Argentina: “Testimonio de un suboficial que intervino en los sucesos de Trelew”

20200826_092155

por Humberto Costantini. –

Sí señor, mucho miedo. Usted lo ha dicho bien, un miedo sucio. Y rabia, una rabia mordida. Una rabia dolor de no poderlos. Verlos así, tan ellos, tan simplemente ellos, tan vivos, tan muchachos, tan libres. Sí, bueno, sí, tan libres. Los odiábamos con todo nuestro miedo.

Por las noches hablaban. Traté de comprenderlos. Andaban. Se nos subían al sueño en grupos en bandadas. Qué se yo. Se acercaban, cantaban, me parece. Pero lo peor de todo es que se reían.

Ah, era insufrible aquella risa. Usted no sabe. Era tocarle el culo a la Marina. Así. Conocerles el miedo, destaparnos. Cómo los podríamos ver luego. Desnudos, como ranas, solos, enfermos, abombados de hambre y de palizas. No les ladraba un perro y se reían. En sueño, claro, pero se reían. Se nos reían señor. Dueños de qué se yo, conocedores. No sabían, no sabían de miedo. Nos rondaban. Nos miraban de noche. Se reían.

Por eso fue, señor, para que se callaran, para hacerlos callar, para que nunca más, para que vieran. En fila, claro, en fila los pusimos, como siempre. Gritamos el mentón contra el pecho, no fuera que miraran, no fuera que se pusieran a mirar, los insultamos, mucho, para darnos coraje, ¿cómo si no?, la FAL me transpiraba de miedo en esta mano, yo no sé si quería, yo me hubiera ido, pero alguien disparó. Cayeron varios, otros ganaron los calabozos.

Entonces yo me vi tirándoles, gritando para tapar el miedo, entre el olor a pólvora y los gritos, van a cantar carajo, entre la sangre, entre quejidos y los cuerpos cayendo, ríanse de la armada hijos de puta, disparábamos, las mujeres, había varías mujeres, señor, son duras de morir, las rematamos, recorrimos heridos a balazos, prolijamente recorrimos las celdas rematando, matando, se quisieran fugar, se nos Fugaron, nos trepaban al sueño, se reían se nos siguen riendo, tengo miedo.

Septiembre 1972

 

En la foto, dice Alberto Noe, “Humberto Costantini, un querido compañero del FAS y de sueños y luchas, cantando tangos en nuestro exilio mexicano, en mi casa. Falleció a los tres años de regresar a nuestro país. Un gran hombre y un gran escritor. Una película basada en su libro: La larga noche de Francisco Sanctis, La recomiendo. Presente. Ahora y siempre. AVOMPLA”.

Fuente: Alberto Noe.

Posdata: Me hago cargo como Oscar Ruiz de Huidobro y responsable de latribuna69.org  de haber expropiado el texto de nuestro viejo compañero Humberto Constantini del face de otro cumpa nuestro: Alberto Noe. Este hermoso escrito y la foto se puso  al servicio de los receptores que trabajan la memoria histórica como reconstrucción de la identidad y la subjetividad.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>