CARLOS CHILE: ADIÓS AL MILITANTE DE LAS LUCHAS POPULARES

adioschile

Una militancia conmovida despidió este sábado a Carlos Chile, secretario de Organización de la Central de Trabajadores de la Argentina-Autónoma y referente del Movimiento Territorial de Liberación. Cánticos de lucha piquetera y cientos de pétalos de flores fueron arrojados al paso del cortejo que lo despidió por las calles de Parque Patricios.
Al grito de “Carlos Chile, presente, ahora y siempre”, la militancia del Movimiento Territorial de Liberación (MTL-CTA) despidió este sábado a su máximo referente, quien luchó junto a ellos para construir ese espacio político-social y un complejo de viviendas en el barrio porteño de Parque Patricios, donde fue velado, según su voluntad.
Dirigentes de diversas organizaciones sociales, gremiales y políticas de izquierda también se hicieron presentes para darle el último adiós al compañero de luchas, que dejó un legado de sueños por cumplir.
Juan Carlos “Chile” Huerta Bau fue internado el 19 de octubre en el Hospital Fernández de esta ciudad, víctima de cáncer. Con un pronóstico irreversible, su madre y sus hermanos viajaron desde Chile el mes pasado. Un día antes de morir pidió a su familia y a los médicos que lo trasladaran al complejo de viviendas, donde su estado de salud se complicó. Tenía 58 años de edad.
Pasado el mediodía del sábado, con cánticos de lucha piquetera y redoble de tambores, la familia de Carlos Chile y los militantes del MTL iniciaron un cortejo por Monteagudo hasta Avenida Caseros, lugar donde el servicio fúnebre se hizo cargo del traslado al cementerio de la Chacarita. Allí hicieron uso de la palabra José Rigane, secretario adjunto de la CTA-A, y Antonio Huerta Bau, hermano de Carlos.

Militante de las luchas populares
Juan Carlos Huerta Bau nació el 10 de julio de 1958 en el barrio porteño de La Boca. Tres años más tarde sus padres se mudaron a Santiago de Chile. Durante la Unidad Popular del gobierno socialista de Salvador Allende se formó políticamente. Tras el golpe, militó contra la dictadura pinochetista, pero en 1975 fue secuestrado y luego deportado a Buenos Aires. El terrorismo de Estado que al año siguiente se instaló de facto en la Argentina le dio motivos para continuar su militancia política en el Partido Comunista. Por su marcado acento chileno al hablar, sus camaradas lo bautizaron “Chile”.
En la etapa democrática formó parte de la conducción de la Asamblea Nacional de los Trabajadores (ANT) ocupados y desocupados. En el 2001, en el marco de la emergencia habitacional que padecían miles de habitantes que vivían en asentamientos, casas tomadas, hoteles y villas, con otros militantes fundó el Movimiento Territorial de Liberación (MTL). La organización resistió los desalojos de cientos de familias que quedaban en la calle. En 2003 consiguieron un crédito para la construcción de 326 departamentos en el barrio Parque Patricios de la ciudad de Buenos Aires. El Movimiento creó empresas autogestivas y cooperativas y muchos hombres se transformaron en obreros de sus propias viviendas. El complejo habitacional fue inaugurado en 2006.
Desde estos espacios, Carlos Chile desarrolló el vínculo con la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) que lidera Pablo Micheli, donde ocupó el cargo de secretario de Interior, secretario general adjunto, secretario general de Capital Federal y en 2014 asumió el cargo de secretario de Organización nacional. También impulsó la iniciativa de la Constituyente Social en Argentina. Renunció al Partido Comunista cuando el Comité Central resolvió alinearse con el kirchnerismo, pero no abandonó sus ideales revolucionarios.

El adiós
Tras la muerte de Fidel Castro Ruz, líder de la revolución cubana, desde su lecho de enfermo, Carlos Chile manifestó en el muro de su Facebook: “Mi alma no tiene espacio para tanto dolor, ha partido el estadista más grande de nuestra América. Honor y gloria al héroe de todas las causas nobles de esta humanidad. Patria o muerte. Hasta la victoria siempre”.
Para el alma de la familia, de los compañeros y camaradas de Carlos Chile, hoy tampoco hay espacio para tanto dolor.

Fuente: AnRed

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>