Bolivia: Murió el «Chato» Peredo luchó en la selva boliviana y en Argentina.

0 01 12 03 Bolivia chato peredo

Por Oscar Ruiz de Huidobro. -

Hablar de compañeros que se siembran provoca un dolor tremendo. Dolor al que no nos podemos acostumbrar a pesar que nos talonea y clava los colmillos desde el 8 de octubre de 1967. Dolor que se incrementó con todas las dictaduras genocidas de los setenta que nos llenaron de ausencias y fotos eternamente jóvenes de los compañeros y compañeras caídos y caídas. Hoy después del mediodía se fue Osvaldo “Chato” Peredo a su primera acción en la pradera que habitan los y las revolucionarias.

El “Chato” era oriundo del departamento Beni, al norte de Bolivia, y solía repetir que nació tarde para ser hombre del Che. Pero, como era el hermano menor de «Inti» y «Coco» Peredo que sí lucharon en la montaña con Ernesto Guevara, hablar del “Chato” es hablar de la historia de él y sus hermanos. Él tuvo que participar cuando apenas dejó atrás su niñez. Toda su vida estuvo marcada por las luchas populares que sacudieron su país en las últimas décadas.

De esa manera, con sólo 13 años ya asumió tareas. Por ejemplo, empezó encargándose de cuidar y proteger a los hijos de los combatientes que asumían tareas en la sociedad boliviana. Así formaba parte de la estructura del Partido Comunista Boliviano (PCB), estructura, que fundaron y desarrollaron en Trinidad, sus hermanos mayores, Antonio, Emma, Guido “Inti” y Roberto “Coco” Peredo.

Osvaldo, empezó a formarse en la estructura y con sus hermanos “Inti” y “Coco”, que con el tiempo pasaron a formar parte del grupo de combatientes que acompañaron al Che Guevara en su campaña boliviana, antes de eso, junto a “Inti” y “Coco” participó en acciones de apoyo a grupos rebeldes de Argentina y Perú. Las relaciones que el PCB mantenía con Cuba, le permitieron a “Inti” que era dirigente del partido sólo con 24 años, conocer al Che, quien luego de su regreso desde el Congo decidió emprender la campaña en Bolivia con fin último en Argentina.

Osvaldo estaba en Moscú cuando sus hermanos prepararon la incursión en Ñancahuasú y quiso sumarse a ellos. No lo dejaron, pero le asignaron otra tarea. Aprovechando que iba a la facultad de medicina le recomendaron la tarea de “organizar un grupo de estudiantes bolivianos que se incorporarían a la guerrilla más tarde”. En eso trabajó y cumplió las tareas con creces.

En la guerrilla Guevarista, “Coco” murió heroicamente en combate el 26 de septiembre de 1967, pocos días antes que Che cayera herido, con su fusil destruido, terminando prisionero el 8 de octubre y fusilado al día siguiente. “Inti” fue uno de los sobrevivientes de esa experiencia. La muerte del Che significó un golpe muy duro para el movimiento de liberación boliviano. Sin embargo, para quienes combatieron con él y lograron salvar su vida, la vía de lucha armada no estaba agotada.

Inti Peredo pudo huir del cerco militar de la Quebrada del Churo. Él y los combatientes cubanos Harry Villegas, Dariel Alarcón Ramírez y Leonardo Tamayo Nuñez y el boliviano David Adriazola Velzaga sortearon la encerrona. Los cubanos, con ayuda de Salvador Allende lograron llegar a Cuba, por Chile. Los bolivianos se quedaron clandestinos en La Paz. “Inti” como conductor logró reorganizar el Ejército de Liberación Nacional (E.L.N.) bajo la consigna de “volver a las montañas”. Así, “Inti”, intentaría reavivar la llama guevarista en Teoponte, al norte del país. Pero es asesinado por fuerzas militares en La Paz a fines del 69.

Con la sangre en llamas, el “Chato” tomó la posta y decidió continuar el camino emprendido por sus hermanos. En 1970, a sólo tres años de la caída del Che, Osvaldo lideró un grupo rebelde de casi 70 hombres que se internó en las montañas de Teoponte, 300 km al norte de La Paz, con los mismos objetivos de “Inti”. Esta experiencia revolucionaria no tuvo mejor suerte que la expedición iniciada por el Che en Ñancahuasú. El ELN fue vencido nuevamente.

Como en toda prueba error, se aprendió de errores y aciertos. Talvez por eso, el “Chato” siempre sostuvo que, a pesar de la derrota militar, Teoponte con más de 60 compañeros muertos, permitió una victoria política. Así “la ruptura del pacto militar campesino y dio pie a la organización del primer sindicato de campesinos libres” de Bolivia. Enfatizaba siempre.

Con el paso de la línea del tiempo en las espaldas, el “Chato” conoció a Evo Morales en el mismo lugar donde el Che cayó. Así en La Higuera nació otra experiencia histórica. Evo luego de participar del 1º Encuentro Mundial Ernesto Che Guevara en Vallegrande, a 30 años de la caída en combate del Che fue a la escuelita de La Higuera y se conoció con el “Chato”. Desde entonces no se separó del líder cocalero y participó activamente del proceso que lo llevó al poder en 2005.

Como integrante del MAS, colaboró en una ardua construcción política. El Chato relataba una anécdota que daba cuenta de lo difícil que fue para Evo el camino a la presidencia de Bolivia por el atraso del país. El “Chato” recordaba que, en 1998, aunque había logrado reunir 70.000 adhesiones para inscribir la fuerza política y participar de elecciones, no se pudo hacerlo porque “solamente tenían documento de identidad 5.000 bolivianos”. Años más tarde, el MÁS logró su inscripción y obtuvo el segundo lugar en las elecciones de 2002. Como parte de ese proceso El “Chato” fue electo concejal de la ciudad de Santa Cruz, cabecera de una de las regiones donde el enemigo siempre tuvo mucha relación de fuerzas.

Hoy el “Chato” se fue clandestinamente a la pradera de los revolucionarios. Seguro ya está conspirando.

“Chato” ¡Hasta la Victoria Siempre!

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>