BOLIVIA: EL PODER DEL DIÁLOGO

 

Por La Tribuna de los Sin Voz

 

Durante más de 14 días, el pueblo boliviano atravesó una de sus peores crisis del último tiempo. La Central Obrera Boliviana (COB) había entrado en un profundo conflicto con el gobierno de Evo por el incremento en un 15 por ciento de los salarios. La demanda fue considerada de improcedente por el gobierno boliviano, dado que podría acarrear una crisis inflacionaria y presupuestaria. Finalmente, ayer se conoció en los medios la noticia del acuerdo que permitirá poner a Bolivia nuevamente de pie.

 


 

Durante más de 2 semanas se sucedieron las movilizaciones y la huelga general en todo el territorio boliviano. En la ciudad de La Paz hubo enfrentamientos, corridas, actos de vandalismo y una serie de hechos violentos que el propio gobierno atribuyó a ciertos sectores de la sociedad que se niegan a aceptar el avance del proyecto del Estado Plurinacional.

 

Felizmente, la capacidad de diálogo del gobierno de Evo Morales y la disponibilidad de la COB hicieron posible llegar a un acuerdo el domingo a altas horas de la noche. El gobierno ofreció un incremento salarial del 11% con vistas a alcanzar el 12% para los sectores de salud y educación el próximo verano. La central sindical aceptó la oferta y ambos acordaron el acceso a fuentes de financiamiento que no perjudiquen el déficit fiscal.

Además, se acordó la aprobación de una norma para derogar el Decreto 21060, aprobado en 1985 durante la administración de Víctor Paz Estensoro, que implementó la fórmula neoliberal en la economía nacional.

También se resolvieron otros temas como acordar la reactivación productiva, la reestructuración de la Caja Nacional de Salud, gestiones para garantizar la seguridad alimentaria y la adecuación de las leyes sobre el funcionario público y de municipalidades, a la nueva Constitución Política del Estado, vigente desde 2009.

La COB se comprometió a levantar las medidas de fuerzas, pero apoyando al gremio de maestros de La Paz que es el único que consideró insuficiente el aumento y que, por lo tanto, sostiene la huelga.

Pese a los lamentables hechos violentos que debió vivir la sociedad boliviana durante las últimas semanas, el Estado Plurinacional demostró una vez más su capacidad para dialogar con los distintos sectores del pueblo, y programar junto a ellos una salida viable al conflicto.

La derecha boliviana aprovechó la ocasión e hizo uso de la desgracia para criticar al gobierno de Evo Morales y debilitar el proyecto de cambio que éste encabeza. Una vez más podemos decir que no pudieron hacerlo, que pese a los tropiezos Bolivia continúa atravesando un proceso que está dando vuelta la tortilla y que promete una mejor vida a los pueblos más pobres de la hermana república.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>