente. Susana sobrevivió al secuestro durante la dictadura y esa supervivencia se le pone de manifiesto con solo mirar enfrente, donde sostiene que los compañeros detenidos-desaparecidos están protegiendo el espacio.
Los pibes sobreviven a la sociedad desigual de hoy, y esa supervivencia se les pone de manifiesto en la escuela, donde se educan, se empoderan, se igualan con el otro y tienen esa oportunidad de poder crecer, la que antes se les negó: “Acá vienen a estudiar pibes que después de tener noches terribles en la calle se acercan a aprender, a estudiar, a proyectar una vida distinta. Estos pibes son sobrevivientes del desprecio y el desamor de la sociedad. Conocerlos enriqueció mi vida, y también me marcó para siempre”, resaltó Susana Reyes, sobre la relevancia del espacio que coordina.
La lucha por evitar la demolición, el año pasado parecía ganada. Inclusive el actual titular del PAMI, Carlos Javier Regazzoni, quien por entonces cumplía funciones como subsecretario de Gestión Económica de la cartera porteña de Educación, se acercó en persona a la escuela y se comprometió ante los chicos que la construcción del Metrobus no iba a tocar el edificio.
Hasta lo escribió en el libro de actas del colegio. Pero las promesas no son más que eso. Hace unos meses el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció que “por ese lugar está prevista la construcción del Metrobus Sur y que el centro educativo será relocalizado”. Y el anuncio formal ya llegó a la escuela: les avisaron que en octubre empieza la demolición. Dividirán el colegio en dos, con tres cuadras en el medio.
“Los pibes escucharon las promesas de Regazzoni y ahora saben que van a hacer polvo su colegio, el único lugar que tienen, porque no tienen nada. ¿Con qué esperanzas quedan después de esto?”, se preguntó Susana Reyes.

Fuente: Revista Cítrica

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>