Argentina: Vicentin: la lógica de la Dependencia

0 06 13 4 arg vicentin

por Sebastián Ramírez

Diez páginas del Clarín. Tormenta en los noticieros. Declaraciones a granel. Que la seguridad jurídica… que vamos a espantar inversiones… Y cuanto más lo desatado a partir de los anuncios del Gobierno sobre Vicentín.

Apenas al rato ya tenían línea. Desempolvaron el casete “defensores de la Constitución”. Veían con beneplácito la extranjerización de la empresa, pero los enloquece el destape de la estafa y vaciamiento con la complicidad macrista.

La furia. ¿Quiénes son?

Son el Poder. Les sobra capacidad de daño. Instalan sus falacias como verdades reveladas. Si proponemos una Junta de Granos somos la reencarnación del Diablo. Defienden como principio sacrosanto el de la propiedad privada. Y le cuelgan el sambenito de marxista a quienes la confrontan. Ocultan que en la última Encíclica papal se dice “Dios niega toda pretensión de propiedad absoluta”. Y también, “La tradición cristiana nunca reconoció como absoluto o intocable el derecho a la propiedad privada.”

Los imperialismos y asociados locales, siempre listos. Los sectores dominantes, Embajadas, Fondos, Bancos, la Asociación Empresaria Argentina, la Sociedad Rural, la cúpula de UIA, concesionarias de servicios, petroleras, mineras, Medios.

La profecía de un Mundo mejor devenida frase hueca. Si los dejamos hacer impondrán su lógica. Maximizar ganancias descargando los costos sobre Pueblo y Nación. Un nudo gordiano… recuperar Independencia. Urge sumar fuerzas en nuestra irrevocable lucha contra la Dependencia. La expropiación de Vicentiín está en este derrotero.

Ni el peor dependentista lo admitirá. Cuanto mucho dirá: ¡No es para tanto! Algún independentistaresignado la asume como inevitable. Los selectivos, solo combaten determinadas dependencias mientras se desguarnecen respecto de otras.

¿Enfrentarla?

Opción de hierro, ineludible. La Dependencia oprime en múltiples aspectos. Y nos determina.

Una Argentina uncida al yugo de dominación del sistema imperialista. El capitalismo en nuestro tiempo. Pleno de crisis, guerras, parasitismo, irracionalidad. Cuando injusticias y desigualdades cósmicas.

“¡Qué verdad tan verdadera!

La verdad es lo que es, y sigue siendo verdad aunque se piense al revés”. (Antonio Machado).

Analicemos:

  • La división internacional del trabajo
  • La Deuda.

Rasgos omnipresentes de la Dependencia. Y piedra de toque para comprobar la conducta de las principales potencias.

Como gotas de agua

Cada imperialismo, según su personalidad, opera para convertirnos en apéndice de sus apetitos. Nos moldean como espejo invertido. Solícitos ante sus exigencias.

¿Envejecieron los rasgos que enunciara Lenin? Plenamente actuales. Además, agigantados.

Una de sus principales imposiciones: la división internacional del trabajo. Simple, efectiva, nos condena a una economía primaria. Vendedora de alimentos y de recursos no renovables (petróleo y minerales). En “correspondencia”, proveernos en las metrópolis de lo demás.

Un sistema de dominación multipolar más sutil que el coloniaje. Los distintos imperialismos pugnan por quedarse con la mejor tajada de nuestra Argentina. En primer lugar, para sí. Subsidiariamente para empantanar a sus competidoras.

Oro por baratijas

Una constante de siglos. Nos independizamos pero el yugo se recompuso. Definieron encasillarnos. Guatemala bananas. Cuba azúcar. Colombia café. Chile cobre. Argentina, ayer carne con cuero, hoy soja.

Corrió agua bajo los puentes. Irigoyen, Perón rechazaron el monocultivo. Hitos trascendentes: YPF, SOMISA, Sierra Grande, IAME, CNEA…Se elevaron las chimeneas. Floreció una consistente industria nacional. Teníamos FFCC, ELMA, Altos Hornos, fabricábamos autos, barcos y aviones argentinos.

Las potencias imperialistas debieron esforzarse para embretarnos en su división internacional. Sin excepciones empujaron desindustrialización o extranjerizaron del parque productivo que les intresara. Quedaron además, algunas subsidiarias de automotrices. ¿Las PyMEs industriales? Aguerridas sobrevivientes.

Fuimos autosuficientes en cantidad de rubros que ya no producimos. La pandemia dejó al desnudo este estruendoso retroceso. Alguna banderita desde Córdoba sostiene una honrosa producción nacional de respiradores.

De los principales países capitalistas (EEUU, China, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Rusia). ¿Siquiera alguno haya impugnado este rol subalterno que nos asignan en su división del trabajo? ¡¡¡Ni uno solo!!!

Bolivia una economía al servicio de las mayorías. Cruzó la raya al osar industrializar su litio. El golpe de Trump derrocó a Evo. Xi Jiping y Putín de visita por Brasil no dijeron ni mu. ¿Quizá Bolivia fuera una plaza negociable?

La Dependencia golpea a varias bandas

La opresión imperialista daña de ida y de vuelta. Nos reducen a meros oferentes de commodities. Con el menor de los retrabajos. Ese mínimo valor agregado los beneficia doblemente. Procesarán en destino lo que no hacemos en origen. Y nos transforman en clientes cautivos para sus producciones. Una industria alejándose día a día de la autosuficiencia. ¡Así nos quieren!

Las potencias centrales manejan los valores de lo que compran. Y fijan a discreción los precios de lo que nos venden. Los términos del intercambio siempre son a pérdida. Una brecha que, salvo excepciones, nunca deja de ampliarse.

Esta desdichada “especialización” nos condiciona y deforma. La Inglaterra metrópoli en los XIX, invirtió en frigoríficos, FFCC y puertos. Aquí, como en la India, nos “diseñó” a su conveniencia. El dibujo radial de los ferrocarriles direccionados a los puntos de salida/entrada del comercio exterior mutiló regiones enteras de la Argentina. Avasallando al federalismo e instalando el estigma de dos países: el viable y el otro.

La vieja Inglaterra ya no es lo que era. Ahora operan otros Centros “benefactores”. La expansionista China, impulsa el Plan de infraestructura más ambicioso de la Historia. Un cinturón, una ruta (en 4 continentes, en 100 idiomas). Tratan de reeditar la vieja ruta de la seda. Un despliegue de vías (marítimas, terrestres, aéreas) convergiendo sobre la nueva Meca. Lo que cueste lo valdrá. Los imperialistas se justificaban con que combatían la barbarie trayéndonos civilización. Deberíamos ser más agradecidos.

Deuda y dependencia

Indisolublemente entrelazadas. Ningún financista es afecto a la filantropía. Maneja unos de los negocios más lucrativos. El parasitismo de hacer fortunas a partir de la especulación.

¿Cómo ocurrió el salto en calidad del sistema financiero? La concentración de la actividad en monopolios con decenas de miles de explotados generó exuberantes excedentes. Se entrecruzaron los caminos de la gran producción y los Bancos. Y cuando finalmente el panorama decantó la oligarquía financiera de cada potencia se había quedado con la última palabra. ¡¡¡El humo prevaleció sobre los fierros!!!

Los prestamistas

No existe mejor negocio que prestar plata. Y re prestar sobre lo prestado. Los billetes, en el bolsillo del usurero, no le valen nada. Deudores endeudados para siempre. La Deuda eterna rinde dos veces: como deuda (capital e intereses) y, principalmente, por los condicionamientos que siempre acompañan a su renegociación.

Los flujos de capitales (plata multiplicando plata) son demenciales. En una semana se intercambian más dinero en divisas que en todas las exportaciones en un año. La masa de fondos buscando negocios es 3,5 veces el PBI global (datos al 2013).

Sin un secuaz local las cosas se complican. Pero, ¿cuán difícil pueda resultarles a los Bancos reclutar terratenientes y grandes burgueses serviles? Ese fue el papel de Macri en estos años. Así nos fue.

La Deuda recrea el drama del mensú. El mismo mecanismo. Deslomarse trabajando y emprestarse en el almacén del patrón. Cuanto más “ganás” más debés. Más producís, más pobre te volvés.

La Deuda como factor deformante

La Deuda es el instrumento del FMI y demás Fondos para imponernos ejes. Tanto económicos como políticos. Para “honrarla” más primarización, menos deficit, reformas jubilatorias y laborales, detracción de consumos para aumentar los cupos exportables. Privilegiar las exportaciones. Despreciar el Mercado Interno. Y por supuesto previsibilidad y seguridad jurídica.

De las principales plazas financieras (Nueva York, Shangai, Tokio, Berlín, Londres, París, Moscú) ¿alguna desentonó con las pretensiones de los usureros? ¡Ninguna! ¡Jamás!

Somos mucho más que Puertos y Bancos

¿Sacarle el jugo a la Dependencia? Solo sus secuaces. Para el país y para los de abajo, la dependencia es a pura pérdida.

Somos más que Puertos. Claro símbolo de primarización. Más que Bancos, nefastos instrumentos para el vaciamiento, la fuga y la Deuda perpetua.

Soberanía, un contrato nacional y popular

Frente a la Dependencia… una segunda Independencia. Para el Hoy, para el mañana.

  • Enfrentar la provocación macrista de la infectadura en sus diferentes capítulos:
  • Su desfachatado sabotaje ante una epidemia en crecimiento. Que castiga duramente al Pueblo en los planos sanitario, económico y social.
  • Los manotazos por lo de Vicentín.
  • Su oposición al justo Impuesto a las grandes fortunas.
  • Denunciar la acometida de Black Rock, Fondos, Bancos, “Mercados”; “sesudos” economistas mediáticos para que negociemos la Deuda bajo sus condiciones. Y que consintamos aquella definidamente odiosa.
  • Repudiar el nuevo juicio en EEUU por la nacionalización parcial de YPF. Los buitres van por U$S11.000 millones. El tribunal… el que fuera de Griesa.
  • Es posible OTRA división internacional del trabajo. Desde que Aldo Ferrer pregonara “vivir con lo nuestro” el proceso productivo se acomplejó. Poseemos tradición productiva y capacidad ociosa. Y reindustrializarnos. Hay Mundo más allá de los países centrales. Integrémonos, en beneficio mutuo con el rosario de las naciones, tan oprimidas como nosotros. No será sencillo. Pero es lo necesario.
  • Castiguemos a los especuladores recuperando los ingentes fondos fugados.
  • Por una YPF 100% nacional.

Todo ello, llenándonos de razones en camino hacia la Liberación nacional y social.

Fuente: RL

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>