COMUNICADOS DEL PUEBLO MAPUCHE AL ESTADO CHILENO

«Señor Piñera, le exijo que termine con el hostigamiento hacia las comunidades»

Werner Luchsinger y su esposa Vivianne McKay fallecieron luego que un grupo de encapuchados quemó su casa durante la madrugada del 4 de enero último. Vivian en Vilcún, región de la Araucanía, zona que es parte del territorio ancestral del pueblo mapuche. Referentes mapuches manifestaron su repudio por el crimen y lamentaron la muerte del matrimonio de terratenientes, a la vez que responsabilizan al presidente Sebastián Piñera por ponerlos en la mira e investigar los hechos bajo la Ley Antiterrorista.

Lonko Juana Calfunao: «Señor Piñera, le exijo que termine con el hostigamiento hacia las comunidades»
Carta Abierta de Lonko Juana Calfunao al Presidente Chileno Sebastián Piñera
Wallmapu, 5 de enero de 2013
Sr. Presidente;
En mi calidad de autoridad tradicional, quiero expresar mis condolencias a los familiares de Luchsinger Lemp y su esposa Vivian McKay quienes resultaron con serios daños, tanto materiales como pérdidas humanas. Dichos hechos ocurridos en Vilcún, que antes de conocerse a sus autores, se lo han atribuido de forma inmediata a los mapuches. Nosotros, los mapuches, somos los primeros en repudiar la violencia, ya que hemos vivido este trato inhumano por casi 130 años.
Mi comunidad, mi familia y yo personalmente he sufrido numerosos atentados de esa naturaleza; elementos desconocidos quemaron tres veces mi casa; en uno de estos incendios encontramos calcinados los restos de mi tío Basilio Coñonao. Sin embargo, cuando somos los mapuches los afectados, y la injusticia de haber sido objeto de este tipo de violencia, debemos lamentar la insensibilidad de las autoridades y la indolencia de los medios de comunicación. En estos casos, como el mío propio, no existen visitas del Presidente chileno, ni de sus Ministros y Parlamentarios ni se decreta el estado de sitio y mucho menos se les aplica a los autores la ley antiterrorista. No obstante, tenemos que seguir escuchando de las autoridades políticas de Chile que existe «igualdad ante la ley». Esta falta de igualdad ante hechos tan lamentables como los sucedidos a la familia Luchsinger, una vez más esto nos confirma que los tribunales no son independientes, las autoridades políticas tratan con un racismo judicial marcado una notada deferencia a nuestro pueblo. Como usted, Sr. Piñera, ha podido comprobar los mapuches no tenemos problemas a la hora de rechazar y condenar estos hechos tan lamentables como es el incendio ocurrido en Vilcun.
Usted debería reflexionar sobre las torturas que la policía me infligió y que me provocaron un aborto quedando sin condena los culpables. ¿Por qué quedaron impunes los innumerables allanamientos arbitrarios a las casas de nuestras comunidades? ¿El robo de dineros, la incautación de herramientas de trabajo y de aparatos de comunicación que nunca fueron devueltos? Todo ello me hace pensar que la policía no está al servicio de la sociedad y que para nosotros los mapuches no es garantía de seguridad y protección como debería serlo en un estado de derecho y régimen democrático.
Sin embargo, estos hechos han sucedido en un clima de violencia y confrontación de las autoridades políticas chilenas, no pueden eludir su responsabilidad debido a la incapacidad política para solucionar el conflicto que se vive en nuestro Wallmapu. No debemos olvidar que los hechos mencionados han ocurrido en el contexto territorial de numerosas comunidades que luchamos por la restitución de nuestras tierras que injustamente nos fueron arrebatadas en el pasado, cuyo problema las autoridades chilenas no dan una solución satisfactoria que reduzca la pobreza que sufrimos los habitantes de dichas comunidades. Del mismo modo, también tenemos que tener en cuenta que los hechos han ocurrido en el quinto aniversario de la muerte de nuestro querido lamngien (hermano) Matías Catrileo, asesinado violentamente por la espalda y cuyos autores disfrutan de la más completa impunidad.
Las movilizaciones de nuestras comunidades mapuches, que van en aumento, se deben a la falta de justicia y al rechazo a cualquier tipo de diálogo productivo sobre la restitución de nuestro territorio. A ello hay que añadir la terrible injusticia que originó la anexión ilegal de nuestra Nación Mapuche a la jurisdicción del estado chileno hace 130 años, lo cual causó el empobrecimiento crónico que venimos sufriendo las comunidades desde entonces. Esta anexión ilegal nos quiso arrebatar nuestra identidad nacional y nos condenó a una vida sin dignidad que nos ha dejado en la total indefensión, criminalización y judicialización de nuestras demandas, por parte del estado chileno.
Nuestras protestas por un tratamiento más justo son criminalizadas, dando lugar a que se cometan las más atroces violaciones a los derechos humanos. Mi propio caso de nuevo sirve para ejemplarizar el trato injusto que sufrimos los mapuches. Por protestar por el no pago de un trazado usurpado por la MOP (Ministerio de Obras Públicas) y Frontel, fui objeto de una implacable persecución política; fui acusada de atentar contra la autoridad y estuve cuatro años encarcelada junto a toda mi familia. Me aplicaron una ley retroactiva al extremo de que mi hija menor tuvo que ser enviada al exilio por la falta de seguridad.
Comparto el dolor de las familias mapuches que nunca encontraron justicia por sus seres queridos asesinados por la policía chilena. A la vida de nosotros los mapuches no se le da el valor y significado que se le da a la vida de un winka (chileno), una mención especial a mis Hermanos asesinados; Matías Valentín Catrileo Quezada (2008), Julio Alberto Huentecura Llancaleo (2004), Xenón Alfonso Díaz Necul (10-05-2005), José Huenante Huenante (16 años, detenido por la policía y luego desaparecido), Juan Collihuin Catril (Agosto 2006, 71 años), Johnny Cariqueo Yañez (2008). Jaime Facundo Mendoza Collío (julio-agosto 2009) José Marcelo Toro Ñanco, 35 años (noviembre 2009).
Sr. Piñera, el mundo es testigo de las injusticias que su gobierno y el Estado chileno cometen y han venido cometiendo durante estos 130 años. Como autoridad de mi pueblo no puedo dejar de mencionar estas injusticias porque yo las he vivido personalmente, y aún las vivo. Como Autoridad Tradicional (Lonko) le exijo, que termine con la persecución política y los allanamientos; que se termine con el hostigamiento hacia las comunidades que se encuentran cercadas por la policía, que se tenga consideración con las madres mapuches que sufren la represión cotidiana, con los jóvenes heridos y detenidos y con los niños traumatizados por la violencia policial. Exigimos una solución urgente a la situación de los detenidos que están en huelga de hambre porque no se les respetó el debido proceso. También es inaceptable que nuestros hermanos detenidos mapuches sufran largas medidas cautelares en la cárcel hasta que se compruebe su inocencia, como ha sucedido a miembros de mi grupo familiar y a muchos otras autoridades y miembros de mi pueblo Mapuche. A pesar de lo injusto de sus detenciones, jamás han tenido ni la más mínima reparación o compensación por la desarticulación de la familia, por los daños económicos, físicos y psicológicos.
Como usted ha podido comprobar, los mapuches tenemos razones fundadas para desconfiar de la buena fe de su gobierno y de los anteriores. Mañana 6 de enero, fecha en que los mapuches conmemoramos el establecimiento de la frontera en 1641 y nuestra independencia que el Estado chileno optó por ignorar hace 130 años atrás, desde entonces todos los gobiernos han eludido su responsabilidad de tratarnos con igualdad y justicia. Nos sentimos excluidos del derecho y víctimas de una política que nos ha tratado de erradicar como pueblo para asimilarnos y hacernos desaparecer. Este es uno de los principales motivos por lo cual los mapuches no nos sentimos identificados con su país. Sin lugar a duda, es indispensable, Sr. Piñera, tener voluntad política para solucionar el conflicto y conseguir la paz social que los mapuches tanto deseamos, y que termine de una vez con este clima de militarización de nuestro territorio y enfrentamientos que lamentablemente ya ha costado la vida a demasiadas personas Mapuches y Chilenos.
Atentamente
Lonko Juana Calfunao Paillalef
Comunidad Juan Paillalef
Sector Curaco Camino Lago Colico
Territorio de la Nación Mapuche
Enlace:http://adkimvn.wordpress.com/2013/01/05/lonko-juana-calfunao-sr-pinera-le-exijo-que-termine-con-el-hostigamiento-hacia-las-comunidades-mapuche/
———-
Por la defensa de la vida y contra la violencia y criminalización de la protesta social Mapuche
Declaración Pública
Frente a los hechos acaecidos el día 4 de enero en Vilcún, Región de la Araucanía, zona que es parte del territorio ancestral del Pueblo Mapuche, ocasión en que fallecieron el agricultor Werner Luchsinger y su esposa Vivianne McKay, y donde resultó herido a bala el machi Celestino Córdova Tránsito declaramos lo siguiente:
1. Rechazamos estos hechos y lamentamos las muertes de estas personas, todo crimen es repudiable y condenable. Asimismo, debemos señalar que el clima que estos hechos han generado es el resultado de irresponsables y lamentables declaraciones de personeros de gobierno, que sin ningún fundamento serio inculpan al pueblo mapuche. Un ejemplo de esto son las irresponsables e inescrupulosos comentarios del intendente de la Región de la Araucanía, Andrés Molina, que ha señalado que existen vínculos entre estos hechos con la muerte de brigadistas forestales en el verano del año 2012, hechos de dudosa procedencia, que aún no han sido esclarecidos, contribuyendo con estos comentarios a agitar aún más el clima. A la vez lamentamos la actitud de las autoridades, que no tienen el mismo pronunciamiento y actitud cuando se trata de la vida de un Mapuche asesinado vilmente. Esto deja en evidencia que hay vidas que lisa y llanamente no les interesa.
2. Estos hechos han generado un escenario que intensifica el clima de criminalización, represión y violencia que ocurre en las comunidades Mapuche y en zonas aledañas que formaron parte del territorio ancestral Mapuche. Más allá de que se diga que «no hay una persecución al Pueblo Mapuche», mediáticamente hay un llamado permanente a criminalizar las demandas mapuche y justificar la violencia estatal. Los medios de comunicación, careciendo de imparcialidad y objetividad, replican sin ningún cuestionamiento las acusaciones infundadas de las autoridades de gobierno, las amenazas y declaraciones racistas de empresarios y latifundistas de la zona, y silencia las demandas y voces de los legítimos representantes de las comunidades mapuche, como ocurre actualmente con la huelga de hambre. De esta forma los medios de comunicación son igualmente responsables del clima hostil y xenófobo que hoy existe en el país y en especial en territorio mapuche.
3. Rechazamos la aplicación de la Ley Antiterrorista para investigar estos hechos, porque tal como lo han establecido organismos internacionales de derechos humanos y lo ha reiterado el Instituto Nacional de Derechos Humanos, esta normativa de facto, vulnera principios del debido proceso, considerando además, que la legislación penal chilena dispone de los instrumentos suficientes para investigar estos hechos y sancionar a los responsables, sin necesidad de recurrir a los mecanismo de la Ley Antiterrorista, que vulneran de los derechos humanos.
4. En el mismo sentido rechazamos todas las medidas anunciadas por el gobierno del Presidente de Chile, Sebastián Piñera, ya que van en dirección contraria al diálogo, la revisión histórica y el entendimiento entre el Pueblo Mapuche y la sociedad chilena. Rechazamos categóricamente el aumento de la policía militarizada y de las acciones de inteligencia, el aumento de la infraestructura en tecnología para espiar a las comunidades y la irresponsable invitación del Gobierno para que cualquier ciudadano pueda entregar información sobre estos hechos, pues fomenta el repudiable acto de delación, infiltrando y destruyendo comunidades. Creemos que las acciones del Presidente y su gobierno están generando un ambiente lleno de prejuicios, estigmatizaciones, fomento de odios y la intensificación de un clima de violencia, apuntado principalmente con toda la maquinaria represiva y criminalizadora a algunas comunidades Mapuche. Es insensato sacar conjeturas, como lo han venido haciendo ciertos personeros, cuando ni siquiera existe información que contribuya a esclarecer fidedignamente estos penosos acontecimientos.
5. Reafirmamos y apoyamos la justa protesta social de personas, comunidades y organizaciones mapuche por la restitución de los territorios usurpados, la defensa de la vida y la protección de la naturaleza. Rechazamos estos hechos que solo han sido funcionales a la violencia estatal, los intereses empresariales, la exacerbación del racismo.
6. Invitamos a las organizaciones ciudadanas chilenas y a organismos internacionales a establecer rápidamente monitoreos y observación acerca de los acontecimientos que se generen en los próximos días, a ser controladores del actuar policial y de los fiscales designados para avocarse a estos hechos. De igual forma llamamos a las instituciones judiciales a terminar con tradicionales arbitrariedades y abusos, aplicando sin discriminación ni racismo la función pública que ejercen.
7. Reiteramos nuestro repudio al comportamiento del gobierno chileno para enfrentar este y otros casos, pues con la mantención de leyes antidemocráticas como la Ley Antiterrorista, el aumento de la militarización, las acciones de inteligencia, la incitación a la delación, generan un peligroso clima que orienta hacia un actuar de cada ciudadano a que en forma apasionada «tome la justicia por sus manos», potencia el odio racial, el miedo, el terror y la desinformación acerca de las reales causas de lo que ocurre en estos territorios.
8. Exigimos al gobierno de Chile, al poder judicial y sus instituciones y al alto mando de carabineros y de la PDI, ordenen a sus funcionarios respetar a las autoridades tradicionales del Pueblo Mapuche y a establecer con ellos el trato respetuoso que su alta posición les otorga.
9. Llamamos también a los medios de comunicación a informar con veracidad, a no adelantar juicios y encontrar culpables antes que los tribunales de justicia. Asimismo, a dar mayor cobertura a la versión de los propios afectados, es decir, las comunidades Mapuche y sus representantes válidos.
Colectivo Editorial Mapuexress
Grupo de Trabajo por los Derechos Colectivos del Pueblo Mapuche
Enlace:
http://adkimvn.wordpress.com/2013/01/06/por-la-defensa-de-la-vida-y-contra-la-violencia-y-criminalizacion-de-la-protesta-social-mapuche/
———–
Santiago 3 de enero 2013
Presidente de la República de Chile, Sebastián Piñera Echenique
Nos dirigimos a usted y a los suyos mediante esta carta, nuestra carta que sólo es una simple carta, simples papeles porque para nosotros nuestra palabra tiene voz, nuestra palabra no se escribe, nuestra palabra es mirando a los ojos y escuchando con el corazón abierto, nuestra palabra es sagrada porque es palabra de los antiguos, nuestra palabra es honesta y valiosa porque es palabra verdadera, nuestra carta es un simple papel sin vida, sin voz, sin historia, sin abuelos sin madre, sin corazón, sin identidad.
Nuestra carta es una voz muda, es un grito silenciado. Nos entristecemos al comprender que para ustedes la palabra no tiene valor y nos hemos dado cuenta que la vida tampoco tiene valor alguno. Nuestra carta sólo se transforma en letras, y mediante estas letras, que nosotros consideramos muertas, queremos ser voz, quizás esa voz sin vida que ustedes están acostumbrados a escuchar.
Hoy 3 de enero del presente año se completa un nuevo tiempo de viaje de nuestro weichafe Matias Catrileo Quezada, un viaje que fue obligado tras recibir una bala por la espalda por un hombre de los suyos, ese hombre que tampoco sabe escuchar, que tampoco sabe vivir, que también se comunica por cartas, porque si se comunicara desde el alma y mirando a los ojos, jamás hubiera disparado a nuestro hermano Matías. Si lo hubiera mirado profundamente, abría visto el rostro de sus propios abuelos, pero el asesino de Matías nunca lo miro a los ojos, pues le disparó por la espalda. Ese hombre, que es uno de ustedes, llamado Walter Ramírez, ese hombre distinto a nosotros, ese hombre que camina solo, con su pensamiento enfermo y con sus manos ensangrentadas.
Así se comportan ustedes. Nosotros pensamos que ustedes fueron enseñados de mala manera, sus abuelos no les dejaron buenos consejos para ustedes ¿A ustedes sus abuelos los habrán aconsejado? A veces pensamos que no, decimos que no somos iguales porque nosotros no asesinamos a nuestros hermanos ¿Ustedes sabrán qué significa hermano? ¿Ustedes sabrán qué significa familia? Nosotros creemos que tampoco lo saben, porque para nosotros todo lo que contenga vida es nuestro hermano, nuestra familia, y Matías es nuestro hermano, es nuestra familia que hoy vive más allá del mar, en esas tierras donde ustedes no llegan, donde no se aceptan cartas protocolares, donde no existen los Estados, ni caminan libres los asesinos. Nuestro buen hermano Matías fue recibido por nuestra madre y junto a ella nos continúa acompañando
¿Ustedes tienen madre? Si ustedes mueren, ¿su madre los acoge? A veces nos preguntamos esas cosas, porque actúan como huérfanos. Sin amor, sin sentimientos, sin alma. Nosotros nos amamos como hermanos, junto a nuestros bosques, nuestro mar, nuestras vertientes, estrellas, nuestros abuelos, esos buenos consejos nos dejaron nuestros antiguos.
Hoy sabemos que Matías está bien, porque nosotros como mapuches nos hablamos, incluso hasta en nuestros sueños. Los papeles no sirven en nuestro mundo, no tienen valor y no tienen sentido, por eso no sabemos si hoy nuestras escrituras serán comprendidas porque nuestro dolor, nuestra historia, nuestra palabra de justicia, nuestra palabra de libertad, no puede ser comprendida a través una carta, por eso nuestra voz cada día se seguirá escuchando fuerte y clara como hace miles de años atrás, y siempre estaremos hablando, siempre estaremos conversando, siempre estaremos existiendo en nuestra tierra, hablando todos los idiomas, el de los árboles, el de los ríos, el de los pájaros, los volcanes, porque conocemos todos los idiomas de la vida.
Desde nuestras comunidades se continuarán emitiendo mensajes de soberanía territorial, desde las cárceles que ustedes han creado, nuestros weichafes seguirán levantando voces de dignidad y resistencia, desde todo el mundo continuaremos escuchando palabras de apoyo y desde todo nuestro territorio se escucharán nuestros gritos, nuestros afafan, nuestra palabra con historia, con verdad y con vida.
Esperamos que mediante esta carta, este papel, puedan comprender nuestro mensaje, que se puede traducir en pocas palabras: ¡¡NOSOTROS SOMOS MAPUCHES Y TODAVÍA SEGUIMOS VIVOS!! ¡¡MAPUCHE TA INCHIÑ KA PETU MONGEÑEIÑ!!
«NOSOTROS NO SOMOS CHILENOS, NOSOTROS SOMOS MAPUCHES, somos aparte, somos un pueblo que siempre ha estado aquí, que nació en esta tierra y va a morir aquí, va a morir peleando, aunque sea peleando por ello». Matías Catrileo.
Se despide de usted y los suyos atentamente,
La gente de la tierra.
Fuente: Agencia Walsh

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>