Brasil: Bolsonaro y las fake news. Un peligro y dominación

0 09 16 03 brasil bolson

por Natália Ramos.

El problema con las noticias falsas es que muchas personas se las creen.

«Cloroquina».

«Sólo una pequeña gripe.»

«Todos vamos a morir algún día».

«No soy un enterrador, ¿de acuerdo?»

Estas fueron algunas frases de los discursos del presidente de la República, Jair Messias Bolsonaro, en medio de la nueva pandemia de coronavirus.

¿Cuál es la relación entre estas declaraciones y la salud mental? ¿Y por qué serían un peligro?

La cloroquina y la minimización de la gravedad de la pandemia por parte del presidente son las formas más nuevas de noticias falsas de Bolsonaro. Si antes existía una red organizada de mentiras para elegirlo, ahora estas están destinadas a mantenerle en el cargo. El problema con las noticias falsas es que muchas personas realmente se las creen, algunas ingenuas, otras maliciosas. Y así el presidente sigue vendiendo mentiras. Si el costo de las noticias falsas alguna vez fue el cargo de presidente, ahora cuesta vidas.

Vende la falsa idea de que no hay necesidad de prevención porque todos contraerán la enfermedad. Vende la idea de que simplemente hay que tomar la medicina «milagrosa» y todo estará bien. Pero lo que muestran los estudios es que no existe relación entre la cloroquina y una mejoría significativa de la enfermedad, es decir, hasta ahora hemos continuado sin tratamiento con fármacos específicos para la enfermedad y sin vacuna. Además, seguimos con un gobierno que solo empeora nuestra situación.

Aquí en Brasil, además de la pandemia, tenemos un presidente irresponsable para lidiar con ella. Sus peligrosos discursos animan a muchos no solo a abandonar las medidas de seguridad, como el distanciamiento social, sino también a estar en contra de estas medidas. Los titulares relatan las agresión de su electorado contra los profesionales que trabajan en la lucha contra la pandemia.

Esta situación pandémica, por sí sola, ya aumenta el nivel de estrés y ansiedad, convirtiéndose en desencadenante e intensificador de enfermedades psicológicas. En Brasil, donde no cuidamos nuestra salud mental y con nuestro mayor problema, la desigualdad social, este nivel de estrés y ansiedad es aún mayor.

Por tanto, cada uno afrontará este momento como pueda. Los discursos de Bolsonaro conducen a una forma de lidiar con la pandemia a través del sesgo de negación. Pero negar un problema no lo hace desaparecer. Negar un problema no es una forma de solucionarlo, todo lo contrario. Al negar, creamos una realidad que no existe para consolarnos, y empujamos debajo de la alfombra lo que necesitamos para enfrentarla colectivamente.

Al negar las complicaciones de una pandemia, los niveles de contagio continúan aumentando; esto implica más sufrimiento emocional, físico, individual y colectivo. Podemos cerrar los ojos e intentar ignorarlo, pero en algún momento la cruda y desnuda realidad llamará a nuestras puertas.

Sufrimos, Brasil sufre. Por eso Bolsonaro es un peligro. La salida no es con la negación ni con Bolsonaro. La salida es afrontarlo. Enfrentar el coronavirus con el apoyo de la ciencia y enfrentar el peligro que representan los discursos de Bolsonaro y su gobierno.

  • Natália Ramos es psicóloga y activista de la Consulta Popular)

Fuente: Brasil de Fato

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>