Cono Sud de Indoamérica: Elecciones decisivas en Bolivia, Argentina y Uruguay.

0 elec cono sur 1

por Oscar Ruiz de Huidobro.-
En esta suerte de guerra sin armas de los procesos electorales en Bolivia se combate primero. En Argentina y Uruguay son los otros dos enfrentamientos el domingo 27. Por esta razón este mes es tiempo de definiciones en el Cono Sur de nuestra Indoamérica morena. El imperio, arremetió con su ofensiva acelerando las crisis política y económica en la región. Por eso, estas el fin de estos tres proceso electorales resultan cruciales en modificar la relación de fuerzas hacia gobiernos en disputa con el enemigo principal.
En Cuba, Venezuela y Nicaragua, en las últimas elecciones ganaron el socialismo cubano, el chavismo, y el sandinismo. En Ecuador habían ganado el sector de la Revolución Ciudadana. Pero, Lenín Moreno, después de una traición política descomunal, cambió el curso histórico hacía el neoliberalismo. La profunda crisis económica, corrupción y represión ante la rebelión de los originarios y el resto del pueblo, se lo lleva puesto a Moreno y al FMI. En Perú, Paraguay, Colombia, Salvador, Honduras ganaron gobiernos pro imperialistas y perdió el pueblo.
En Brasil la guerra electoral la ganó la derecha lame bota de Trump con la «Lawfere» o guerra judicial mediante. Así allanaron el camino sacándose del medio a la presidente Dilma y al candidato y seguro vencedor Lula. Ahora, con los desaciertos del fascismo, menos Trump, el resto del poder imperial entra en contradicciones en lo que hace a la lógica del patrón de acumulación. Contradicción que se basa en una burguesía brasilera poco convencional con respecto al resto de las burguesías regionales.
En México fronteras y política de por medio, en la guerra sin armas triunfó Andrés Manuel López Obrador. El imperio parece haber perdido varios casilleros en el juego político regional. No es lo que opina el zapatismo, pero en la realidad la disputa del gobierno con el poder central es una realidad. El ejemplo más concreto es en la posición con respecto a Venezuela. México está más cerca de la autodeterminación del pueblo venezolano y niega la intervención militar estadounidense. En las dos naciones grandes de la región, con el imperio hay empate técnico, como en el resto del arco político regional.
En Argentina pierde Macri
En el escenario bélico sin «fierros» en Argentina se define mucho. O se sigue siendo cabecera de playa de Trump o se cambia la relación de fuerzas y se va a un gobierno en disputa con el poder central. Todo indica que se va a lo afirmado en segundo término. Mucho tiene que ver el saqueo macrista y esa jugada magistral de cristina Kirchner que eludió hasta una «Lawfere» tipo Brasil, instaló a Alberto Fernández y logró la “unidad” del peronismo.
Macri navega en medio del Mar de los Sargazos con el timón roto al medio. La política de ajuste, saqueo y robo – en vez de fuga de capitales – incrementó la injusta violencia del atraso. El pueblo sufre las consecuencias de desempleo, miseria, hambre y muerte por condiciones evitables. Grandes sectores de masas en su lucha de subsistencia, mediante la lucha defensiva en el plano institucional y de calle sobreviven. El enfrentamiento entre las organizaciones sociales y el gobierno que amenaza a no ceder, pero termina siempre entregando algunos frentes, no permite la implosión. Razón por la cual el neoliberalismo macrista llega sin estallido, pero moribundo al final del combate electoral que ya perdió ampliamente de antemano.
En Bolivia gana Evo
En el combate de Bolivia, la acción de gobierno antiimperialista le da buenos resultados a Evo y Alvaro. Años de expulsión del FMI, un crecimiento económico de 4 o 5 puntos anuales del PBI, la mejoría del peso en relación a los otros países, generación empleo genuino y de microemprendedores, mejora de la salud y educación pública, posicionan mejor al oficialismo. Remontar la pérdida del plebiscito, fue costoso y llevó a Evo y a Alvaro a hacer correcciones de gobierno y hasta de trabajo, capacitación, formación y cambios de direccionalidad en el trabajo de masas, ponen al binomio en condiciones de ser reelectos.
Evo va a ser reelegido por cuarta vez. todo indica que Evo Morales vencerá en la primera vuelta. Pero se cree que de no lograr el triunfo el 20 de octubre, por el escenario que impondrá la ofensiva imperial y la falta de conciencia de masas, podría perder en la segunda vuelta. El combate contra Trump, el imperialismo y la alta burguesía boliviana como parte del enemigo principal en Bolivia es fundamental. Hay que ganar en primera vuelta y apostamos a que Evo gana.
En Uruguay persiste el empate técnico
En el conflicto bélico sin armas de Uruguay, el país del «frenteaplismo» tiene algún problema. Aunque el Frente Amplio tiene un país con la menor cantidad de conflictos sociales el oficialismo puede perder. Existe la posibilidad que el candidato Daniel Martínez del FA no pueda sacar la cantidad de votos para imponerse en primera vuelta. Eso haría que Luis Lacalle (hijo un presidente que se llamaba igual) del Partido Nacional mejore sus posibilidades.
La situación sin desequilibrio de Martínez o Lacalle hace que hayan empatado hasta en el Debate Presidencial con un 40 y 40% por cada lado. Por lo visto el electorado está en ese empate técnico que puede ser modificado por una mala acción de gobierno o una fuerte jugada del imperio. En esa situación de combate reñido y sin ventajas aparentes para ninguno de los dos el enemigo principal está resentido.
Puede modificarse la relación de fuerzas
Si en Bolivia y en Argentina ganan Evo y Alberto. Quedará demostrado que tanto Alvaro como Cristina juegan un ajedrez de viejo maestro soviético. Con el triunfo de estos cuatro políticos y si por ahí se da el batacazo que gane el FA en Uruguay, aún sin los orientales se modifica la relación de fuerzas. Así se pone al imperio al frente de una posible línea de reconstrucción de políticas donde todo debería estar condicionado con la salida del reflujo de masas. En ese escenario, y sobre todo después de lo de Ecuador, el imperialismo deberá lidiar con gobiernos en disputa y con la posibilidad de contar con masas movilizadas. Con ello, en el Cono Sur de Indoamérica la realidad objetiva es diferente y si a eso se puede reconstruir la identidad y la subjetividad, entonces se lograría modificar favorablemente el escenario regional de acuerdo a nuestros intereses.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>