ARMANDO JAIME: HOMENAJE A UNA VIDA

Por La Tribuna de los Sin Voz

La cita fue en la sede de la CTA Capital, en Independencia al 700, el pasado viernes. La gente fue llegando de a poco, pero Armando estaba ahí desde muy temprano, sentado en la primera fila de sillas, hablando con todo aquel que se acercara a saludarlo, a darle un abrazo.  El homenaje comenzó con un video que repasaba velozmente su vida: su infancia influenciada por un padre anarquista, su juventud con sus primeras vinculaciones con la actividad gremial y con el peronismo; la resistencia durante los años de la Fusiladora, su vida adulta, militante, de provincia en provincia, organizando Unidades Básicas, participando del Comando 17 de Octubre, junto a los Uturuncos, dando combate como miembro de la guerrilla peronista revolucionaria.

Y pese a que ya todo esto parece mucho para una sola vida, la historia sigue, y las luchas se van sumando en el relato biográfico de este militante de 80 años: fundó el Movimiento Revolucionario Peronista (MRP) y luego el Frente Revolucionario Peronista (FRP) y el Ejército de Liberación del Norte (brazo armado del FRP) con algunos ensayos de guerrilla rural en Tucumán, Salta y Formosa.
Durante el gobierno de Illia volvió a la cárcel por quemar la bandera belga ante la visita de los reyes de Bélgica, que venían a instalar en el norte argentino a los colonos expulsados del Congo. A la quema de banderas Armando sumó carteles que reivindicaban la figura del revolucionario Patrice Lumumba.
Como él mismo se encaró de señalar luego, fue asesor político de la CGT clasista de Salta, que en los ’70 se reivindicó socialista y luchó junto al gobernador popular Miguel Ragone, hoy desaparecido. Y en su participación en el FAS supo compartir jornadas con Agustín Tosco y Santucho, en un intento por presentar una fórmula presidencial clasista y revolucionaria, que fue acallada por la represión del gobierno de Isabel y la Triple A.
Le preguntamos a Armando sobre los elementos que más rescata de esta experiencia histórica de unidad para la lucha: “La experiencia que rescatamos es más que todo aquel paso que dimos de unirnos con compañeros de la izquierda revolucionaria que no eran peronistas y eso nos permitió hacer un avance, y mostrar que es posible unirse y es posible luchar con algunas ideas diferenciadas en la medida en que tenés un mismo objetivo”.
Durante su exilio en los años que duró la dictadura, Armando no abandonó la lucha, y recorrió los sindicatos de Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia denunciando las violaciones a los derechos humanos que ocurrían en nuestro país. A su regreso, con la democracia, siguió militando en la construcción del MOCEP (Movimiento Obrero Campesino, Estudiantil y Popular), demostrando una vez más su compromiso con la unidad de los que luchan.
A sus 80 años Armando Jaime sigue haciendo lo que mejor sabe hacer: como miembro del MOCEP, participa en la consolidación del Movimiento para la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social, colaborando además con los compañeros del Espacio 20 de Diciembre y de la Articulación Continental de los Movimientos Sociales hacia el ALBA.
A la vida registrada en el audiovisual se le suman los testimonios de varios compañeros de lucha y militancia de Armando, que repasan el pasado compartido, los debates, las discusiones, las alegrías y tristezas del pasado en común. Desde la Unión de Carpinteros que supo armar con un compañero durante la secundaria, hasta sus mañas con los caños durante la lucha armada y sus largas horas de conversación con la gente, con cualquier compañero, la vida de Armando Jaime se va reconstruyendo en el relato de aquellos que mejor lo conocieron.
También se suman voces más jóvenes, de militantes de la Compa y la Brecha, que expresan su respeto y admiración hacia alguien que consideran un ejemplo a seguir, una trayectoria difícil de emular. Todas las participaciones resaltan algo en común: “Armando nunca pudo dejar de hablar de revolución”, sintetizando así su compromiso y coherencia, su fuerte convicción en que la unidad, mientras sea revolucionaria, puede darse en todas partes, con todos los sectores.
Le preguntamos también acerca de su opinión sobre el proceso actual de empresas y fábricas recuperadas. Responde con una sola frase, categórica y clarísima: todo lo que sea recuperar medios de producción que pertenecen a la burguesía es un avance que estamos haciendo en democracia hacia el socialismo.
La noche se va abriendo a medida que crece la lista de anécdotas y recuerdos. Quien se haya arrimado sin saber demasiado de él se va con una sola cosa segura: se trata de uno de esos personajes que tanta falta nos hacen por estos días, uno de esos grandes luchadores que estuvo y sigue estando convencido de que el único propósito de un militante revolucionario tiene que ser una vida mejor para todo el mundo. Una frase pronunciada por un joven orador sintetiza el espíritu de toda la jornada: “Gracias Armando, por tu vida”.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>